El CEO de TikTok admitió ante el Congreso de EEUU que directivos de su empresa matriz pertenecen al Partido Comunista Chino

Shou Zi Chew reconoció que tres de los altos ejecutivos de la plataforma china trabajan directamente con el buró político del régimen de Beijing

Guardar

Nuevo

El CEO de la red social es interrogado en EEUU

Los legisladores estadounidenses interrogaron al CEO de TikTok sobre la seguridad de los datos y el contenido dañino el jueves, respondiendo con escepticismo durante una tensa audiencia del comité a sus garantías de que la popular aplicación para compartir videos prioriza la seguridad del usuario y no debería prohibirse.

El testimonio de Shou Zi Chew se produjo en un momento crucial para la empresa, que ha alcanzado los 150 millones de usuarios estadounidenses, pero se encuentra bajo una presión cada vez mayor por parte de los funcionarios de ese país. TikTok y su empresa matriz ByteDance se han visto envueltos en una batalla geopolítica más amplia entre Beijing y Washington por el comercio y la tecnología.

En un raro esfuerzo bipartidista por reinar en el poder de una importante plataforma de redes sociales, los legisladores republicanos y demócratas presionaron a Chew sobre una serie de temas, que van desde las prácticas de moderación de contenido de TikTok, cómo la compañía planea proteger los datos estadounidenses de Beijing y su espionaje.

“Señor Chew, estás aquí porque el pueblo estadounidense necesita la verdad sobre la amenaza que TikTok representa para nuestra seguridad nacional y personal”, dijo la presidenta del comité, Cathy McMorris Rodgers, republicana, en su declaración de apertura. “TikTok ha elegido repetidamente un camino para tener más control, más vigilancia y más manipulación”.

La legisladora Cathy McMorris Rodgers, republicana de Washington, por los recintos de la Cámara de Representantes. (Foto AP/Jacquelyn Martin, Archivo)
La legisladora Cathy McMorris Rodgers, republicana de Washington, por los recintos de la Cámara de Representantes. (Foto AP/Jacquelyn Martin, Archivo)

Chew, un nativo de Singapur de 40 años, le dijo al Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes que TikTok prioriza la seguridad de sus usuarios jóvenes y negó las acusaciones de que es un riesgo para la seguridad nacional. Reiteró el plan de la compañía para proteger los datos de los usuarios de EEUU almacenando toda esa información en servidores mantenidos y propiedad del gigante del software Oracle.

“Permítanme decir esto inequívocamente: ByteDance no es un agente de China ni de ningún otro país”, dijo Chew.

Cathy McMorris Rodgers le preguntó que si él está en comunicación regular con el CEO de Bytedance, Liang Rubo, a lo que Chew respondió que sí.

Además cuando le preguntó por otros miembro de la junta de tecnología de Bytedance en Beijing que incluso son oficiales del régimen en China, Chew no negó que eso fuera cuerto.

El miércoles, la compañía envió a docenas de TikTokers populares al Capitolio para presionar a los legisladores para que preservaran la plataforma. También ha estado publicando anuncios por todo Washington que prometen proteger los datos y la privacidad de los usuarios y crear una plataforma segura para sus usuarios jóvenes.

TikTok ha sido perseguido por afirmaciones de que su propiedad china significa que los datos de los usuarios podrían terminar en manos del gobierno chino o que podrían usarse para promover narrativas favorables a los líderes comunistas del país.

El director ejecutivo de TikTok, Shou Zi Chew (REUTERS/Evelyn Hockstein)
El director ejecutivo de TikTok, Shou Zi Chew (REUTERS/Evelyn Hockstein)

En 2019, The Guardian informó que TikTok estaba instruyendo a sus moderadores para que censuraran videos que mencionaran la Plaza de Tiananmen y otras imágenes desfavorables para el régimen chino. La plataforma dice que desde entonces ha cambiado sus prácticas de moderación.

ByteDance admitió en diciembre que despidió a cuatro empleados el verano pasado que accedieron a datos de dos periodistas, así como a otras personas conectadas con ellos, mientras intentaban rastrear la fuente de un informe filtrado sobre la empresa.

Por su parte, TikTok ha estado tratando de distanciarse de sus orígenes chinos, diciendo que el 60% de su empresa matriz, ByteDance, es propiedad de inversores institucionales globales como Carlyle Group. ByteDance fue fundada por empresarios chinos en Beijing en 2012. En respuesta a un informe del Wall Street Journal, China dijo que se opondría a cualquier intento de Estados Unidos de obligar a ByteDance a vender la aplicación.

Chew rechazó la idea de que la propiedad de TikTok era un problema en sí mismo. “La confianza se trata de las acciones que tomamos”, dijo Chew. “La propiedad no es el núcleo para abordar estas preocupaciones”.

(Con información de AP)

Seguir leyendo: