Tener más cerca un bar que un banco: 1,6 millones de personas no disponen de oficina bancaria local en España

La desaparición de 28.000 oficinas desde 2008 ha disparado los municipios sin sucursales fijas, que en 2023 ya son el 55,4% del total. Los servicios alternativos son poco utilizados, por lo que una proposición de ley busca ahora poner remedio obligando a instalar cajeros

Guardar

Nuevo

Ilustración de municipios sin banco
Ilustración de municipios sin banco

Alberto (nombre ficticio) vive en el municipio de Fuentes (Cuenca), tiene 60 años y se ve obligado a trasladarse periódicamente 18 kilómetros para sacar dinero porque su pueblo no dispone de oficinas ni cajeros. Al no tener coche propio, usa el transporte público hasta Cuenca, con una frecuencia de cinco autobuses al día entre semana en un trayecto que dura media hora. Alberto necesita el dinero físico porque gran parte de los comercios de su zona no disponen de datáfono (aunque sí tienen conexión reciente a internet) y porque no termina de confiar en el “dinero de plástico”, como se refiere a la tarjeta de crédito. “A mí me gusta tener siempre en el bolsillo”, afirma.

El caso de Alberto es similar al de las 1.621.415 personas que viven en España y no tienen bancos en sus municipios a fecha de 31 diciembre de 2023, según el Banco de España. En los últimos años, se han puesto en marcha canales alternativos a las oficinas estables (agentes financieros, ofibuses, cashback y Correos Cash) y han reabierto sucursales en algunos municipios de más de 500 habitantes, pero el saldo de oficinas estables es cada vez más negativo y los servicios alternativos son poco conocidos y poco usados.

La España Vaciada de entidades financieras se concentra en Castilla y León y Cataluña, que tienen al 46,6% de la población sin acceso a una sucursal fija en su localidad, aunque también se extiende por provincias como Guadalajara, Cuenca, Teruel y Cáceres. En total son 4.508 municipios (el 55,4% del total) sin cobertura bancaria estable, en los que viven una media de 360 personas. Las comunidades autónomas menos afectadas por este fenómeno son las Islas Baleares y Canarias, con solo seis municipios sin oficina bancaria en los que, sin embargo, residen 5.599 personas.

En contraste, muchos de estos municipios sí tienen otros establecimientos, especialmente bares, pequeñas tiendas y casas rurales. Según los datos de las cámaras de comercio que ofrece el Consejo General de Economistas, solo hay 873 municipios en 2024 que no están cubiertos en su localidad por un restaurante, cafetería o bar. Por ejemplo, el pueblo de Alberto (Fuentes) tiene tres bares para 463 habitantes, pero ninguna oficina bancaria.

Aunque la falta de sucursales se da más en pueblos pequeños, Berrioplano (Navarra) tiene 7.541 habitantes y 17 bares, pero no dispone de banco. Se encuentra a 7 km de Pamplona y tiene algunas conexiones de transporte público. Un caso muy similar es el de Palazuelos de Eresma, con 5.830 habitantes y a 5 km de la capital de la provincia (Segovia): en 2015 tenía dos sucursales de Bankia que cerraron hace años.

Por otra parte, cabe destacar que las sucursales de los municipios pequeños no suelen tener una amplia disponibilidad. Es el caso de Víllora (Cuenca), donde el establecimiento abre solo un día a la semana por la mañana, según detalla una vecina, para dar servicio a los 135 habitantes del pueblo y sus alrededores.

Desaparecen 28.000 oficinas desde 2008

El número de oficinas financieras en España cae de manera acelerada desde 2015, aunque el descenso progresivo se inició en 2008 con la crisis financiera. En ese año se alcanzaron las 46.118, mientras que hace ocho años solo quedaban 32.010 y 2023 cerró con 17.985. Es decir, actualmente solo quedan algo más de un tercio de las oficinas bancarias que llegaron a estar abiertas en España. El saldo desde la crisis financiera, contando las nuevas aperturas y los cierres, es de 28.133 oficinas menos.

Las sucursales han cerrado en todas las zonas, también en Madrid, que en 2023 tenía 1.172, menos de la mitad que en 2015 (2.408). Sin embargo, los cierres en los entornos rurales han supuesto que aumente la población sin cobertura financiera estable. En 2015 había 3.911 municipios sin banco, y en 2023 eran 597 más, por lo que la población sin establecimiento era menor hace ocho años que actualmente, 1.114.778 habitantes.

Las medidas del Gobierno y de otras administraciones públicas en colaboración con los bancos para prestar servicios financieros intermitentes en los municipios sin acceso fijo no están cuantificadas ni ubicadas exactamente, por lo que es difícil concluir qué municipios tienen esta situación. Por ejemplo, en algunos pueblos de la Serranía de Cuenca acuden agentes financieros una o dos veces al mes. Según relata un vecino, la periodicidad ha disminuido en los últimos años y ahora el servicio se presta en los ayuntamientos porque los bancos ya no tienen locales específicos.

El informe de seguimiento más reciente del Banco de España (de diciembre de 2023) detecta un aumento de los canales alternativos de accesibilidad presencial a servicios bancarios, pero los habitantes aún acuden “mayoritariamente” a las sucursales más cercanas. “La utilización por parte de la clientela de los canales alternativos a las oficinas bancarias es aún minoritaria, tanto en el caso de las personas mayores como en el de la población residente en municipios sin oficina estable”, señala el supervisor bancario en el documento. Ante esta falta de solución, una proposición de ley plantea obligar a que exista al menos un cajero por municipio, pero su tramitación no avanza.

Ofibuses en Cataluña y en Castilla y León a iniciativa de diputaciones provinciales. (EFE/Enric Fontcuberta y EFE/Nacho Gallego).
Ofibuses en Cataluña y en Castilla y León a iniciativa de diputaciones provinciales. (EFE/Enric Fontcuberta y EFE/Nacho Gallego).

Sin avance en la ley para que haya un cajero por municipio

Desde febrero, se tramita en el Congreso una proposición de ley procedente del Parlament de Catalunya para que las localidades que no disponen ni de oficinas ni de cajeros en su término municipal tengan al menos uno. También plantea esta medida para barrios “en riesgo de exclusión financiera”, divisiones de las ciudades con un mínimo de 5.000 habitantes sin ningún servicio bancario en su zona. La iniciativa consiguió un apoyo casi unánime para su tramitación (312 votos a favor y solo 33 de Vox en contra), pero su plazo de enmiendas se ha ampliado 15 veces, venciendo el último el miércoles 12 de junio.

Aunque casi todos los grupos votaron a favor, hay matices considerables. El partido mayoritario del Gobierno consideró en el debate de la proposición que “la propuesta tiene un amplio margen de mejora”, según señaló la diputada Alicia Álvarez. La postura del PSOE es que la proposición ya ha sido “en parte superada” por las medidas acordadas por Nadia Calviño con los bancos en la anterior legislatura.

Álvarez reconoció que “aún queda por hacer”, pero insistió en que “no siempre la misma solución es óptima para todos los lugares”, de lo que se deriva que el partido no está a favor de cajeros fijos en todos los municipios, sino de “buscar y conjugar varias alternativas”. Infobae España ha preguntado al Ministerio de Economía por su posición al respecto de la ley, pero no ha recibido respuesta al cierre de este artículo.

Guardar

Nuevo