Los neoyorquinos podrán obtener hasta USD 395.000 por construir una pequeña casa adicional en su patio trasero

Al igual que en los estados de California y Oregón, Nueva York busca expandir su inventario residencial mediante la la construcción de Unidades de vivienda accesoria, propuesta por el alcalde Eric Adams

Compartir
Compartir articulo
Propietarios neoyorquinos que añadan unidades habitacionales podrán obtener hasta $395,000 en subsidios. (Max Whittaker/The New York Times)
Propietarios neoyorquinos que añadan unidades habitacionales podrán obtener hasta $395,000 en subsidios. (Max Whittaker/The New York Times)

Los propietarios de viviendas que construyan una unidad habitacional adicional en sus casas, podrán recibir hasta 395.000 dólares, como parte de una nueva iniciativa lanzada por la oficina de Conservación y Desarrollo de la Vivienda de la ciudad de Nueva York (HPD). El proyecto denominado Plus One ADU (Unidades de vivienda accesoria), también cuenta con un adicional de USD 2,6 millones, suministrados por la División de vivienda y renovación comunitaria del estado de New York (HCR).

La propuesta forma parte de la estrategia mayor titulada “Ciudad del Sí” impulsada por la administración del alcalde Eric Adams, con el objetivo de diversificar las opciones de alojamiento en la ciudad de Nueva York. Para asegurar que las construcciones de ADUs cumplan con las normativas locales, se ha establecido una colaboración con la organización sin fines de lucro que se especializa en la preservación y restauración de viviendas asequibles, Restored Homes HDFC, que prestará apoyo técnico a hasta 15 propietarios.

Los beneficiarios de estos recursos, podrán construir aparta estudios de garaje, apartamentos en sótanos y casitas de jardín, ampliando así el espacio habitable para familias trabajadoras, personas mayores y padres jóvenes, según anunció recientemente, a través de un comunicado, la HPD.

La administración del alcalde Eric Adams pretende demostrar la viabilidad de construir viviendas accesibles en diversos barrios de la ciudad. (REUTERS/Brendan McDermid)
La administración del alcalde Eric Adams pretende demostrar la viabilidad de construir viviendas accesibles en diversos barrios de la ciudad. (REUTERS/Brendan McDermid)

“Todos los días, nuestra administración encuentra nuevas formas de hacer la vida un poco más fácil a los neoyorquinos de clase trabajadora y brindarles las herramientas que necesitan para prosperar en esta ciudad”, fueron las palabras del alcalde Adams en el comunicado. “Al allanar el camino para una conversión de unidades de vivienda accesorias más fácil y asequible, estamos brindando una ganancia tangible para las familias”.

El programa se enmarca dentro de una propuesta de reforma habitacional más amplia de la ciudad, que busca allanar el camino para la creación de 100,000 nuevos hogares incentivando la reconversión de edificios comerciales en residenciales, aumentando la densidad habitacional cercana al transporte público y reduciendo los espacios destinados a estacionamiento.

La iniciativa de Nueva York sigue los pasos de estados como California y Oregón, que han modificado leyes de zonificación y realizado otros cambios de política para fomentar la construcción de ADUs. Según cifras publicadas por Business Insider, en los últimos diez años, la Gran Manzana ha generado 800,000 nuevos empleos, pero tan solo ha creado 200,000 nuevos hogares, lo que ha llevado a que la mitad de los neoyorquinos destinen más del 30% de sus ingresos al pago del alquiler.

La estrategia “Ciudad del Sí” del alcalde Adams apunta a crear 100,000 hogares nuevos para solucionar la escasez de viviendas en la Gran Manzana. (Amanda Lucier/The New York Times)
La estrategia “Ciudad del Sí” del alcalde Adams apunta a crear 100,000 hogares nuevos para solucionar la escasez de viviendas en la Gran Manzana. (Amanda Lucier/The New York Times)

La alcaldía y sus funcionarios ven en este programa un paso modesto pero significativo para “mostrar lo que es posible y demostrar a los neoyorquinos cómo podemos construir viviendas en cada barrio de la ciudad”, según palabras de la vicealcaldesa Maria Torres-Springer. El programa también podría ayudar a los propietarios a generar ingresos adicionales y ofrece una solución para las personas mayores que necesitan encontrar alojamiento accesible cerca de sus familias, según publicó The New York Times.

Desafíos

A pesar de que el proyecto podría representar una táctica atractiva para fomentar el desarrollo, las regulaciones complicadas en la ciudad de Nueva York hacen que la construcción y mantenimiento de estas unidades sean costosas y a menudo ilegales, según Howard Slatkin, director ejecutivo del Consejo Ciudadano de Planificación y Vivienda, un grupo de defensa sin fines de lucro, consultado por The New York Times.

La existencia de hogares no regulados es común y estos pueden resultar peligrosos en situaciones de inundaciones e incendios. De hecho, esfuerzos anteriores por cambiar estas regulaciones y alentar el desarrollo seguro de tales unidades han encontrado obstáculos, como el programa piloto iniciado bajo la administración de Bill de Blasio (2014–2021) para convertir sótanos en apartamentos seguros y legales, que fracasó principalmente debido al alto costo de la renovación.

Al igual que los estados de California y Oregón, Nueva York busca expandir su inventario residencial mediante la zonificación favorable para ADUs. (REUTERS/Lucas Jackson)
Al igual que los estados de California y Oregón, Nueva York busca expandir su inventario residencial mediante la zonificación favorable para ADUs. (REUTERS/Lucas Jackson)

Sin embargo, el programa actual parece más prometedor pues busca áreas donde los códigos actuales ya permiten a los propietarios agregar otra unidad y se presenta junto con los esfuerzos de la administración del alcalde Eric Adams para cambiar la zonificación y permitir más unidades adicionales en la ciudad.

Los interesados pueden solicitar la financiación en línea en el sitio web del HPD y deben cumplir con un límite máximo de ingresos de USD 232,980 para una familia de cuatro personas, dando prioridad a los ingresos más bajos, según publicó el diario The New York Times. Así mismo, las ADU que se construyan tendrán un límite de alquiler, según el cual no se podrá arrendar un apartamento de sólo un dormitorio por más de USD 2,600 mensuales.