Expertos alertan sobre el riesgo de una crisis crediticia en EEUU debido a la dificultad del sector de bienes raíces comerciales

El aumento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal ha puesto en jaque al mercado inmobiliario comercial. Este sector, ya afectado por el cambio hacia el trabajo remoto, enfrenta mayores costos de financiamiento y una reducción en los valores de las propiedades

Compartir
Compartir articulo
El 16% de los encuestados a nivel mundial ve un "evento crediticio sistémico" como la mayor amenaza para los mercados estadounidenses. (Imagen Ilustrativa Infobae)
El 16% de los encuestados a nivel mundial ve un "evento crediticio sistémico" como la mayor amenaza para los mercados estadounidenses. (Imagen Ilustrativa Infobae)

La creciente preocupación entre los gestores de fondos por las posibles repercusiones de un desplome en el sector de bienes raíces comerciales ha avivado los temores de una crisis crediticia sistémica en Estados Unidos, según reveló una encuesta reciente del Bank of America, publicado por FOX News.

Alrededor del 16% de los participantes en la encuesta a nivel global señalaron un “evento crediticio sistémico” como el principal riesgo para los mercados en febrero, un aumento significativo comparado con el 11% del mes anterior, convirtiéndose en el tercer mayor riesgo.

Una crisis crediticia sistémica se produce cuando se presenta una perturbación grave en el sistema financiero, usualmente caracterizada por la quiebra inesperada de entidades bancarias importantes, lo que lleva a una crisis de confianza generalizada entre inversores y depositantes. Esto puede ocasionar una reducción significativa en la disponibilidad de crédito y préstamos para empresas y consumidores, afectando negativamente a la economía en general.

Las tasas de interés de la Reserva Federal alcanzaron el máximo desde 2001 para combatir la inflación. (REUTERS/Jonathan Ernst)
Las tasas de interés de la Reserva Federal alcanzaron el máximo desde 2001 para combatir la inflación. (REUTERS/Jonathan Ernst)

La Reserva Federal elevó las tasas de interés al nivel más alto desde 2001, en un esfuerzo por combatir la inflación, y se proyecta que estas tasas se mantendrán elevadas por algún tiempo. “Los responsables de políticas no están preparados para empezar a reducir las tasas hasta estar más seguros de que la inflación ha vuelto al 2%”, indicó el informe.

Este entorno de tasas altas ha exacerbado las condiciones financieras para los prestatarios en el mercado de bienes raíces comerciales, ya que enfrentan costos de endeudamiento más elevados y una disminución en los valores de propiedad, en parte debido al incremento del trabajo remoto.

Se estima que aproximadamente 1,5 mil millones de dólares en deudas hipotecarias comerciales vencerán para finales de 2025, lo que presenta un panorama desafiante. Solo este año, préstamos inmobiliarios comerciales valorados en aproximadamente 929 mil millones de dólares están programados para madurar, según la Asociación de Banqueros Hipotecarios. Esto podría llevar a los prestatarios a refinanciar bajo condiciones menos favorables o vender sus propiedades a pérdida significativa.

Los bancos pequeños y regionales, principales financiadores del mercado inmobiliario comercial, enfrentan presiones adicionales en un entorno económico ya tenso. (EFE/Sebastiao Moreira)
Los bancos pequeños y regionales, principales financiadores del mercado inmobiliario comercial, enfrentan presiones adicionales en un entorno económico ya tenso. (EFE/Sebastiao Moreira)

El escenario se complica aún más ante la revelación de New York Community Bank de un inesperado déficit trimestral por préstamos inmobiliarios, lo que resultó en una pérdida de cerca de la mitad de su valor de acciones. “Los temores se avivaron a principios de este mes”, destacó el informe, reflejando la inestabilidad en el sector.

Para añadir al panorama, los bancos pequeños y regionales, que constituyen el principal proveedor de crédito para el mercado de bienes raíces comerciales valorado en 20,000 millones de dólares, retienen cerca del 80% de la deuda pendiente del sector. La turbulencia financiera que siguió al colapso del Silicon Valley Bank el año pasado ha aumentado la preocupación de que el endurecimiento de los estándares de préstamo se vuelva considerablemente más restrictiva.

Además de las dificultades en el sector inmobiliario comercial, otras fuentes potenciales de una crisis crediticia incluyen el banco en la sombra —instituciones financieras no reguladas como fondos de cobertura, fondos de capital privado, bancos de inversión y prestamistas hipotecarios— y la deuda corporativa estadounidense.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen minimizó los efectos potenciales de la situación de bienes raíces comerciales sobre el sistema bancario. (REUTERS/Carlos Barria)
La secretaria del Tesoro, Janet Yellen minimizó los efectos potenciales de la situación de bienes raíces comerciales sobre el sistema bancario. (REUTERS/Carlos Barria)

A pesar de los desafíos inminentes, la secretaria del Tesoro Janet Yellen intentó minimizar los efectos en potencia dentro del sector de bienes raíces comerciales sobre el sistema bancario. Durante su testimonio ante el Comité de Finanzas del Senado, Yellen expresó su expectativa de que, aunque probablemente surgirán más tensiones bancarias y pérdidas financieras debido a la debilidad en dicho sector, “no terminará siendo un riesgo sistémico para el sistema bancario”, destacando que si bien puede haber bancos más pequeños afectados por estos desarrollos, la exposición de los bancos más grandes es relativamente baja.

Este conjunto de factores ha lanzado una luz de alerta sobre la estabilidad del sistema financiero en relación con el mercado de bienes raíces comerciales, que, si no se aborda adecuadamente, podría precipitar una crisis crediticia afectando a diversos sectores de la economía estadounidense.