Los Ángeles se despide de sus millonarios: la gente rica de EEUU se muda a sitios impositivamente más amigables

Entre altos impuestos y un mercado inmobiliario en desaceleración, los residentes más acaudalados eligen nuevos destinos para residir, agitando el mapa de la opulencia en la Costa Oeste

Compartir
Compartir articulo
Vista aérea de los deslumbrantes rascacielos de Los Ángeles, reflejo del glamour y fortuna de una ciudad que ahora ve cómo algunos de sus más acaudalados habitantes optan por abandonarla en busca de un clima fiscal más favorable y un estilo de vida más tranquilo. (REUTERS/Mike Blake)
Vista aérea de los deslumbrantes rascacielos de Los Ángeles, reflejo del glamour y fortuna de una ciudad que ahora ve cómo algunos de sus más acaudalados habitantes optan por abandonarla en busca de un clima fiscal más favorable y un estilo de vida más tranquilo. (REUTERS/Mike Blake)

Los Ángeles siempre fue el icónico bastión de riqueza y estilo de vida de ensueño en la Costa Oeste de Estados Unidos. Sin embargo, un fenómeno reciente ha puesto de manifiesto una tendencia creciente: los millonarios están buscando nuevos destinos para residir. Un paisaje de inmensos retos fiscales y cambios en el mercado inmobiliario ha llevado a estos acaudalados residentes a empacar sus bártulos y buscar alternativas que ofrezcan una mayor rentabilidad para sus fortunas y un mejor estilo de vida.

Por ejemplo, Gus Lira, socio director de una empresa de alquiler de jets privados, disfrutaba de su vida en Malibú, en un condominio con vistas al océano. No obstante, era consciente de la necesidad de abandonar California.

“La razón principal para mí, y para muchos conocidos, son los impuestos”, confesó a Business Insider. “Es una locura, California lo está poniendo muy difícil para todos”, añadió.

Y no está solo; la tendencia se refleja en la creciente salida de residentes ricos que han comenzado a priorizar atributos como canchas de tenis y casas de huéspedes por encima del código postal exclusivo.

El mercado de lujo de Los Ángeles experimentó un enfriamiento con tasas de interés altas, los efectos de las huelgas de Hollywood y el creciente costo de los seguros. A ello se suma el “impuesto a las mansiones”, que desde abril de 2023 aplica un 4% de gravamen a los vendedores de hogares por encima de los USD 5 millones, y un 5.5% a aquellos que superan los USD 10 millones, empujando aún más a los ricos lugareños a considerar mudarse.

Luego de una recomendación para investigar Nevada, Lira se sintió atraído por Summerlin, una comunidad de Las Vegas, donde adquirió una casa de USD 1.9 millones en cuestión de días.

“Un lugar similar en Malibú costaría probablemente unos USD 8 millones”, dijo. Si bien mantiene su hogar en Malibú, Lira ya no es residente de California, argumentando que “no puedes progresar cuando te quitan 60 de cada 100 dólares”.

El éxodo no se limita a Nevada. Cami Lincowski, una agente de bienes raíces de Las Vegas, ha observado un aumento de clientes procedentes de California, atraídos por lo que pueden obtener con su dinero.

De hecho, Los Ángeles encabeza la lista de áreas metropolitanas de Estados Unidos de donde más propietarios están buscando mudarse, con Las Vegas y Seattle siendo los destinos más codiciados. Entre 2021 y 2023, California perdió 350 mil residentes, según el censo nacional.

Detrás de las grandes estructuras, se esconde la realidad de un éxodo de millonarios que buscan escapar de los altos impuestos y la reciente implementación del impuesto a las mansiones. (REUTERS/Mike Blake)
Detrás de las grandes estructuras, se esconde la realidad de un éxodo de millonarios que buscan escapar de los altos impuestos y la reciente implementación del impuesto a las mansiones. (REUTERS/Mike Blake)

Otros estados como Florida, Texas y Tennessee también están atrayendo a californianos por su baja fiscalidad y mayor espacio. Y es que el éxodo no solo ocurre entre aquellos que luchan por llegar a fin de mes. El sitio de finanzas personales SmartAsset encontró que estadounidenses acaudalados que ganan más de USD 200 mil al año se están mudando de estados de alto costo como Nueva York y California.

Al sur de California, en San Diego, agentes de bienes raíces como Jennifer Janzen han visto cómo clientes de Los Ángeles se dirigen hacia el sur en busca de un cambio de estilo. Una cliente cambió su casa en Hollywood Hills por una mansión de USD 7 millones en Rancho Santa Fe, un enclave adinerado que ofrece un estilo de vida lleno de comodidades y un entorno tranquilo.

El impuesto a las mansiones ha sido la última gota para muchos propietarios que optan por alquilar sus residencias lujosas en lugar de aceptar precios poco atrayentes en un mercado lento. Personajes como Rob Desantis han optado por alquilar su casa en Manhattan Beach por USD 150 mil al mes como una estrategia temporal, esperando resaltar el valor de la propiedad.

Este estancamiento ha llegado incluso a las pantallas de la televisión, siendo un tema en la serie de Netflix, “Selling Sunset”, donde los agentes de Los Ángeles han expresado su preocupación por el enfriamiento del mercado.

En resumen, mientras que Los Ángeles sigue siendo una ciudad repleta de encanto y oportunidades, para los más pudientes, las dinámicas fiscales y del mercado inmobiliario están redefiniendo lo que significa vivir en la meca del entretenimiento, llevándolos a buscar nuevos lugares para llamar hogar.