El precio del aceite de oliva se dispara un 63% en un año, pero presenta su primera bajada mensual desde enero de 2023

El precio del ‘oro verde’ se redujo en mayo un 2,1% con respecto a abril, lo que supone el primer descenso en tasa mensual desde enero de 2023

Guardar

Nuevo

Una mujer sostiene una botella de aceite en un supermercado (Shutterstock)
Una mujer sostiene una botella de aceite en un supermercado (Shutterstock)

El precio del aceite de oliva se redujo en mayo un 2,1% con respecto a abril, lo que supone el primer descenso en tasa mensual desde enero de 2023, según los datos que difunde este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE). Tras conocerse el dato definitivo del IPC de mayo, situado en el 3,6% (dato más elevado desde abril de 2023), el Ministerio de Economía valoró positivamente la moderación del precio del llamado ‘oro verde’.

“En mayo se vuelve a reducir la inflación de los alimentos, que baja tres décimas, hasta el 4,4% interanual, una de las tasas más baja desde hace más de dos años (noviembre de 2021), con una reducción de más de 12 puntos en el último año. Destaca en esta reducción la bajada de los precios del aceite”, señalaron desde el ministerio que lidera Carlos Cuerpo.

Comparando el precio actual con el del mayo de 2023, el precio del aceite de oliva evidencia un incremento del 62,8%. Desde enero de 2021 se ha encarecido un 198,5%, pero la bajada mensual de este producto apunta a una moderación paulatina de su precio. El dato se conoce tras haber anunciado el gigante del sector Deoleo un pronóstico de bajada de precio para la próxima campaña, gracias a las positivas lluvias de este invierno y primavera. Su cálculo estimaba en 4 euros el litro de aceite de cara a los próximos meses.

Tras el aceite de oliva, lo que más ha subido en la cesta de la compra son los zumos de frutas, con un incremento de un 15,9 %, la fruta fresca (12,1 %), el chocolate (9,2 %), la carne de ovino (8,9 %), las legumbres y hortalizas congeladas (7,5 %) y los productos de confitería (7,4 %).

IPC de mayo

El índice de precios de consumo (IPC) aumentó en mayo a un 3,6 % interanual, la cifra más alta desde abril de 2023 y tres décimas superior al mes anterior, debido al incremento en el precio de la electricidad y una menor disminución en los precios de los carburantes. En contraste, la inflación en el sector de alimentos se moderó, bajando tres décimas hasta el 4,4 %. El Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmó este jueves el dato de inflación adelantado hace dos semanas, atribuyendo el repunte al encarecimiento de la electricidad y a una menor reducción en los precios de los carburantes, en comparación con mayo del año pasado.

La tasa de inflación subyacente, que excluye energía y alimentos no elaborados, también fue confirmada y se situó en el 3% interanual, una décima más que en abril, rompiendo la tendencia a la baja mantenida desde agosto de 2023. El grupo de la vivienda, que incluye la electricidad, fue determinante en el alza del IPC, con una subida de 1,2 puntos hasta el 5,2%. El sector del transporte también contribuyó, con un incremento de nueve décimas hasta el 3,8%.

Por otro lado, el grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas tuvo una influencia negativa en el IPC, ya que su tasa descendió tres décimas respecto a abril, situándose en el 4,4 %.

Guardar

Nuevo