Las casas abandonadas en Japón restan 23.000 millones de euros al valor de casas cercanas

Guardar

Nuevo

Tokio, 18 jun (EFECOM).- Las casas abandonadas en Japón, conocidas como 'akiya', han restado en los últimos cinco años unos 3,9 millones de yenes (23.000 millones de euros) al valor de las propiedad cercanas, según nuevos datos del Consorcio Nacional de Medidas contra las Viviendas Desocupadas.

Las pérdidas se deben a que las 'akiya' hacen caer el valor de las propiedades circundantes, difíciles de vender y cuyo precio baja.

Datos aportados por el consorcio y recogidos por el periódico económico Nikkei reflejan que el número de casas abandonadas que no están a la venta ni disponibles para alquilar aumentó entre 2018 y 2023 en 360.000 unidades (el 70 %, viviendas unifamiliares), hasta alcanzar los 3,85 millones.

Teniendo también en cuenta las 'akiya' habitables, una encuesta de 2018 del Gobierno de Japón muestra que, en ese momento, había más de ocho millones, mientras que estimaciones recientes acercan la cifra a los 10 millones, lo que significa que cerca de un 12,9 % de las viviendas en Japón se consideran ya abandonadas.

En muchos casos, el precio del suelo dentro de un radio de 50 metros alrededor de casas abandonadas tiende a bajar, según la investigación. Entre las posibles causas, el bajo número de personas que busca mudarse cerca de 'akiya', preocupadas por el crecimiento excesivo de vegetación, las plagas y otros factores de seguridad pública.

El 80 % de las casas unifamiliares abandonadas entre 2018 y 2023 redujo el valor de las propiedades circundantes en aproximadamente 3,9 billones de yenes o 23.000 millones de euros.

El Ministerio de Terreno, Infraestructura, Transporte y Turismo aportó que los precios del suelo residencial aumentaron entre 2021 y 2024, pero las casas abandonadas pudieron haber ralentizado el ritmo del incremento.

Las zonas donde más crece el número de 'akiya' están habitadas por personas mayores que viven solas y se espera que la cantidad siga aumentando por ser Japón uno de los países más envejecidos del mundo, con más del 10 % de su población superando ya los 80 años, según el Ministerio del Interior.

Aunque la población nipona decrece, el número de propietarios aumenta debido a que cada vez más personas viven solas.

El gobierno japonés tomó cartas en el asunto de las casas abandonadas haciendo obligatorio el registro de herencia y se prevén más medidas para cuando el número de propietarios empiece a disminuir, según declaraciones de Takeshi Ide, de la empresa de investigación inmobiliaria Tokyo Kantei, recogidas por Nikkei.

El estudio del Consorcio Nacional de Medidas contra las Viviendas Desocupadas está basado en estadísticas gubernamentales de 2023 e investigaciones del Centro de Innovación Inmobiliaria de la Universidad de Tokio. EFECOM

mca-emg/rrt

Guardar

Nuevo