Luis Argüello García, el arzobispo de Valladolid, nombrado nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Española

Sustituye en el cargo al arzobispo de Barcelona, el cardenal Juan José Omella, que ocupaba el puesto desde el año 2020

Compartir
Compartir articulo
Luis Argüello en una imagen de archivo. (Europa Press)
Luis Argüello en una imagen de archivo. (Europa Press)

El arzobispo de Valladolid, Luis Argüello García, ha sido elegido nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE). Argüello, antiabortista, tránsfobo y conocido por minimizar los casos de pederastia de los religiosos, será el máximo mandatario de la Iglesia española durante el periodo entre 2024 y 2028 tras conseguir 48 votos de los 78 electores en la primera votación.

Su nombramiento llega en uno de los momentos más delicados de la organización. La Iglesia debe afrontar la crisis tras los miles casos de abusos destapados en los últimos años y sus máximos representantes han optado por elegir a un presidente que ha optado en declaraciones públicas por minimizar los casos, receloso de la autocrítica y que se ha decantado por reducir un escándalo que ha salpicado a toda la institución y que afecta al 0.6% de la población total de España. “No realizaremos un informe. No hay datos. Qué hacemos, ¿coger un túnel del tiempo?”, declaraba a modo de reto cuando salían a la luz los primeros casos de abusos sexuales por parte de eclesiásticos.

Te puede interesar: Supervivientes de abusos sexuales en la infancia denuncian el “ninguneo” de los obispos al excluir 300 casos ya reconocidos

Entre todas las disputas mediáticas, el nombre de Luis Argüello ha saltado a los medios en especialmente por su forma de enfocar los abusos sexuales y la responsabilidad que recae sobre la Iglesia. “Solo son pequeños casos”. Así calificaba los más de mil abusos registrados en España hasta noviembre de 2021, para añadir: “¿Por qué se pone el foco solo en la Iglesia católica? Hay casos en federaciones deportivas, ¿se ha pedido una investigación general al COE o a la FIFA?”, preguntaba. Pero su actitud ante los abusos perpetrados en el seno de la institución que ahora dirige no han sido su única fuente de polémicas. El religioso se ha declarado abiertamente antiabortista y ha atacado los derechos que las personas del colectivo LGTBI en muchas ocasiones a través de las redes sociales.

El arzobispo, que se presentaba como el candidato que más tras recibir 32 papeletas a su favor en la votación de sondeo del lunes, rechaza el aborto y defiende a los hostigadores que atacan a las mujeres que acuden a los centros sanitarios a ejercer este derecho: “A quien defiende la vida rezando ante una clínica donde se da muerte a una persona en gestación se le descalifica llamándole ultracatólico o de extrema derecha. Ya solo caben argumentos ad hominem a quien sabe va contra la ciencia, la ética, la ecología integral y la voz de Dios”.

Te puede interesar: Cuando el agresor sexual y su entorno hostigan a la víctima tras la denuncia: “No solo te enfrentas a un pederasta, sino a la poderosa institución de la Iglesia”

Duras palabras contra el colectivo LGTBI

En su larga trayectoria dentro de la Iglesia católica española, ha tenido que corregir sus palabras ante los medios por atacar al colectivo LGTBI, y en concreto, al colectivo trasn, contra el que arremete constantemente en sus redes sociales. “Espero que Europa sea también espacio de libertad para poder defender el valor esponsal del cuerpo, el significado de la diferencia sexual y promover así el matrimonio entre hombre y mujer abierto a la vida”, comentaba en X (antes Twitter).

En una ocasión, tuvo que desdecirse después de las críticas por asegurar que los hombres homosexuales no eran “varones”: “Pido disculpas si la respuesta ha podido molestar a alguna persona: yo, por supuesto, no puedo ni quiero decir que los varones homosexuales no sean perfectamente varones, lo que quiero decir con esta frase poco afortunada era algo más amplio”, zanjaba.