Ayuso critica la "doctrina intervencionista machacona" y cree que España es ahora "una máquina de expulsar capital"

Compartir
Compartir articulo
infobae

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha criticado la "doctrina intervencionista machacona que busca el desincentivo, la subvención sistemática y la pérdida de libertad para el emprendimiento", que está haciendo "daño incalculable" a la economía", y ha apuntado a que España es ahora "una máquina de expulsar capital". Durante su participación en el IV Foro Económico Wake up! Spain, organizado por el diario digital 'El Español', Ayuso ha sostenido que el Gobierno está convirtiendo al país en un lugar "menos competitivo, más dependiente y sumido en una inflación que se ceba con todos, pero especialmente con la clase media". Para la dirigente esto, "junto a una deuda pública inasumible" y con "la coyuntura política", "ha hundido la inversión en España un 50% en los últimos seis años". "Las subidas impositivas, la inseguridad jurídica, los anuncios electoralistas que solo pagan autónomos y empresas hacen que la industria, el comercio o el empleo no tengan ni de lejos la fortaleza que se podía esperar de nosotros. El sector privado está remando en ese sentido y echándose a las espaldas el sacrificio en soledad", ha denunciado. Ayuso, que ha censurado "la doctrina intervencionista machacona", ha sostenido que "todas las últimas medidas anunciados por el Gobierno" empujan a "la empresa a perder las ganas". Considera que "todo son invitaciones con su dinero y su trabajo", "castigando a la que tenga beneficios para que no pueda seguir creciendo e invirtiendo" y "persiguiendo" a la empresa que le va bien y señalándola como "sospechosa". Con las medidas "intervencionistas", la jefa del Ejecutivo madrileño considera que "cae el empleo y, por tanto, las oportunidades, el talento y la prosperidad de todos" así como "el mantenimiento de unos servicios públicos de calidad". ANUNCIOS CON "SONOTONE ELECTORAL" "El Gobierno ha subido unas 69 veces los impuestos. Desde la pandemia ha incrementado la presión fiscal 30 veces más que en la Unión Europea y ha convertido a España en el país europeo sometido a un mayor esfuerzo fiscal", ha criticado, para a renglón seguido apuntar a que el país es "una máquina de expulsar capital". En este punto, ha cargado contra las medidas que no se han estudiado sino que se ponen en marcha "con el sonotone electoral", como "la 'Golden Visa', el Impuesto de Patrimonio y las amenazas de eliminar las bonificaciones en Donaciones y Sucesiones en España entera"; "los constantes mensajes contra el trabajo", la "intromisión en las decisiones empresariales" y "en los consejos de administración de las compañías" así como contra las "leyes sectarias que hacen aún más rígida la vida empresarial y la alejan de la competitividad con la que operan las empresas en otros países". Pero, según la dirigente regional, "afortunadamente no todas las comunidades autónomas" ven "la vida de la misma forma". "Desde luego Madrid no lo hace. Somos la región al servicio de España, una región de vocación internacional pero de fuerte pasión por sus ciudades y sus pueblos. Y nos mueve la alegría, nos motiva saber que estamos viviendo el mejor Madrid de nuestra historia, hecho entre todos, donde nadie sobra y donde todo el mundo tiene algo que aportar, una región capital que funciona bajo la economía social de mercado, donde los negocios y las empresas son vitales pero nunca olvidando nuestra dimensión humana", ha sacado pecho.