Bruselas investiga la fusión de Iberia y Air Europa por posibles problemas de competencia

La Comisión Europea tiene hasta el 7 de junio para tomar una decisión definitiva

Compartir
Compartir articulo
Un avión de Air Europa. (Borja Suarez / Reuters)
Un avión de Air Europa. (Borja Suarez / Reuters)

La Comisión Europea ha abierto este miércoles una “investigación exhaustiva” para evaluar la propuesta de adquisición de Air Europa por el holding IAG, matriz de Iberia, porque ha detectado dudas sobre el impacto de la fusión en la competencia comunitaria. Según la investigación preliminar, la operación podría disminuir la competencia en el mercado de los servicios de transporte aéreo de pasajeros en varias rutas nacionales, de corta distancia y larga distancia.

Bruselas ha concluido que la operación podría afectar a rutas nacionales españolas, sobre todo a aquellas en las que el tren de alta velocidad no ofrece una alternativa, así como a las rutas entre la península y las Islas Baleares y Canarias. También advierte de una disminución de la competencia en rutas entre Madrid y algunas de las principales ciudades del Espacio Económico Europeo, y en aquellas que conectan la capital española con destinos como Israel, Marruecos, Reino Unido y Suiza, en las que ambas partes ofrecen una conexión directa.

Te puede interesar: Iberia propone a los sindicatos la creación de una nueva empresa para mantener el ‘handling’ y cerrar el conflicto

Asimismo, podrían verse afectadas algunas rutas de larga distancia entre Madrid y América del Norte y del Sur, en las que ambas partes ofrecen una conexión directa y se enfrentan a la competencia de solo unos pocos competidores con conexión sin escalas. Durante su investigación, la Comisión Europea analizará si la sólida cartera de franjas horarias puede dificultar la prestación de servicios aéreos por otras compañías, además de los posibles efectos de la operación en las conexiones indirectas, como las rutas de larga distancia con América del Sur.

También evaluará los efectos probables de la operación en las rutas en las que otras compañías aéreas dependen del acceso a la red nacional y de corta distancia de las partes para sus propias operaciones, lo que podría afectar a sus servicios a destinos internacionales también explotados por IAG.

La operación se notificó a la Comisión el 11 de diciembre de 2023, por lo que el Ejecutivo comunitario dispone actualmente de 90 días hábiles, hasta el 7 de junio de 2024, para adoptar una decisión, aunque también en este caso tendrá opción de parar el reloj con prórrogas de entre 15 o 20 días hábiles.

Iberia confía en despejar las “dudas”

Iberia ha señalado este jueves que la investigación iniciada por la Comisión Europea era esperada y que “simplemente señala el paso de la Fase I a la Fase II”, aclarando que las “dudas” de la CE se solventarán con la presentación de las concesiones (‘remedies’). La aerolínea destaca que la propuesta de ‘remedies’ será “muy ambiciosa” y cubrirá todas las necesidades de competencia. Asimismo, según han confirmado fuentes de la compañía a Europa Press, Iberia está convencida de que la operación es “buena para los consumidores y para España”, debido a que reforzará el ‘hub’ de Madrid y fortalecerá la conectividad del país.

Texto elaborado por Europa Press