Un juez autorizó al estado de Alabama a utilizar gas nitrógeno para la ejecución de un condenado a muerte

El preso que va a ser ejecutado había interpuesto una demanda alegando que pretenden usarlo como conejillo de indias para un método nunca antes probado

Compartir
Compartir articulo
Cámara de ejecución en Estados Unidos (Foto: EuropaPress)
Cámara de ejecución en Estados Unidos (Foto: EuropaPress)

Un juez federal de Estados Unidos autorizó este miércoles al estado de Alabama probar por primera vez el gas nitrógeno en una ejecución que está programada para el próximo 25 de enero.

El preso que va a ser ejecutado, Kenneth Eugene Smith, condenado a muerte por haber asesinado a una mujer a cambio de dinero en 1988, había interpuesto una demanda alegando que Alabama pretende usarlo como conejillo de indias para un método nunca antes usado.

La decisión tomada por el juez federal R. Austin Huffaker aún puede ser recurrida por la defensa de Smith ante dos instancias superiores, entre ellas el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

El estado de Alabama lleva años trabajando en un protocolo para ejecutar con este nuevo método de asfixia por nitrógeno.

Las complicaciones surgidas en varias ejecuciones por inyecciones letales han hecho que se cuestione el método por inhumano (AP/ARCHIVO)
Las complicaciones surgidas en varias ejecuciones por inyecciones letales han hecho que se cuestione el método por inhumano (AP/ARCHIVO)

De acuerdo con el protocolo, a los reos se les pondrá una mascarilla que sustituirá el oxígeno por el gas nitrógeno, causando la muerte.

Los estados que aún utilizan la pena de muerte suelen ejecutar a presos con una inyección letal, pero en los últimos años les ha resultado cada vez más difícil adquirir los componentes por la negativa de las farmacéuticas a que sean usados con este propósito.

Además, las complicaciones surgidas en varias ejecuciones han hecho que se cuestione el método por inhumano y que haya sido objeto de disputas legales durante años.

El intento de Alabama de usar un nuevo procedimiento responde a esas dificultades experimentadas con la inyección letal.

Kenneth Eugene Smith, de 58 años, lleva más de tres décadas en el corredor de la muerte de Alabama por haber asesinado en 1988 a una mujer, Elizabeth Sennett, por encargo de su marido, Charles Sennett, que pretendía cobrar una indemnización.

Smith y un cómplice, John Forrest Parker, recibieron 1.000 dólares cada uno por el asesinato.

Kenneth Eugene Smith, preso en Alabama por la muerte de la esposa de un predicador en 1988 (Departamento Correccional de Alabama via AP)
Kenneth Eugene Smith, preso en Alabama por la muerte de la esposa de un predicador en 1988 (Departamento Correccional de Alabama via AP)

Charles Sennett se suicidó una semana después del asesinato, cuando se dio cuenta de que era considerado sospechoso por las autoridades, y Parker también fue condenado a muerte y fue ejecutado en 2010 con una inyección letal.

Alabama intentó ejecutar a Smith en noviembre de 2022, pero el verdugo fue incapaz de introducirle las vías intravenosas. Como parte de un acuerdo posterior, Alabama se comprometió a no volver a intentar matar a Smith con inyección letal.

Desde que el Tribunal Supremo reintrodujo la pena de muerte en 1976, han sido ejecutados en Estados Unidos 1.582 presos. De ellos, 72 en Alabama.

(Con información de EFE)