Dos millones de empleos en España corren peligro con la implantación de la inteligencia artificial

Los trabajadores del comercio, la hostelería, la administración y la logística serán los más perjudicados por la IA

Compartir
Compartir articulo
Los trabajadores del sector de la logística serán unos de los más perjudicados por la implantación de la inteligencia artificial. EFE/David Borrat
Los trabajadores del sector de la logística serán unos de los más perjudicados por la implantación de la inteligencia artificial. EFE/David Borrat

La implantación de la inteligencia artificial (IA) supondrá la destrucción de cerca de dos millones de empleos, aunque también generará 1,6 millones de nuevas ocupaciones que se crearán debido a las oportunidades económicas que surgirán a raíz del uso de esta nueva tecnología, lo que provocará la pérdida neta de cerca de 400.000 empleos en los próximos diez años en el mercado laboral de nuestro país.

“Con la IA vamos a experimentar una nueva revolución económica, ya que se estima que a nivel global el 18% del trabajo podría estar más o menos afectado por la automatización y el producto interior bruto mundial podría aumentar en un 7% como consecuencia del impulso a la productividad laboral”, explica Valentín Bote, director de Randstad Research.

Te puede interesar: España desarrollará un modelo de lenguaje de inteligencia artificial en castellano

El estudio prevé que la IA irá poco a poco penetrando en la economía, las empresas y el mercado laboral y, según los cálculos realizados, el 9,8% de los empleos en España, dos millones, están en riesgo de ser automatizados.

Mayor productividad

En paralelo, un 15,9% de los puestos de trabajo actuales, 3,24 millones, verán incrementada su productividad por la adopción de la IA, mientras que para el resto de los trabajos actuales, 15,19 millones, prácticamente tres de cada cuatro, no se esperan efectos significativos.

“La expansión de la IA en la actividad empresarial generará oportunidades y hemos cuantificado que en la próxima década se crearán 1,61 millones de empleos nuevos que actualmente no existen, pero que surgirán con la llegada de esta nueva tecnología”, explica Bote.

La inteligencia artificial se cobra 8.000 empleos: la empresa alemana SAP recortará su plantilla en todo el mundo pese a ganar un 167% más.

Perjudicados y beneficiados

El impacto que tendrá la penetración de la IA en los diferentes sectores y profesiones será diferente. Algunos se verán beneficiados con un aumento de los puestos de trabajo, mientras que otros verán como su peso en el mercado laboral disminuye con la llegada de estas tecnologías, indica el informe.

Los sectores más perjudicados serán el comercio y las actividades administrativas, que experimentarán en la próxima década una reducción de la ocupación en 158.415 y 147.915 puestos de trabajo, respectivamente. Les siguen la hostelería, con 112.770 empleos menos, y la logística, con una merma aproximada de 47.440 puestos de trabajo.

En cuanto a los sectores y actividades que se beneficiarán de la implantación de la inteligencia artificial destacan la programación, la consultoría, las telecomunicaciones, los medios y publicaciones y las actividades profesionales, científicas y técnicas.

Entre los grupos de sectores que experimentarán un impacto limitado se encuentran la agricultura, la ganadería, la pesca, las actividades asociativas, las industrias extractivas y la construcción.

El informe también detalla los sectores y actividades económicas que experimentarán un mayor incremento de productividad con la consolidación de la IA. Así, el 40% de los empleos de programación y consultoría verán aumentada su productividad con esta tecnología, seguidos por las actividades de seguros, con el 37% de los empleos, los servicios financieros, con el 36%, y los de medios y publicaciones, con un 33%.

La mayoría de las empresas no usan aún la IA

Por el momento, la mayoría de las empresas españolas no utilizan la inteligencia artificial. Así, el 54,5% de las compañías aseguran que no la usan frente al 45,5% que sí lo hace. La mayoría de ellas la usa para el análisis de datos, seguida por la optimización de tareas administrativas y la automatización de procesos.

El uso de la IA depende del tamaño de las compañías. En las más pequeñas su utilización es muy incipiente, mientras que en las más grandes está más extendido su uso. Ello es debido, según el informe, a que cuentan con una mayor capacidad de inversión y posibilidades de encontrar un ámbito de uso de este tipo de tecnología.

“Parece ya claro que la IA se convertirá en un gran avance tecnológico y acabará modificando la forma de trabajar y el contenido del trabajo a medida que vaya siendo incorporada por las empresas”, concluye Bote.