El PSOE aguanta el tipo en unas elecciones en las que ve a Feijóo perdedor del plebiscito

Guardar

Nuevo

Sol Carreras

Madrid, 9 jun (EFE).- El PSOE defiende su papel como freno de la ultraderecha y celebra los resultados en estas elecciones europeas, en las que ha quedado finalmente solo a dos escaños de diferencia del PP.

Esos resultados, para los socialistas, convierten a Alberto Núñez Feijóo en perdedor del plebiscito que él mismo había planteado en estos comicios.

Pese a no haber ganado, en el PSOE están contentos por los resultados de estas elecciones europeas, ya que han mantenido un nivel de apoyos algo superior al 30 por ciento, solo han bajado un escaño respecto a los comicios de 2019 y han quedado en primer lugar en tres comunidades autónomas: Cataluña, Navarra y Canarias.

De hecho, tras reconocer la victoria del PP, la candidata socialista, Teresa Ribera ha asegurado que están satisfechos y Sánchez ha destacado el papel de su partido como freno a la derecha y la ultraderecha.

"El PSOE se convierte en la única opción de gobierno capaz de hacer frente a la ola ultraderechista que recorre Europa y España. Vamos a seguir trabajando para consolidar una Europa de avances y de progreso", ha escrito el presidente del Gobierno en la red social X.

Ribera ha ido más lejos al asegurar que Feijóo ha perdido el plebiscito que planteó en estos comicios, que ha calificado de "fracaso rotundo" para los populares.

La "máquina del fango" de la que acusa a la derecha no ha funcionado, asegura Ribera, y el PSOE ha obtenido prácticamente el mismo resultado que en las elecciones generales de hace un año.

En concreto, el PP ha quedado este domingo en primer lugar con 5.939.789 votos y un 34,18 por ciento de apoyos, y el PSOE a continuación con 5.244.610 votos y un 30,18 por ciento.

La diferencia es pequeña, aunque fue más ajustada aún en las elecciones generales de julio de 2023, en las que el PP ganó con 8.160.837 votos frente a los 7.821.718 del PSOE los porcentajes se diferenciaban apenas en un punto y medio: 33,06 por ciento para el PP y 31,68 por ciento para los socialistas.

Fuentes de la candidatura de Ribera sostienen que el resultado de las europeas muestra prácticamente un empate técnico y defienden que, pese a no haber ganado, sí ha habido remontada, sobre todo teniendo en cuenta que algunas encuestas llegaron a dar más de diez puntos de ventaja al PP.

Por su parte, fuentes de Ferraz subrayan que apenas hay diferencia en apoyos respecto al PP en las dos últimas elecciones celebradas en el conjunto de España, y sostienen que no hay por lo tanto ningún cambio de ciclo, como quería Feijóo.

Aunque el PSOE ha negado en varias ocasiones en esta campaña que las elecciones europeas fueran un plebiscito al Gobierno, lo cierto es que el choque directo entre Sánchez y Feijóo ha sido evidente en estos comicios; los temas de carácter nacional como la ley de amnistía o la marcha de la economía han estado muy presentes en los actos y debates.

Además, el presidente del Gobierno pasó directamente al cuerpo a cuerpo con Feijóo en el mitin de cierre de campaña, en el que dijo en varias ocasiones que quería darse el "gustazo" de ganar al líder del PP y al de Vox, Santiago Abascal.

El PSOE ha aguantado finalmente el tipo frente al PP en unas elecciones europeas que han estado marcadas por la imputación de la mujer de Sánchez, Begoña Gómez, que fue citada a declarar en plena campaña como investigada por delitos de corrupción en el ámbito privado.

Un hecho que fuentes de Ferraz aseguran que no ha afectado negativamente en la campaña y que incluso han tratado de aprovechar en positivo, al mencionarlo de forma implícita o explícita en los mítines para intentar movilizar votantes progresistas. EFE

scr/jls

Guardar

Nuevo