‘Políticamente incorrectos’, una película para compartir con tu cuñado de derechas (o izquierdas)

La cinta dirigida por Arantxa Echevarría se sumerge en la polarización coyuntural de la política española con un relato de polos opuestos que se atraen y que, además, buscan un consenso. La cineasta de ‘Chinas’ o ‘Carmen y Lola’ regresa a la comedia con un largometraje que ironiza sobre las urnas, los estereotipos de los votantes y las campañas electorales convertidas en ‘meme’

Compartir
Compartir articulo
Adriana Torrebejano y Juanlu Sánchez en una escena de 'Políticamente incorrectos'
Adriana Torrebejano y Juanlu Sánchez en una escena de 'Políticamente incorrectos'

Nueva Izquierda y España Liberal, o el bipartidismo que siempre asoma la pata en España, son las dos formaciones políticas que buscan contentar al electorado tras una campaña de crispación, reproches mutuos, ataques y escasas medidas (para nada inspirada en la coyuntura actual en nuestro país). Los primeros se preocupan por el reciclaje, las clases trabajadoras y el auge del feminismo (pero buscan ser ”la izquierda que no asusta”), mientras que los segundos abogan por la tradición y la celebración de la “libertad” (no hay evento festivo que se les resista, aunque en su caso, la adopción de las costumbres del país no culmina con un pato muerto en el Matadero de Madrid).

Políticamente incorrectos, la nueva comedia de Arantxa Echevarría (Carmen y Lola, Chinas) es un retrato del entramado político español. Entre la ironía y la picaresca que define los affaires gubernamentales, la directora (que trabaja de nuevo con Olatz Arroyo en el guion tras La familia perfecta) se divierte retratando las miserias morales de los mandatarios, de sus eslóganes y de los votantes. Adriana Torrebejano, Juanlu Sánchez, Raúl Cimas, Elena Irureta, Gonzalo de Castro, María Hervás y Pepa Aniorte son los encargados de dar vida a las versiones de juguete del Partido Socialista (PSOE) y Partido Popular (PP).

Te puede interesar: Las mujeres de Sofia Coppola: jaulas de oro, nostalgia y existencialismo pubescente

Rojos’ y ‘perroflautas’ o ‘cayetanos’ y ‘fachas’: la polarización se lleva a la gran pantalla para representar la reticencia al entendimiento con aquel que no suele compartir nuestros preceptos vitales. “Muchas veces me tomo cañas o cafés con vecinos con los que coincido en el bar de mi calle, pero no por quién votan, sino porque son personas que me hacen pasar un buen rato y son amables conmigo”, indica María Hervás a Infobae España. La cinta, que llega a las salas este viernes, narra una realidad tangible que la lleva a pensar sobre su éxito en taquilla. “Tengo la sensación, desde que leí el guión, que era una película que iba a gustar mucho, que a la gente le iba a dar ganas de ir al cine”, indica.

Convertida en una asesora mediática que busca el engagement y los highlights de un speech, Hervás considera que Políticamente incorrectos esconde una moraleja sobre el acercamiento al ente opuesto. “Nos empeñamos en seguir diciendo que no puedes tener una buena relación de amistad, emocional o romántica con gente que vote a otro partido”, explica contundente. Dicha opinión también la secunda su compañera de reparto, Adriana Torrebejano, que tiene “amigas que que piensan completamente diferente” a ella, pero que esa es, precisamente, la clave del enriquecimiento social. “Es más nutritivo porque puedes hablar de muchos más temas y puedes debatir. Hay que escucharse y ser demócratas en todos los sentidos”, dice a este medio.

“Nos empeñamos en seguir diciendo que no puedes tener una buena relación de amistad, emocional o romántica con gente que vote a otro partido” | María Hervás

Te puede interesar: Pon un John Waters en tu vida: la Cineteca de Madrid dedica un ciclo al director más desvergonzado, transgresor y ‘camp’ del cine

“Hay mucho ‘ofendidito’ en España”

Señalar el error del otro, pero evitar puntualizar el propio, o convertir la seriedad política en un ejercicio circense de barbaridades y eslóganes reciclados como meme. En la guerra, en el amor y en el Congreso de los Diputados, todo vale con tal de contabilizar un voto más. “En estos últimos años que han transcurrido hemos aprendido poco y, francamente, creo que deberíamos tomar las riendas de nuevo y enderezar el caballo”, indica Gonzalo de Castro a Infobae España. “Malos tiempos para la lírica”, apostilla.

“En España somos muy pesados, hay mucho ofendidito”, expresa Hervás, que cree que la sociedad continúa “acomplejada” y “envidiosa” del otro: “No nos permite reírnos, porque generalmente se ofende el que tiene complejo sobre su talento o sobre sus ideas”.

“Habría que llegar al Congreso, apagar las luces y poner ‘Políticamente incorrectos’” | Gonzalo de Castro

“Fíjate que el otro día, en la gala de los Premios Goya, eché de menos ese humor”, dice Torrebejano sobre los chistes que solían marcar las ceremonias. “Ahora es todo muy serio”, añade De Castro, que tiene una solución infalible para paliar la problemática: “Habría que llegar al Congreso de los Diputados, apagar las luces y poner la película”, concluye el actor.

Te puede interesar: ‘Cualquiera menos tú’ ya es todo un fenómeno en la taquilla... y seguramente no sabías que es una adaptación de William Shakespeare

'Políticamente incorrectos', la nueva comedia de Arantxa Echevarría que hace humor de la coyuntura política en España (DeAPlaneta)
'Políticamente incorrectos', la nueva comedia de Arantxa Echevarría que hace humor de la coyuntura política en España (DeAPlaneta)