Radiografía del cáncer de piel: los casos aumentan un 40% a medida que los tratamientos se perfeccionan

Cada año se diagnostican más de 78.000 nuevos casos de cáncer de piel no melanoma y 8.000 de melanoma, el tipo más agresivo

Guardar

Nuevo

Una mujer revisa sus lunares (Shutterstock)
Una mujer revisa sus lunares (Shutterstock)

El cáncer de piel es uno de más prevenibles y, a su vez, el que presenta una mayor incidencia entre la población: se diagnostican más de 78.000 nuevos casos cada año de carcinomas basales y de células escamosas y casi 8.000 de melanoma. Es más, en los últimos cuatro años, estas cifras están aumentando a un ritmo del 10% anual. La exposición al sol sin la protección adecuada es el principal factor de riesgo de este cáncer.

El carcinoma basocelular, el carcinoma espinocelular y el melanoma son los tres tipos principales de cáncer de piel, siendo el último de ellos el más agresivo. Esto se debe a que su pronóstico se mide en base a milímetros de grosor de la lesión, a diferencia de otros tumores cuya medición se hace en centímetros. Además, son muy resistentes al tratamiento.

Sin embargo, a medida que la incidencia de esta enfermedad aumenta año a año, las técnicas para tratarla se perfeccionan hasta el punto de lograr casi la totalidad de curación en los pacientes cuya detección del cáncer ha sido en épocas tempranas. El Instituto de Dermatología Integral (IDEI) explica que la cirugía micrográfica de Mohs es la operación de mayor precisión de la que disponemos actualmente para extirpar este tumor, reduciendo al máximo la posibilidad de recidivas.

“Al mismo tiempo, es la técnica que preserva la mayor cantidad de piel sana posible, permitiendo alcanzar resultados más estéticos. Con esta técnica se extirpa y analiza el tumor ‘capa a capa’ en el mismo acto quirúrgico, de forma que el dermatólogo sabe en qué momento se han eliminado todas las capas en las que existe presencia de células malignas”, explica el doctor Miguel Sánchez Viera, director del IDEI y uno de los pioneros en la práctica de la cirugía de Mohs en España.

Esta operación puede combinarse con una terapia farmacológica, como explica el doctor Sánchez Viera: “La aparición de nuevos fármacos dirigidos a dianas biológicas del cáncer de piel abre nuevas vías de adyuvancia para mejorar los resultados de la cirugía micrográfica de Mohs en aquellos casos complejos por su localización o agresividad”. En gran parte de los casos, se trata de una intervención realizada de manera ambulatoria.

Dermatitis por calor: síntomas y qué hacer para tratarla.

Cómo prevenir el cáncer de piel

A su vez, el IDEI ofrece una serie de recomendaciones a seguir con las que podemos prevenir la aparición del cáncer de piel:

  • Evitar las quemaduras en los primeros años de vida y la adolescencia.
  • Evitar las quemaduras reiteradas en las mismas zonas. Las más habituales son hombros, cara, cabeza, escote, orejas y nuca.
  • Aplicar el fotoprotector solar adecuadamente. Aplicar 30 minutos antes de la exposición solar; reaplicar cada 2 horas o cada vez que se sude o después de un baño; aplicarlo durante todos los años; y ser generosos con la cantidad de fotoprotector empleada.
  • Evitar las exposiciones prolongadas en las horas centrales del día. Entre las 11 y las 18 horas.
  • No utilizar las cabinas de bronceado. Varios estudios confirman que multiplican la posibilidad de sufrir un cáncer de piel, hasta un 75% si utiliza en edades tempranas, según un estudio de 2017 publicado en la Revista Costarricense de Salud Pública.
  • Autoexploraciones cada 2 meses. La regla del A (asimetría), B (bordes irregulares), C (color irregular), D (tamaño superior a 6 milímetros), E (evolución y cambios rápidos) es sencilla de aplicar y permite identificar el desarrollo de un cáncer de piel.
  • Revisiones dermatológicas anuales. La realización de técnicas como la dermatoscopia y el mapeo corporal en las personas con antecedentes o de mayor riesgo permite la detección de muchas lesiones tempranas.
Guardar

Nuevo