Aproximadamente el 88% de los alimentos proteicos en Estados Unidos están contaminados con microplásticos

La investigación sugiere que los adultos en Estados Unidos podrían estar ingiriendo hasta 3.8 millones de microplásticos anualmente en el caso máximo y un promedio de más de 11,000 microplásticos cada año

Compartir
Compartir articulo
Una investigación de Ocean Conservancy detectó la presencia de partículas de plástico en carne, mariscos y productos vegetales (Freepik)
Una investigación de Ocean Conservancy detectó la presencia de partículas de plástico en carne, mariscos y productos vegetales (Freepik)

Un nuevo estudio realizado por Ocean Conservancy, una organización sin fines de lucro, descubrió que una amplia mayoría de alimentos proteicos en Estados Unidos, como carne y pescado, están contaminados con partículas de microplásticos. Los investigadores encontraron que alrededor del 88% de las muestras de proteínas analizadas contenían dichas partículas, lo que sugiere una amplia presencia de estos contaminantes en la cadena alimentaria.

Las pruebas se efectuaron en 16 tipos diferentes de alimentos como carne de res, pollo, mariscos, cerdo, tofu y productos alimenticios a base de plantas. Se descubrieron partículas de microplásticos en todas las variantes de alimentos analizados. El estudio, realizado en colaboración con la Universidad de Toronto, estableció también que la exposición máxima a la que podrían estar sujetos los adultos en Estados Unidos por el consumo de estas proteínas es de aproximadamente 3,8 millones de microplásticos al año, mientras que la exposición media superaría los 11.000 microplásticos anuales.

“Los productos altamente procesados contenían la mayor cantidad de microplásticos por gramo”, se lee en las conclusiones del estudio, citado por FOX News.

Pruebas realizadas en diversos alimentos mostraron una extendida contaminación de microplásticos  (REUTERS/Jill Gralow)
Pruebas realizadas en diversos alimentos mostraron una extendida contaminación de microplásticos (REUTERS/Jill Gralow)

Los microplásticos son piezas de plástico que miden menos de cinco milímetros, mientras que las nanopartículas de plástico son incluso más pequeñas, midiendo menos de 1 micrómetro (μm). De las muestras examinadas, aproximadamente el 44% de los microplásticos encontrados se presentaban en forma de fibras y un tercio adicional estaban en forma de fragmentos de plástico. Los métodos de detección empleados en el estudio tenían una limitación, ya que sólo permiten identificar partículas de microplásticos de 45 μm y más grandes, lo que implica que la cantidad real de partículas podría ser aún mayor.

Una contaminación subestimada

La prevalencia de microplásticos (MP) en el sistema alimentario humano podría estar subestimada. La investigación indicó que los resultados obtenidos se limitan a partículas de microplásticos mayores a 45 micrómetros, excluyendo la presencia de nanoplásticos (NPs) y MPs más pequeños. Estos hallazgos sugieren una posible subestimación de la ingestión de microplásticos en humanos derivados de ciertos tipos de proteínas.

La metodología empleada podría no detectar MP provenientes de la degradación de envases de plástico, que suelen estar en el rango de 5 a 20 micrómetros, de acuerdo con estudios previos. Además, la cantidad limitada de muestras por producto y una alta variabilidad en las concentraciones de microplásticos pueden haber reducido la capacidad de identificar diferencias estadísticamente significativas entre marcas y tipos de productos. Estas limitantes se ven agravadas por la eventual destrucción de muestras o daños al equipo durante el procesamiento de las mismas, lo que podría afectar los resultados y análisis estadísticos.

Algunas partículas de plástico podrían penetrar tejidos y órganos, sugiere el estudio (Freepik)
Algunas partículas de plástico podrían penetrar tejidos y órganos, sugiere el estudio (Freepik)

Los investigadores advierten que, aunque se han observado que partículas mayores a 45 micrómetros pueden trasladarse a tejidos y órganos de peces, y los menores a 150 micrómetros tienen la capacidad de cruzar el epitelio intestinal humano, causando exposición sistémica y riesgos para la salud. La mayoría de los estudios sobre el impacto de estos contaminantes en la salud humana se enfocan en partículas de menos de 20 micrómetros, por lo que este rango de tamaño aún es relevante para evaluar los peligros potenciales.

El estudio resaltó que, aunque amplía considerablemente la comprensión de la prevalencia de los microplásticos en el sistema alimentario humano, existen limitaciones inherentes a los hallazgos. “Debido al límite de detección asociado con el conteo e identificación de partículas sospechosas de MP (microplásticos) bajo un microscopio, nuestros resultados se refieren solo a microplásticos de 45 μm y más grandes”. Esto significa que las nanopartículas (NP) y cualquier MP menor de 45 μm no están incluidos en los resultados.