La nueva señal S-63b de la DGT: cuidado con la bifurcación de tres carriles

Está diseñada para informar sobre una bifurcación en calzadas de tres carriles y fue aprobada tras la modificación del Reglamento General de Circulación en 2023

Guardar

Nuevo

S-63b de la DGT
S-63b de la DGT

Durante el 2023 se experimentaron numerosos cambios en materia de movilidad, como la incorporación de las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) en las ciudades españolas de más de 50.000 habitantes y la actualización del catálogo de señales de tráfico tras la modificación del Reglamento General de Circulación, aprobada en noviembre, ha introducido cambios significativos en la señalización vial. Estos ajustes buscan, entre otros, modernizar y unificar las señales urbanas en línea con los avances tecnológicos en movilidad.

El nuevo catálogo incluye 130 modificaciones. De ellas, 59 son señales existentes que han experimentado cambios en sus pictogramas para reflejar mejor la realidad actual de los vehículos. Otras son son señales nuevas, creadas para adaptarse a nuevas necesidades, velocidades o tipos de vehículos. Algunas señales han sido modificadas para modernizar su iconografía o mejorar su legibilidad, y en otros casos, eliminadas y sustituidas por versiones más claras. Entre las nuevas incorporaciones destaca la señal S-63b. Pero, ¿en qué consiste?

La señal está diseñada para informar que en una calzada con tres carriles de circulación en el mismo sentido, se producirá una bifurcación en el carril central, con un cambio de dirección en los cuatro carriles resultantes: dos hacia la izquierda y dos hacia la derecha. Esta señal es similar a otras que buscan proporcionar información más clara sobre las bifurcaciones en la calzada, permitiendo a los conductores posicionarse con antelación en el carril más adecuado a su destino.

S-63b Bifurcación en calzadas de tres carriles (DGT)
S-63b Bifurcación en calzadas de tres carriles (DGT)

Respecto a cuándo se sustituirán las señales de tráfico afectadas y se irán colocando las nuevas, se hará paulatinamente. “Se irán incorporando cuando se vayan haciendo nuevos tramos de vía o cuando haya necesidad de reponer las existentes”, explicó la subdirectora adjunta de Circulación de la DGT, Ana Blanco.

Esta actualización no es aislada, sino que obedece a un fenómeno global en el que la convivencia de diferentes tipos de vehículos y la concienciación ambiental son cada vez más importantes. Esta actualización de la señalización cumple varios objetivos, como parte de un esfuerzo global para adaptarse a los cambios en la movilidad y mejorar la seguridad vial. Blanco destacó que esta modificación “recoge el cambio en la movilidad de hoy” y busca adecuar las señales a las transformaciones tecnológicas y nuevas normativas.

Una de las razones para esta actualización es responder a las demandas de distintos ayuntamientos y del Parlamento, que han solicitado que la señalización incorpore novedades tecnológicas, de movilidad y de igualdad de género. Además, se pretende establecer una base uniforme para futuras regulaciones como las ZBE. El tercer objetivo de este proyecto es crear un procedimiento más ágil para actualizar los catálogos de señalización vertical y las marcas viales. Esto permitirá que la señalización se adecúe a las futuras necesidades tecnológicas, normativas y de seguridad vial de manera más eficiente.

El cambio también se ha debido a un intento de unificar las señales que las diferentes ciudades habían ido aprobando con el paso del tiempo, ya que, según Blanco, “provocaba confusión”. Además de garantizar una mejor comprensión y seguridad para todos los usuarios, la iniciativa busca mantener el sistema semiótico en el más alto nivel posible, asegurando desplazamientos más seguros y eficientes.

Guardar

Nuevo