La exnovio de la princesa Beatriz de York, Paolo Liuzzo, muere de una sobredosis en Miami

La hija del príncipe Andrés y Sarah Ferguson tuvo una relación con Paolo Liuzzo durante un año, cuando él tenía 24 años y ella 17

Compartir
Compartir articulo
Beatriz de York en una imagen de archivo (Yui Mok -WPA Pool / Getty Images)
Beatriz de York en una imagen de archivo (Yui Mok -WPA Pool / Getty Images)

Su relación tuvo lugar hace dos décadas, pero para la princesa Beatriz de York seguía siendo una persona importante en su vida, por lo que su pérdida le ha ocasionado una gran tristeza. Paolo Liuzzo, quien fuera novio de la hija del príncipe Andrés y Sarah Ferguson, murió debido a una supuesta sobredosis de drogas, según ha publicado este miércoles, 24 de abril, el periódico británico The Sun.

De acuerdo con la información que ha desvelado el citado medio, el joven falleció en una habitación del hotel CitizenM Miami World Center el pasado 7 de febrero. Sin embargo, ha sido ahora cuando la amarga noticia ha visto la luz. Según los informes policiales a los que ya tenido acceso el periódico, su cuerpo fue trasladado hasta su ciudad natal, Long Island (Nueva York).

Te puede interesar: Carlos III abre al público el balcón más famoso de Buckingham: el precio para sentirse como un ‘royal’ británico

Precisamente, fue en esta ciudad de Nueva York donde sus familiares y allegados dieron el último adiós Liuzzo, pues el funeral se celebró una semana después de su muerte, el 16 de febrero.

La princesa Beatriz se ha presentado con un discreto tocado ladeado con detalle de flores, a juego con un vestido de corte midi con falda vaporosa y detalles bordados, de Claire Mischevani. La princesa Eugenia de York elige un vestido tipo cóctel con estampado de flores y un tocado en forma de plato en negro, rosa y blanco.  (Getty Images)
La princesa Beatriz se ha presentado con un discreto tocado ladeado con detalle de flores, a juego con un vestido de corte midi con falda vaporosa y detalles bordados, de Claire Mischevani. La princesa Eugenia de York elige un vestido tipo cóctel con estampado de flores y un tocado en forma de plato en negro, rosa y blanco. (Getty Images)

El agente Michael Vega, del Departamento de Policía de Miami, ha explicado al periódico británico que se está llevando a cabo una investigación policial que determinado que la causa del fallecimiento de Paolo Liuzzu “fue una sobredosis”. Una diligencia que aún “sigue abierta y en curso”.

Un presunto amigo cercano del fallecido ha detallado al medio que, desde hace un tiempo, Liuzzo estaba pasando una mala racha por la que “no le estaba yendo muy bien”. Una situación a la que se sumaba sus gustos por las fiestas y las apuestas. “Era un estilo de vida en el que todo va muy rápido y sus amigos temíamos que en un momento dado le sobrepasaría”, ha dicho, añadiendo que “siempre estaba pidiendo dinero prestado para pagar deudas antiguas”. “Se convirtió en un círculo vicioso”, ha zanjado la fuente.

Profundamente triste

Tras conocer el trágico desenlace de Liuzzo, y siendo conscientes de su conexión con la sobrina de Carlos III, diferentes medios de comunicación se pusieron en contacto con los representantes de la princesa Beatriz de York. Todos ellos concluyen que la nieta de Isabel II estaba “desconsolada” por la muerte de su expareja.

Paolo Liuzzo y Beatriz de York comenzaron a salir en 2005, cuando él tenía 24 años y ella 17. El inicio de su historia de amor fue un gran escándalo, pues por aquel entonces, Liuzzo había sido acusado del homicidio involuntario de Jonathan R. Duchatellier, su compañero de estudios en el College of the Holy Cross, después de una pelea que ambos tuvieron en estado de ebriedad.

Te puede interesar: La confesión de Eugenia de York, sobrina de Carlos III, sobre sus problemas alimentarios: “Estás un poco rellenita y todo el mundo se mete contigo”

“Cada cual tenemos nuestro propio camino y hemos de aprender de él, pero Beatriz es una chica sensata, que pronto cumplirá 18 años y que tiene muchos amigos, incluido Paolo”, dijo la madre de la royal británica, quien apoyaba la relación de su hija pese al escándalo en ella se veía envuelta. Finalmente, la condena de Paolo Liuzzo fue reducida a los cargos de agresión y paliza y por el que tendría que cumplir 100 horas de servicio comunitario.

Después de que su romance se hiciese público, Paolo tuvo que regresar a Estados Unidos por violar su libertad condicional de tres años, que fue ampliada por ello seis meses. Este hecho fue una de las causas principales para que su historia de amor con Beatriz llegase a su fin en 2006.

Poco después del fin de su romance, Liuzzo llegó a afirmar a su círculo que nunca “estuvo enamorado” de la princesa, aunque lo cierto es que nunca se casó. Su día a día transcurría siendo consultor de la industria del arte. Su nombre volvió a copar los titulares en 2009, cuando tuvo un accidente con un coche de lujo que había alquilado en Gold Coast (Australia). Poco después, se volvió a situar en el centro de los focos tras ser acusado de estafa y posesión de cocaína después de intentar irse sin pagar las facturas pendientes de comidas y alojamiento en un casino.