La ciudad turca con más de 4.000 años que está llena de leyendas: se dice que fue gobernada por el rey Midas

Fue la capital del antiguo reino de Frigia y un punto clave en las rutas comerciales aunque, en la actualidad, corresponde a la provincia turca de Ankara y su historia combina realidad y mitología

Guardar

Nuevo

La histórica ciudad de Gordio fue la capital del antiguo reino de Frigia. (Wikimedia)
La histórica ciudad de Gordio fue la capital del antiguo reino de Frigia. (Wikimedia)

Turquía tiene un sinfín de sitios históricos increíbles, por lo que no es de extrañar que cautive a todos los turistas que la visitan. Las espectaculares columnas de la Biblioteca de Celso en Éfeso o las imponentes cabezas del monte Nemrut, son solo algunas de sus señas de identidad. Pero hay una ciudad que destaca especialmente en el país por tener, al menos, 4.500 años de historia y aglutinar todo tipo de leyendas. Tal es así, que hay quienes aseguran incluso que fue gobernada por el mismísimo rey Midas.

Se trata de la histórica Gordio, que fue la capital del antiguo reino de Frigia, en la Edad del Hierro. En la actualidad, corresponde al yacimiento de Yassihüyük, en la provincia turca de Ankara: cuenta con los restos enterrados de una ciudadela de 135.000 m². De forma suave, se eleva desde el paisaje con un camino que conduce a la cima. De hecho, se asemeja más a una cantera o al cráter colapsado de un volcán que a una ciudad que en algún momento alcanzó la gloria.

Te puede interesar: El bonito pueblo de Ávila atravesado por un río que tiene impresionantes piscinas naturales

Si hay algo por lo que se le conoce es por la leyenda del nudo gordiano. Tal es su belleza y esplendor que, en 2023, fue declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco. Y es que en Gordio se puede disfrutar de excavaciones abiertas que permiten distinguir los contornos de las paredes derrumbadas y las huellas de lo que en su momento fueron mansiones y almacenes. Y esto no es todo, dado que la ciudad tiene el honor de aglutinar todo tipo de encantos.

La antigua capital de Frigia que estuvo bajo la orden del rey Midas

Casas cueva de Yazılıkaya o ‘Ciudad Midas’. (Shutterstock)
Casas cueva de Yazılıkaya o ‘Ciudad Midas’. (Shutterstock)

Gordio, una ciudad ubicada en la intersección de las principales rutas comerciales de este a oeste, fue un enclave estratégico que los frigios supieron aprovechar. Al este se encontraban los imperios de Asiria, Babilonia y los hititas, mientras que al oeste estaban Grecia y Lidia.

Sin embargo, más allá de su ubicación, Gordio es conocida por su conexión con el legendario rey Midas, famoso por “el toque dorado”. Los arqueólogos creen que Midas, ligado estrechamente al folclore por su habilidad supuestamente mística de convertir lo que tocaba en oro, gobernó esta ciudad. El relato, difundido tradicionalmente, cuenta que tras recibir un deseo de Dioniso, Midas pidió que todo lo que tocara se convirtiera en oro, lo cual pronto fue una maldición cuando su comida y su hija se transformaron en oro, dando así una lección sobre la codicia.

“La historia no es literalmente cierta”, comenta Lynn Roller, profesora de la Universidad de California, quien ha investigado Gordio desde 1979. “Pero muchos mitos tienen un núcleo de precisión histórica, aunque se distorsionan a medida que se vuelven a contar los siglos”, añade.

Te puede interesar: Las espectaculares ruinas romanas que están frente a una de las playas más bonitas de España

Para separar los hechos de la ficción, los arqueólogos han utilizado bibliografía antigua. “Un rey frigio llamado Midas se menciona en varias fuentes antiguas, incluidos los anales del gobernante asirio Sargón II”, explica Roller. “Los asirios lo consideraban un rey poderoso y un rival importante en sus esfuerzos por expandir su territorio durante el siglo VIII a. C.”, indica.

La ‘ciudad Midas’, un lugar increíble al oeste de Gordio

Más pruebas de la existencia del mítico Rey Midas han sido halladas a unas dos horas al oeste de Gordio, en un lugar conocido como Yazılıkaya o ‘Ciudad Midas’. Este sitio, poco frecuentado por turistas, destaca por su espectacular belleza en la cima de una colina, donde las formaciones volcánicas sobresalen del paisaje.

Yazılıkaya alberga numerosas cuevas y tumbas antiguas, así como escaleras de 3.000 años que conducen a túneles tallados en roca sólida. Pero lo más impresionante es la fachada de un templo de 17 metros de altura, esculpida en una pared de roca hace unos 3.000 años. En la parte superior se encuentra una inscripción en frigio antiguo que reza: “Ates […] ha dedicado [esto] a Midas, líder del ejército y gobernante”. Este hallazgo es una prueba de que Midas fue un rey real, lo suficientemente relevante como para que un señor local, Ates, erigiera un templo en su honor.

Según expertos consultados, la importancia de Midas sugiere que su tumba podría estar en algún lugar de Gordio. La hipótesis más lógica es buscar en uno de los montículos que rodean la ciudad. Estos descubrimientos en Yazılıkaya contribuyen significativamente a la comprensión de la historia y el legado del Rey Midas, destacando la importancia arqueológica del lugar y la riqueza de las culturas antiguas de la región.

La ciudad cuenta con el segundo túmulo más grande de Turquía

El conocido como ‘Montículo de Midas’, uno de los más de 125 túmulos que circundan Gordio. (Shutterstock)
El conocido como ‘Montículo de Midas’, uno de los más de 125 túmulos que circundan Gordio. (Shutterstock)

Más de 125 túmulos, o sepulcros, circundan Gordio y datan del siglo IX al VI a.C.. Estos montículos de tierra fueron construidos para proteger las tumbas de personas importantes de los saqueadores. Uno de ellos, con una altura de 53 metros, es el segundo más grande de Turquía.

En 1957, un equipo de arqueólogos, junto con mineros del carbón turcos, excavaron un túnel en el túmulo más prominente. En su interior, encontraron una cámara funeraria construida con troncos de pino y enebro, conservada perfectamente durante casi 3.000 años, lo que constituye uno de los edificios de madera más antiguos del mundo.

El arqueólogo Brian Rose, señala: “Los primeros arqueólogos lo llamaron ‘Montículo de Midas’ porque pensaban que Midas debía estar enterrado allí. Sin embargo, no lo sabían con certeza”. Durante la excavación, los expertos tuvieron que actuar con extremo cuidado debido a la fragilidad del montículo de tierra compactada.

Hoy en día, los visitantes pueden seguir el túnel de excavación hasta la tumba. Esta estructura, aunque frágil, es un punto de interés arqueológico significativo y está protegida con vigas y una valla metálica. Los expertos en arqueología la comparan con una Pompeya turca, pero con una antigüedad de casi 800 años más.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias