Steve Scalise renunció a la candidatura por la presidencia de la Cámara Baja ante la falta de apoyo del Partido Republicano

El representante por Luisiana instó a sus colegas republicanos a dejar de lado sus intereses personales y concentrarse en el bien del país

Guardar

Nuevo

Steve Scalise renunció a la candidatura por la presidencia de la Cámara Baja ante la falta de apoyo del Partido Republicano. (EFE/EPA/MICHAEL REYNOLDS)
Steve Scalise renunció a la candidatura por la presidencia de la Cámara Baja ante la falta de apoyo del Partido Republicano. (EFE/EPA/MICHAEL REYNOLDS)

El candidato republicano a la presidencia de la Cámara Baja de Estados Unidos, Steve Scalise, se retiró este jueves de la contienda, ante la falta de apoyo por parte de los miembros de su partido.

Tenemos que unirnos detrás de un candidato que pueda liderar nuestra conferencia y nuestro país”, dijo Scalise, tras reconocer que “aún falta trabajo por hacer” para unificar a los congresistas republicanos alrededor de un candidato para ocupar el puesto de “speaker”, como se le llama en inglés al presidente de la Cámara de Representantes.

Scalise, representante por Luisiana, instó a sus colegas republicanos a dejar de lado sus intereses personales y concentrarse en el bien del país, más de una semana después de que el republicano Kevin McCarthy fuera revocado de su cargo como presidente de la Cámara Baja.

Todos deben poner sus agendas de lado y centrarse en el país, que nos necesita”, señaló el congresista.

Con la salida de Scalise se profundiza la incertidumbre sobre quién reemplazará el puesto que dejó McCarthy en el hemiciclo.

Scalise ganó el miércoles una votación preliminar entre los republicanos frente a Jim Jordan por 113 a 99 votos, pero necesitaría 217 apoyos en el pleno de la Cámara, donde su partido tiene 221 escaños frente a 212 de los demócratas.

Con la salida de Scalise se profundiza la incertidumbre sobre quién reemplazará el puesto que dejó McCarthy en el hemiciclo. (REUTERS/Evelyn Hockstein)
Con la salida de Scalise se profundiza la incertidumbre sobre quién reemplazará el puesto que dejó McCarthy en el hemiciclo. (REUTERS/Evelyn Hockstein)

Antes de la votación, Scalise se reunió a puerta cerrada con sus compañeros de partido durante más de dos horas, en un encuentro en el que instó a sus retractores a explicar su oposición a él. Varios republicanos han descrito la reunión como una sesión de desahogo que no ha sido productiva.

Mientras tanto, la Cámara está dirigida provisionalmente por Patrick McHenry, que asumió el cargo tras la caída de McCarthy el 3 de octubre por una moción impulsada por el ultraconservador Matt Gaetz.

McCarthy había sido elegido en enero tras 15 intentos fallidos por la oposición del ala más radical de su partido, la misma que provocó su salida.

Los demócratas propusieron como candidato a su líder en la Cámara, Hakeem Jeffries, que ya se presentó en enero.

Estados Unidos no puede votar a favor de una nueva ayuda para Israel, un aliado histórico, en plena guerra con la organización terrorista Hamas en la Franja de Gaza. Ni una nueva partida de fondos para Ucrania, que los legisladores llevan semanas debatiendo.

Tampoco puede votar sobre un nuevo presupuesto para el estado federal pese a que el último expira dentro de pocas semanas, lo que deja de nuevo a la primera potencia económica mundial en peligro de parálisis administrativa.

Los demócratas propusieron como candidato a su líder en la Cámara, Hakeem Jeffries, que ya se presentó en enero. (REUTERS/Leah Millis)
Los demócratas propusieron como candidato a su líder en la Cámara, Hakeem Jeffries, que ya se presentó en enero. (REUTERS/Leah Millis)

“Steve es un hombre que tiene graves problemas a causa de su cáncer”, había declarado más temprano Trump en una entrevista, y aseguró que haría mejor evitando “el estrés” que implica el cargo.

“¿Por qué no nos vamos todos a casa y nos reunimos de nuevo la semana que viene?”, sugirió la congresista trumpista Marjorie Taylor Greene este jueves.

El Partido Demócrata de Joe Biden es minoritario en la Cámara y, por lo tanto, asiste como espectador a las negociaciones. Pero, en teoría, podría alcanzar una alianza con los republicanos moderados para poner fin a esta situación.

(Con información de EFE, AFP y Europa Press)

Guardar

Nuevo