Elon Musk viajará a Israel para reunirse con Netanyahu en medio de las acusaciones de antisemitismo

La visita sucede en medio de una ola de críticas por las polémicas declaraciones del dueño de X

Compartir
Compartir articulo
Su visita incluirá una revisión sobre los recientes acuerdos tras los ataques y liberación de rehenes. (REUTERS)
Su visita incluirá una revisión sobre los recientes acuerdos tras los ataques y liberación de rehenes. (REUTERS)

El empresario multimillonario Elon Musk visitará Israel la próxima semana para reunirse con el primer ministro Benjamin Netanyahu y el presidente Isaac Herzog, en un acto de solidaridad tras los ataques de Hamas del 7 de octubre que dejaron un saldo de 1.200 asesinados. Durante su estadía, el CEO de Tesla observará los estragos causados por los terroristas de Hamas, quienes utilizaron ala deltas y camionetas para cruzar la frontera e infiltrarse en las poblaciones cercanas a la Franja de Gaza, informó Fox Business.

Musk también tiene planeado evaluar las consecuencias de la reciente tregua de cuatro días negociada entre Israel y Hamas, marco en el cual el grupo terrorista acordó liberar a 24 rehenes a cambio de que Israel prometiera liberar a una cantidad significativa de prisioneros palestinos.

New York Post destacó que esta visita a Israel sucede en medio de una ola de críticas hacia el dueño de X por declaraciones que han sido consideradas antisemitas, refiriéndose a la supuesta influencia de comunidades judías en la migración de minorías al Oeste.

Además, el encuentro se da en un contexto en el que se ha cuestionado la ayuda humanitaria proyectada por SpaceX para la Franja de Gaza, y las alegaciones de las autoridades israelíes sobre un posible uso militar de la tecnología de Starlink por parte de Hamas.

Por otro lado, X enfrenta acusaciones por parte de grupos de vigilancia liberal como Media Matters for America, entre otros, de promover contenido neo-nazi y antisemita. En respuesta, la compañía de Musk inició una demanda significativa contra dicha organización.

Además, X y su dueño negaron las acusaciones de ADL (Anti-Defamation League), organización que busca combatir el antisemitismo en Estados Unidos. En un tono conciliador y de rechazo a estas prácticas, Linda Yaccarino, CEO de X, subrayó que no hay espacio para el antisemitismo ni la discriminación en la plataforma ni en el mundo.

Finalmente, Musk prometió donar los ingresos de suscripciones y publicidad generados durante la guerra entre Israel y Hamas a hospitales israelíes y palestinos, así como a personal médico sobre el terreno, según reportó Fox Business.

El CEO de Tesla se reunirá con líderes israelíes para mostrar apoyo y evaluar daños. (EFE/EPA/TOLGA AKMEN)
El CEO de Tesla se reunirá con líderes israelíes para mostrar apoyo y evaluar daños. (EFE/EPA/TOLGA AKMEN)

El caos y polémica que generó Musk en X

Musk mostró su apoyo a una teoría de conspiración antisemita en X, lo que causó que diversas corporaciones, incluidas Disney y Apple, suspendiesen su actividad publicitaria en la plataforma en respuesta a los comentarios del magnate. Este acontecimiento no solo ha provocado un rechazo generalizado, sino que también ha sido condenado por la Casa Blanca y líderes de la comunidad judía.

Este repudio se sumó a una preocupante estadística de un aumento significativo en incidentes antisemitas en los Estados Unidos, reportado por la ADL, que coincide con las acciones de Musk. El incidente afectó la imagen del empresario, traduciéndose en un descenso en el valor de las acciones de Tesla y atrayendo críticas de inversores y clientes, algunos de los cuales incluso consideran vender sus acciones o vehículos de la marca en protesta por la postura del multimillonario.

Por otra parte, la controversia aumentó a medida que firmas prominentes como IBM se sumaron al cese publicitario en X y otras empresas comunican una pausa en sus inversiones publicitarias. A pesar de los intentos de Musk por aclarar sus comentarios, su falta de disculpas sobre la respuesta original ha avivado aún más el fuego de la crítica.

Con más de 163 millones de seguidores en X, sus declaraciones tienen un alcance considerable, influenciando potencialmente en la incidencia de actos discriminatorios y de odio, según expertos. Organizaciones antirracismo, como el Centro Simon Wiesenthal, expresaron su inquietud y el peligro de difundir teorías conspirativas desacreditadas, lo que refleja la responsabilidad que conlleva tener una plataforma de tan amplio alcance.