Alabama ejecutará a un condenado con un método nunca antes utilizado y sus abogados denuncian: “Es un experimento”

Los oficiales del ya habían intentado cumplir la sentencia contra Kenneth Eugene Smith, un asesino convicto de 58 años, pero no pudieron encontrarle la vena para la inyección letal. Ahora intentaran asfixiarlo con gas nitrógeno

Compartir
Compartir articulo
La cámara de inyección letal de Alabama, en el centro penitenciario Holman de Atmore (AP Foto/Dave Martin, archivo)
La cámara de inyección letal de Alabama, en el centro penitenciario Holman de Atmore (AP Foto/Dave Martin, archivo)

Alabama intentará ejecutar a un recluso con gas nitrógeno este jueves por la noche, un método nunca antes utilizado. Según el estado, será compasivo. Pero los críticos lo califican de cruel y experimental.

Kenneth Eugene Smith, asesino convicto de 58 años cuya inyección letal de 2022 fue suspendida en el último momento porque las autoridades no pudieron conectar una vía intravenosa, tiene prevista su nueva fecha ejecución en una prisión del sur de Alabama.

El estado planea colocar una máscara respiratoria de tipo industrial sobre la cara de Smith y reemplazar el aire que respira con gas nitrógeno puro, lo que provocará su muerte por falta de oxígeno.

La ejecución será el primer intento de utilizar un nuevo método desde la introducción de la inyección letal en 1982, ahora el método de ejecución más común en Estados Unidos.

Los abogados de Smith han librado una batalla legal para detener la ejecución, argumentando que el estado está tratando de convertir a Smith en el “caso de prueba” para el nuevo método de ejecución que merece un mayor escrutinio legal antes de que se utilice con un recluso.

“Es un experimento”, dijo el reverendo Jeff Hood, consejero espiritual de Smith y opositor a la pena de muerte.

La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó el miércoles el argumento de Smith de que sería inconstitucional hacer otro intento de ejecutarlo después de la fallida inyección letal. El miércoles por la noche, el Tribunal de Apelaciones del 11º Circuito de Estados Unidos también se negó a detener la ejecución, diciendo que Smith no había respaldado suficientemente las afirmaciones de que el nuevo método de ejecución violaría la prohibición constitucional de los castigos crueles e inusuales. Se espera que sus abogados apelen esa decisión ante la Corte Suprema de Estados Unidos.

Smith es uno de los dos hombres condenados por el asesinato por encargo de Elizabeth Sennett en 1988. Según la acusación, Smith y el otro hombre recibieron 1.000 dólares cada uno para matar a Sennett en nombre de su marido, que era pastor, estaba muy endeudado y quería cobrar el seguro.

Kenneth Eugene Smith fue condenado en 1988 por el asesinato a sueldo de la esposa de un predicador. (Departamento Correccional de Alabama via AP, archivo)
Kenneth Eugene Smith fue condenado en 1988 por el asesinato a sueldo de la esposa de un predicador. (Departamento Correccional de Alabama via AP, archivo)

Alabama tiene previsto atar a Smith a una camilla en la cámara de ejecución -la misma cámara en la que estuvo atado durante varias horas durante el intento de inyección letal- y colocarle un “respirador con suministro de aire de mascarilla completa” en la cara. Tras darle la oportunidad de hacer una última declaración, el alcaide, desde otra sala, activará el gas nitrógeno. El nitrógeno se administrará a través de la mascarilla durante al menos 15 minutos o “cinco minutos después de una indicación de línea plana en el electrocardiograma, lo que dure más”, según el protocolo estatal.

Algunos estados están buscando nuevas formas de ejecutar a los reclusos porque las drogas utilizadas en las inyecciones letales, el método de ejecución más común en Estados Unidos, son cada vez más difíciles de encontrar. Tres estados (Alabama, Mississippi y Oklahoma) han autorizado la hipoxia de nitrógeno como método de ejecución, pero ningún estado ha intentado utilizar el método no probado hasta ahora.

“Pagar por lo que ha hecho”

El fiscal general de Alabama, Steve Marshall, dijo el miércoles por la noche que cree que los tribunales permitirán que se lleve a cabo la ejecución.

“Mi oficina está lista para continuar la lucha por Liz Sennett. Dos tribunales han rechazado ahora las afirmaciones de Smith. Sigo confiando en que la Corte Suprema se pondrá del lado de la justicia y que la ejecución de Smith se llevará a cabo”, afirmó Marshall.

El hijo de la víctima, Charles Sennett Jr., dijo en una entrevista con WAAY-TV que Smith “tiene que pagar por lo que ha hecho”.

“Y algunas de estas personas dicen: ‘Bueno, él no necesita sufrir así’. Bueno, ¿no le preguntó a mamá cómo sufrir? dijo el hijo. “Simplemente lo hicieron. La apuñalaron... varias veces”.

La controversia sobre el nuevo método

El estado ha predicho que el gas nitrógeno provocará la pérdida del conocimiento en segundos y la muerte en minutos. Un fiscal estatal dijo al Circuito 11 que será “el método de ejecución más indoloro y humano conocido por el hombre”.

Pero algunos médicos y organizaciones han dado la alarma sobre el plan del estado.

Cerca de un centenar de manifestantes se reunieron frente al edificio del capitolio estatal en Montgomery, Alabama, para pedir a la gobernadora Kay Ivey que detenga la ejecución prevista de Kenneth Eugene Smith.  (Mickey Welsh/The Montgomery Advertiser via AP)
Cerca de un centenar de manifestantes se reunieron frente al edificio del capitolio estatal en Montgomery, Alabama, para pedir a la gobernadora Kay Ivey que detenga la ejecución prevista de Kenneth Eugene Smith. (Mickey Welsh/The Montgomery Advertiser via AP)

“Es indefendible que los funcionarios de Alabama simplemente desestimen los riesgos muy reales que presenta este método no probado y experimenten con un hombre que ya ha sobrevivido a un intento de ejecución”, dijo Robin M. Maher, director ejecutivo del Centro de Información sobre la Pena de Muerte.

Gran parte de lo que se sabe sobre la muerte por gas nitrógeno proviene de accidentes industriales o intentos de suicidio.

El Dr. Philip Nitschke, un experto en eutanasia que diseñó una cápsula suicida usando gas nitrógeno y compareció como testigo experto de Smith, dijo que el nitrógeno puede proporcionar una muerte pacífica e hipóxica, pero dijo que le preocupa la propuesta de Alabama de usar una máscara.

Nitschke dijo a The Associated Press que el vello facial de Smith, los movimientos de la mandíbula y los movimientos involuntarios al sentir el efecto del nitrógeno podrían afectar el sello. Si hay fugas, Smith podría seguir absorbiendo suficiente oxígeno, “para prolongar lo que podría ser un proceso lento y bastante macabro de no obtener suficiente oxígeno lentamente”, dijo Nitschke. Dijo que podía prever escenarios en los que la ejecución se torciera rápida o gravemente.

La oficina de Marshall señaló en documentos judiciales que Smith sugirió previamente el nitrógeno como método alternativo cuando luchó contra los intentos de ejecutarlo mediante inyección letal. Los tribunales exigen que los reclusos que impugnan los métodos de ejecución sugieran otra alternativa disponible. Alabama en ese momento no había desarrollado un protocolo de nitrógeno. Robert Grass, abogado de Smith, dijo a los tribunales federales que están impugnando la forma específica en que el estado planea administrar el nitrógeno. Argumentaron que el uso de una máscara de gas pone a Smith en riesgo de sufrir una muerte prolongada y dolorosa o de morir asfixiado con su propio vómito.

Las pautas de eutanasia de la Asociación Estadounidense de Medicina Veterinaria de 2020 escribieron que la hipoxia por nitrógeno no es un método de eutanasia aceptable para la mayoría de los mamíferos porque el ambiente anóxico “es angustioso”.

Los expertos designados por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas advirtieron que creen que el método de ejecución podría violar la prohibición de la tortura.

Sennett, de 45 años, fue encontrada muerta el 18 de marzo de 1988 en su casa en el condado de Colbert con ocho puñaladas en el pecho y una a cada lado del cuello, según el forense. Su esposo, Charles Sennett Sr., se suicidó cuando la investigación se centró en él como sospechoso, según documentos judiciales. John Forrest Parker, el otro hombre condenado por el asesinato, fue ejecutado en 2010.

La condena de Smith de 1989 fue anulada. Fue condenado nuevamente en 1996. El jurado recomendó una sentencia de cadena perpetua por 11 a 1, pero un juez anuló la recomendación y condenó a Smith a muerte. Alabama ya no permite que un juez anule la decisión de un jurado sobre la pena de muerte.

(Con información de AP)