Este es el nivel de estudios de Esperanza Aguirre

Salpicada por la corrupción sobre el PP de Madrid, se vio obligada a abandonar la Administración por la puerta de atrás. A día de hoy, su figura aún resuena como una persona que no deja indiferente a nadie

Compartir
Compartir articulo
La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en el Auditorio Abante, a 15 de junio de 2023, en Madrid. (Alejandro Martínez Vélez/Europa Press)
La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en el Auditorio Abante, a 15 de junio de 2023, en Madrid. (Alejandro Martínez Vélez/Europa Press)

Esperanza Aguirre es uno de los personajes que han marcado la historia del Partido Popular. La que fue concejala de Medioambiente en el Ayuntamiento de Madrid, ministra de Cultura durante el Gobierno de Aznar, presidenta del Senado, y presidenta de la Comunidad de Madrid durante tres legislaturas aún resuena como una persona que no deja indiferente a nadie. Salpicada por la corrupción en el PP de Madrid, se vio obligada a abandonar la Administración por la puerta de atrás.

Te puede interesar: Esperanza Aguirre reprocha en directo a su marido el comentario que hizo a la salida de la boda de Almeida: “No me hace ninguna gracia”

La expresidenta cursó sus estudios en el Instituto Británico y en el colegio de la Asunción, ubicados en Madrid. Respecto a sus estudios superiores, se licenció en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid en 1974, mismo año en el que se casó con su actual marido, el economista y conde de Murillo con Grandeza de España, Fernando Ramírez de Haro y Valdés. Actualmente, es técnica de Información y Turismo del Estado.

Trayectoria política

De familia de bien, Aguirre dio sus primeros pasos en la política de la mano de la Unión Liberal, uno de los partidos que integraban la extinta Coalición Popular. Por esta formación fue elegida concejala en el Ayuntamiento de Madrid en 1983, cargo que mantuvo hasta 1986.

Un año más tarde entró en Alianza Popular (antiguo nombre del actual Partido Popular). La formación le reeligió para ser concejala en la administración de la capital como responsable del Área de Medio Ambiente. Durante este periodo fue Presidenta de la Comisión Informativa de Medio Ambiente y portavoz del Partido Popular en el Distrito de Villaverde, en el Instituto Municipal de Deportes y en la Empresa Municipal de Transportes.

Cuatro años más tarde, Aguirre dio el salto al Ejecutivo Central como titular de Cultura en 1996 en el Gobierno de José María Aznar. Al cabo de tres años en el ministerio cesó de su cargo y pasó a encabezar la lista del PP en el Senado. En aquellos comicios fue elegida como presidenta de la Cámara Alta y se convirtió en la primera mujer en lograrlo.

Te puede interesar: Por qué la Comunidad de Madrid nunca tuvo vivienda oficial para Gallardón, Aguirre, Cifuentes o Ayuso? Ocho presidentes autonómicos sí la tienen

Una de las etapas más destacables de la popular fue su presidencia en la Comunidad de Madrid, donde arrasó en los comicios de 2003, 2007, 2011.

Salpicada por la corrupción

Aguirre renunció a sus cargos en dos ocasiones distintas debido a escándalos relacionados con la corrupción dentro del PP. La primera dimisión ocurrió el 14 de febrero de 2016, tres días después de que la Guardia Civil registrase la sede regional por una presunta financiación ilegal del PP.

La segunda renuncia se dio el 24 de abril de 2017, esta vez como edil y Portavoz del PP en Madrid, después de que Ignacio González González, su número dos, fuera encarcelado por su participación en la ‘Operación Lezo’, un caso de malversación de fondos públicos.

En el caso de 2016, Aguirre dejó su puesto como presidenta regional justificando su decisión en la responsabilidad política por haber nombrado a Francisco Granados, entre otros imputados en la caja b del PP Madrid. Este escándalo de corrupción recibió el nombre de la Trama Púnica.

Posteriormente, en 2017, la detención de González por su conexión con el desvío de recursos del Canal de Isabel II impulsó su salida del consistorio madrileño, subrayando una vez más la corrupción como motivo principal para abandonar su responsabilidad política.