IAG envía a Bruselas su plan de cesión de rutas a la competencia para obtener el visto bueno a su fusión con Air Europa

IAG ha destacado que al presentar estos ‘remedies’ se han anticipado a los plazos, ya que no tenían exigencia de presentarlos hasta dentro de dos meses, y que su propuesta es “muy ambiciosa”

Compartir
Compartir articulo
FOTO DE ARCHIVO: Aviones de Iberia y Air Europa en el aeropuerto Adolfo Suárez Barajas durante la pandemia del COVID-19 en Madrid, España, 15 de diciembre de 2020. REUTERS/Susana Vera
FOTO DE ARCHIVO: Aviones de Iberia y Air Europa en el aeropuerto Adolfo Suárez Barajas durante la pandemia del COVID-19 en Madrid, España, 15 de diciembre de 2020. REUTERS/Susana Vera

IAG, conglomerado que engloba a aerolíneas como Iberia, encara un escrutinio meticuloso por parte de la Comisión Europea. En juego está la ambiciosa fusión con Air Europa que se encuentra bajo la lupa desde enero de este año, a raíz de preocupaciones acerca de cómo esta operación podría alterar negativamente la competencia en el mercado aéreo, especialmente en rutas dentro y fuera de España. Con la intención de allanar el camino, IAG ha propuesto una serie de soluciones destinadas a disipar las reservas expresadas por Bruselas.

Una investigación en profundidad fue puesta en marcha el 24 de enero, luego de que el plan de adquisición fuera notificado a la Comisión el 11 de diciembre del 2023. Los plazos para este escrutinio se extienden hasta el 7 de junio, aunque la Comisión se reserva el derecho a ampliar estos tiempos si fuera necesario. De forma concreta, esta operación ha suscitado dudas sobre su influencia en rutas nacionales entre la península e islas como Baleares y Canarias, y en conexiones de largo alcance hacia América del Norte y del Sur, además de rutas clave dentro del Espacio Económico Europeo (EEE).

Te puede interesar: Bruselas investiga la fusión de Iberia y Air Europa por posibles problemas de competencia

El corazón de la problemática radica no solo en la posible disminución de opciones para los usuarios, sino también en cómo esta fusión podría afectar el acceso de otras aerolíneas tanto a rutas nacionales como internacionales. La Comisión Europea señala un aspecto crucial: la posible dificultad para otras compañías aéreas de competir o entrar en determinados mercados, especialmente dada la potente presencia de IAG en el aeropuerto de Madrid-Barajas.

En respuesta, “la nueva propuesta de compromisos” formalizada por IAG el 23 de febrero, busca abordar estos temas, aunque los detalles específicos de tales concesiones aún no se han hecho públicos. Lo que está claro es el desafío que representa para IAG convencer a la Comisión de que su expansión no vendrá a expensas de la competencia leal y beneficiaría, en última instancia, al consumidor.

Entre las rutas de particular interés para la Comisión están aquellas que conectan Madrid con Israel, Marruecos, Reino Unido y Suiza, donde IAG y Air Europa proporcionan servicios directos. Además, se examina cómo la fusión podría impactar conexiones indirectas, por ejemplo, vuelos de largo alcance hacia Sudamérica, donde ambas aerolíneas ofrecen opciones con una sola escala, y las alternativas sin escalas son limitadas.

Te puede interesar: Ryanair cree que la compra de Air Europa por IAG generará monopolios si no ceden ‘slots’

Finalmente, la investigación también se enfoca en cómo la operación podría influir en aerolíneas competidoras que dependen del acceso a la red de IAG para sus propias operaciones hacia destinos que también son abordados por el conglomerado. Todo ello coloca a la Comisión Europea en la tarea de discernir si los planes de IAG podrían aumentar más las barreras para competidores potenciales o existentes en el mercado.

Con todo, la determinación final de la Comisión, prevista para el 7 de junio, no solo decidirá el futuro inmediato de una de las fusiones aéreas más significativas de los últimos tiempos, sino que también sentará precedentes en cuanto a la regulación de competencia se refiere en el sector aéreo européo. La transparencia de los procesos y la profundidad de la investigación reflejan el compromiso de la Comisión con la preservación de un mercado justo y competitivo, pilares esenciales para el bienestar del consumidor y la salud de la economía en el Espacio Económico Europeo.