Qué son los himenópteros, los insectos por los que alertan los bomberos en la Comunidad Valenciana

Estos insectos, que cobran mayor actividad con el ascenso de las temperaturas en primavera, pueden habitar espacios cercanos o incluso dentro de viviendas

Compartir
Compartir articulo
Imagen de archivo ilustrativa de abejas cerca de su colmena en Chaudron-en Mauges, Francia. 7 de junio, 2020. REUTERS/Stephane Mahe/Archivo
Imagen de archivo ilustrativa de abejas cerca de su colmena en Chaudron-en Mauges, Francia. 7 de junio, 2020. REUTERS/Stephane Mahe/Archivo

“Con la primavera los servicios de himenópteros aumentan. Las abejas son una especie protegida y debemos cuidarlas, mientras que hay algunas especies de avispas que requieren nuestra intervención. Si te ves afectado por algún enjambre, llama al Ayuntamiento”. Así han alertado los Bomberos del Consistorio de Valencia a los vecinos de la zona con el objetivo de sensibilizar a la ciudadanía sobre los riesgos asociados a los himenópteros.

Los himenópteros un grupo de insectos que incluye especies como hormigas, abejas y avispas. Estos insectos, que cobran mayor actividad con el ascenso de las temperaturas en primavera, pueden habitar espacios cercanos o incluso dentro de viviendas, creando nidos que pueden derivar en problemas de convivencia y plagas. Algunos lugares habituales de aposento incluyen grietas en muros, árboles, farolas y fachadas de edificaciones. En caso de localizar algún nido, el Ayuntamiento pide que se pongan en contacto con ellos para estudiar el caso y aplicar la mejor solución.

Te puede interesar: Reino Unido respalda una medida antitabaco que prohíbe la venta a cualquier nacido después de 2009

Cómo se han desarrollado los himenópteros

Los himenópteros, presentes en casi todos los ecosistemas del mundo, tienen su origen en el Triásico, hace más de 250 millones de años. La reproducción de estos insectos mayoritariamente ovíparos culmina con la eclosión de una larva que se alimenta del sustrato próximo. A pesar de que la estructura general —compuesta por cabeza, tórax y abdomen— se mantiene, la diversidad morfológica es considerable entre las distintas especies. Algunas poseen dos pares de alas membranosas y un aguijón para defensa, cuya picadura varía en toxicidad.

El comportamiento de estas especies también difiere ampliamente; mientras que algunas forman complejas sociedades jerarquizadas, otras son eminentemente solitarias. Se sienten atraídos por olores intensos, colores vivos y fuentes de alimento, lo cual los lleva frecuentemente a interactuar con humanos.

Aunque la mayoría de los himenópteros son inofensivos, existen variedades que pueden ser más molestas o incluso peligrosas, especialmente en situaciones de infestación. Ante esto, se aconseja contactar servicios de emergencia para la intervención profesional.

Abejas y avispas, los himenópteros protegidos

Entre los himenópteros, las abejas y las avispas merecen especial atención. Las abejas, esenciales para la polinización de numerosas plantas y, por ende, para la supervivencia de muchas especies vegetales consumidas por humanos, son protegidas globalmente. Sin embargo, están enfrentando riesgos de extinción que podrían tener consecuencias devastadoras en la biodiversidad y el equilibrio ecológico. La picadura de una abeja, que generalmente le cuesta la vida al insecto, subraya la delicadeza y la importancia de su preservación.

Te puede interesar: Reino Unido respalda una medida antitabaco que prohíbe la venta a cualquier nacido después de 2009

Las avispas, por otro lado, cumplen roles similares en la cadena alimenticia, pero no producen sustancias de aprovechamiento humano directo. A pesar de su reputación de mayor agresividad, que les ha permitido sobrevivir a lo largo de los milenios, su preservación es igualmente crucial para el mantenimiento del equilibrio ecológico. Sin embargo, ciertas especies pueden llegar a ser peligrosas para los humanos, requiriendo en casos específicos una intervención controlada para manejar su presencia en áreas comunes.

Foto de archivo de una abeja posada en una flor de un almendro. (REUTERS/ Amir Cohen)
Foto de archivo de una abeja posada en una flor de un almendro. (REUTERS/ Amir Cohen)

Consejos para evitar las picaduras

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología señala que las picaduras de himenópteros son más frecuentes en los meses de primavera y verano. Estos insectos son atraídos por los colores vibrantes y los olores potentes. Para minimizar el riesgo de picaduras al aire libre, es recomendable usar calzado cerrado y vestimenta que se ajuste al cuerpo, preferentemente en colores suaves como el blanco, beige, marrón o verde. Además, se aconseja no utilizar productos con fragancias intensas, tales como colonias, lociones o jabones. Asimismo, es prudente evitar la ingesta y preparación de alimentos en espacios abiertos y mantener distancia de lugares donde haya basura o restos de comida. Al viajar en coche, es importante mantener las ventanillas cerradas y verificar que no haya insectos en el interior antes de ingresar. Finalmente, frente a la presencia de himenópteros, se debe evitar realizar movimientos bruscos y no intentar eliminarlos por medios propios.