Una ley en Florida busca eliminar tarjetas identificativas de indocumentados

Senadores del estado aprueban una medida que afectaría el reconocimiento legal de residentes sin estatus migratorio regular

Compartir
Compartir articulo
Comité Judicial vota a favor de ley que impactaría a la comunidad migrante. (Archivo)
Comité Judicial vota a favor de ley que impactaría a la comunidad migrante. (Archivo)

Un comité del Senado de Florida respaldó un proyecto de ley que propone prohibir las identificaciones emitidas a inmigrantes indocumentados en ciudades y condados del estado, sumándose a un conjunto de medidas que buscan limitar los incentivos para la inmigración irregular. La iniciativa legal ha generado opiniones enfrentadas en la esfera política y reacciones diversas en la comunidad.

El martes, el Comité Judicial del Senado de Florida, controlado por el Partido Republicano, votó a favor del proyecto de ley (SB 1174) propuesto por el senador Blaise Ingoglia, obteniendo una mayoría de 7-3 en una decisión que siguió líneas partidistas. El proyecto tiene como objetivo central restringir la aceptación de tarjetas de identificación “comunitarias” que se han extendido en algunas localidades a inmigrantes indocumentados y otros residentes para facilitar actividades cotidianas como inscribir a niños en escuelas o interactuar con autoridades, según informó CBS Miami.

Según señala NBC Miami, Ingoglia argumenta que el proyecto y otras leyes similares están planeadas para “eliminar los atractivos” que inducen a los inmigrantes indocumentados a trasladarse a Florida, y se posiciona como una estrategia para afrontar la situación migratoria en el estado. El senador sostiene que dichas tarjetas no deberían ser aceptadas, puesto que se expidieron pese a que los portadores no están presentes legalmente en los Estados Unidos.

Senado de Florida apoya limitar identificaciones a inmigrantes indocumentados. (Archivo)
Senado de Florida apoya limitar identificaciones a inmigrantes indocumentados. (Archivo)

No obstante, la iniciativa ha encontrado rechazo entre legisladores demócratas y sectores que defienden los derechos de los inmigrantes. La líder de la minoría del Senado, Lauren Book, demuestra su preocupación al destacar la importancia de la identificación en las interacciones entre las personas y los agentes del orden, así como en otros aspectos fundamentales para la integración en la sociedad civil.

Estas políticas forman parte de un paquete de medidas impulsadas por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, y el Congreso estatal de mayoría republicana. En el pasado, DeSantis firmó la ley SB1718, catalogada como una de las iniciativas migratorias más rigurosas en Estados Unidos. Esta ley estipula que las empresas con más de 25 empleados deben utilizar E-Verify, un sistema federal que verifica el estatus migratorio de los trabajadores y que ha conllevado el despido de empleados indocumentados en diversas compañías de Florida, según NBC Miami.

La SB1718 prevé igualmente penas de prisión por el traslado de inmigrantes indocumentados a Florida, independientemente de si son familiares o conocidos. También invalida la efectividad en el estado de las licencias de conducir para indocumentados otorgadas en otros estados. A su vez, exige que los hospitales y centros médicos consulten el estatus migratorio de los pacientes, lo que ha provocado temor entre los inmigrantes a la hora de solicitar servicios médicos, de acuerdo con CBS Miami.

Temor entre inmigrantes en Florida ante consulta obligatoria del estatus migratorio. (Archivo)
Temor entre inmigrantes en Florida ante consulta obligatoria del estatus migratorio. (Archivo)

El conjunto de políticas se entienden en un contexto en el que DeSantis, quien aspira a la Presidencia de Estados Unidos, ha promovido un claro enfoque antiinmigrante, respondiendo así a un segmento del electorado que demanda una postura más estricta en materia de inmigración.

La discusión acerca del proyecto continúa en los corredores políticos y en la sociedad, reflejando una vez más la polarización en torno a la gestión y regulación de la presencia de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos. Florida se convierte en el escenario de un debate que trasciende fronteras y cuestiona la relación entre seguridad, derechos humanos y las políticas de integración social.