Por qué resguardarte debajo de un árbol es lo peor que debes hacer cuando hay tormenta

Aunque las probabilidades son de menos de una entre un millón cada año, algunos factores pueden elevar el riesgo

Guardar

Nuevo

  Imagen de archivo de una tormenta eléctrica. (Infobae)
Imagen de archivo de una tormenta eléctrica. (Infobae)

Nueve comunidades autónomas están en aviso amarillo este lunes por riesgo de lluvias y tormentas, que serán localmente fuertes en el entorno del sistema Central, meseta Sur e interiores del este y sudeste peninsulares y del norte de Cataluña, según la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Andalucía, Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Extremadura, Región de Murcia y la Comunidad Valenciana tienen riesgo de tormentas y lluvias, mientras que la Comunidad de Madrid solo tiene aviso por lluvia. Además, en Andalucía, concretamente en Granada y Málaga, se ha activado el aviso por fenómenos costeros.

En las tormentas existe un riesgo, casi remoto, de que un rayo impacte sobre una persona. Aunque las probabilidades son de menos de un en un millón cada año, algunos factores lo pueden poner en mayor riesgo a ciertas personas. Es más probable que les caiga un rayo a las personas que trabajan afuera o que practican actividades recreativas al aire libre. Las diferencias regionales y de temporada también podrían afectar su riesgo de que lo lesione un rayo, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, donde el registro de tormentas eléctricas es mucho mayor.

Cómo actuar ante una tormenta

El CDC da una serie de recomendaciones en su página web para protegerse en caso de que hay una tormenta:

  • Si el pronóstico del tiempo anticipa una tormenta eléctrica, posponga su salida o actividad.
  • Recuerde: Si oye el rugido de un trueno, váyase adentro. Busque un refugio cerrado y seguro. Ejemplos de refugios seguros son las casas, las oficinas, los centros comerciales y los vehículos de techo duro (no de lona) con las ventanas subidas.
  • Si se encuentra afuera en un lugar abierto, actúe rápidamente para encontrar un refugio adecuado. Lo más importante que debe hacer es alejarse del peligro. Ponerse de cuclillas o cerca del suelo puede reducir las probabilidades de que lo alcance un rayo, pero no lo aleja del peligro.
  • Váyase inmediatamente de áreas elevadas como lomas, colinas, crestas montañosas o picos.
  • Nunca se acueste en el suelo. Póngase en cuclillas, en forma de bola con la cabeza baja y cubriéndose las orejas con las manos, de modo de estar cerca del suelo y hacer mínimo contacto con este.
  • Nunca use un precipicio ni un saliente rocoso como refugio.
  • Sálgase y aléjese de inmediato de estanques, lagos u otros cuerpos de agua. Si está en mar abierto o en la mitad de un lago y lo alcanza una tormenta, vuelva a la costa inmediatamente.
  • Manténgase alejado de objetos que conduzcan electricidad, como cercas de alambre de púa, tendidos eléctricos o molinos de viento.
  • Si usted está con un grupo de personas durante una tormenta eléctrica, sepárese de los demás. Esto reducirá la cantidad de lesiones en caso de que caiga un rayo al suelo.
  • Evite vehículos abiertos, como convertibles, motocicletas y carros de golf.
  • Evite estructuras abiertas, como porches, glorietas, casetas de béisbol y campos deportivos. Estas estructuras no lo protegerán de los rayos.
  • Manténgase alejado de estructuras altas, como postes de teléfono y árboles; los rayos tienden a golpear el objeto más alto que hay alrededor.
  • Nunca se refugie bajo un árbol aislado.

Por qué no refugiarse bajo un árbol en caso de tormenta

John Jensenius, miembro del Consejo Nacional de Seguridad contra Rayos de EEUU, explicaba en una entrevista con la cadena FOX que “a medida que el canal inicial de rayos se mueve rápidamente desde la nube hacia el suelo, simplemente está buscando la conexión más cercana” . “Esa conexión más cercana suele ser uno de los objetos más altos en el área inmediata, que a menudo es un árbol”, añadía.

“Cuando un rayo cae sobre un árbol, la carga no penetra profundamente en el suelo, sino que se extiende a lo largo de la superficie del suelo en algo llamado corriente de tierra. Eso hace que toda el área alrededor de un árbol sea peligrosa, y cualquiera que esté debajo o cerca de un árbol es vulnerable a esta corriente de tierra potencialmente mortal. Además, para aquellos que se encuentran a varios pies de un árbol, la carga del rayo, o una parte de la carga, puede saltar del árbol directamente a la persona”, ha detallado.

Guardar

Nuevo