Cómo actúan los médicos ante la violencia sexual: “Atendemos a mujeres agredidas por un desconocido. Las que sufren maltrato continuo no acuden a Urgencias”

La Dra. Amira Alkourdi explica para ‘Infobae España’ el protocolo de actuación ante un caso de violación

Compartir
Compartir articulo
Cómo actúan los médicos ante la violencia sexual: “Atendemos a mujeres agredidas por un desconocido. Las que sufren maltrato continuo no acuden a Urgencias”.

Cada dos horas se denuncia una violación en España. De media, unas 13 al día y 55 agresiones sexuales (sin penetración), según los datos que aporta el Balance de Criminalidad de 2023 del Ministerio de Interior. El año pasado se cerró con un incremento del 12% de delitos contra la libertad sexual, una tendencia que se mantiene al alza desde 2014, con la excepción de 2020 por los meses de confinamiento.

Aunque este aumento de las denuncias por violencia sexual se debe, en parte, por una mayor concienciación y menor tolerancia ante este tipo de delitos, lo cierto es que en España solo se denuncia el 11% de las violaciones que se cometen, según la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer de 2019. Del total de denuncias contra la libertad sexual, se registraron un 12,3% en cuanto a violaciones; las agresiones en grupo también han registrado un incremento.

Te puede interesar: La terapia de jugar, un analgésico para los niños hospitalizados con cáncer: “Sienten menos ansiedad y se reduce el uso de sedantes”

A mediados de diciembre del año pasado, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas llegaron a un acuerdo para establecer un nuevo protocolo a seguir en todos los niveles del sistema sanitario para atender a las víctimas de violencia sexual. Con ello, se pretende ofrecer “una atención sanitaria integral (física, psicológica y social), ágil, respetuosa y eficaz”, así como “evitar la revictimización”. De hecho, cada vez son más las voces que abogan por reducir tanto como se pueda el sufrimiento inherente a todo el proceso de denuncia de una agresión sexual, con el objetivo de facilitar dentro de lo posible el trámite a la víctima y animar a otras a denunciar.

La Dra. Amira Alkourdi, ginecóloga y cirujana en su consulta de Granada, explica para Infobae España que existe un protocolo de actuación ante casos de violencia sexual, tanto a nivel local (de hospital) como regional, coordinado con el juzgado, con la Policía Nacional y con el Instituto Forense. “Hay un forense de guardia que viene automáticamente en cuanto se comunica una agresión para la exploración”, explica. Es en esa exploración donde se encuentran los signos de la agresión, que “pueden ser muy variados, desde no presentar nada a desgarros, múltiples hematomas, golpes, heridas...”

Una doctora sentada en la sala de espera de un hospital (Shutterstock)
Una doctora sentada en la sala de espera de un hospital (Shutterstock)

Cuando el agresor está en casa

Es probable que la imagen que se nos venga a la cabeza cuando hablamos de violación sea la del forcejeo con un desconocido, pero los datos revelan otra realidad. Siguiendo la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer de 2019, las mujeres víctimas de violación por un desconocido solo representa el 18,8%, frente al 49% de las perpetradas por un amigo o conocido.

Te puede interesar: España tiene sueño: “Cinco millones de personas toman una pastilla para dormir y el 50% de los insomnes acaban con ansiedad o depresión”

Pese a que la mayoría de las violaciones ocurren en contextos donde la víctima mantiene un vínculo con el violador (un familiar, un amigo, una pareja...), son las menos tratadas en el ámbito sanitario. De hecho, la propia ginecóloga afirma que las pacientes que más atienden “son mujeres que han sido agredidas por un desconocido, es decir, generalmente en el contexto de una salida en la noche”.

Entonces, ¿qué ocurre con las mujeres que sufren violencia sexual dentro de su relación? Quizá el principal problema es que resulta más difícil identificar que se trata de un abuso, por esa idea preconcebida de que la violación ocurre a manos de un desconocido en mitad de la noche. “Al ser su pareja es más difícil que vengan a urgencias y, en una consulta ginecológica, si no tiene ningún tipo de lesión, no lo podemos saber. Muchas de ellas entran en un proceso de sumisión en el que no protestan, con lo cual es muy complicado detectarlo”, cuenta la Dra. Amira Alkourdi.

La doctora plantea dos vías para detectar en una consulta de ginecología que una mujer sufre violencia sexual por parte de su pareja: “Hay dos formas. Una, que nos demos cuenta los profesionales de que algo pasa con los signos indirectos que muestre la mujer. O dos, que verbalice la situación, que ya nos ha pasado en alguna ocasión. En ese caso se activa el protocolo igual, pero estaríamos dentro de malos tratos, dentro de violencia de género, no agresión sexual sola”.