La DGT explica en detalle cómo hacer bien el frenado de emergencia: “Debemos aplicar toda la potencia”

La Dirección General de Tráfico apunta a que se debe mantener al máximo la atención

Compartir
Compartir articulo
Coches circulando. Foto de archivo. (Ricardo Rubio / Europa Press)
Coches circulando. Foto de archivo. (Ricardo Rubio / Europa Press)

El frenado de emergencia se erige como una de las técnicas más cruciales para los conductores modernos, especialmente en un mundo donde las tecnologías de asistencia avanzada están cada vez más presentes en los vehículos. Hoy en día, el pedal de freno no solo es un elemento mecánico, sino que está asistido por sofisticados sistemas electrónicos que intervienen tanto en casos de frenado excesivo como insuficiente. Entre estas innovaciones, destaca el sistema de frenado de emergencia autónomo, diseñado para actuar de forma proactiva en situaciones críticas.

El sistema de frenado de emergencia autónomo es una pieza clave en la seguridad. Su capacidad para anticipar colisiones inminentes y reaccionar rápidamente para frenar o incluso detener por completo el vehículo ha demostrado ser una herramienta clave en la prevención de accidentes graves. Este sistema utiliza una combinación de sensores, cámaras y tecnología de radar para monitorear constantemente el entorno del vehículo y detectar cualquier situación que pueda representar un peligro, como la presencia de peatones, obstáculos en la carretera o vehículos detenidos.

Te puede interesar: El vacío legal de tener un coche sin ITV aparcado en la calle: ¿pueden multarte?

Cuando el sistema de frenado de emergencia autónomo identifica una amenaza inminente de colisión, activa automáticamente los frenos del vehículo para reducir la velocidad y evitar o minimizar el impacto. Esta intervención rápida y precisa puede marcar la diferencia entre un incidente menor y un accidente grave, salvando vidas y reduciendo el riesgo de lesiones graves.

Atención al máximo

Sin embargo, incluso con la presencia de tecnologías avanzadas de asistencia al frenado, es crucial que los conductores sepan cómo reaccionar adecuadamente en situaciones de emergencia. Saber cómo realizar una frenada de emergencia de manera efectiva puede ser la diferencia entre evitar un accidente y verse involucrado en uno.

Te puede interesar: Cómo dar de baja un coche en la DGT

Cuando se enfrenta a una situación de peligro repentino, como un peatón cruzando la carretera inesperadamente o un animal que aparece de repente en la calzada, es fundamental que el conductor mantenga la calma y actúe con rapidez y determinación. En tales casos, es vital pisar el pedal de freno con fuerza y mantener la presión, incluso si se siente la vibración característica del sistema de frenos antibloqueo (ABS) en el pedal.

El sistema ABS es una función de seguridad estándar en la mayoría de los vehículos modernos y está diseñado para prevenir el bloqueo de las ruedas durante una frenada de emergencia. Al mantener el pedal de freno presionado con firmeza, el conductor permite que el sistema ABS funcione de manera efectiva, lo que ayuda a mantener el control del vehículo y reducir la distancia de frenado en situaciones de emergencia.

Te puede interesar: La multa que te puede poner la DGT por conducir con el carnet caducado

Además de aplicar presión constante sobre el pedal de freno, es importante estar preparado para realizar otras acciones según sea necesario. Por ejemplo, en vehículos con transmisión manual, se recomienda pisar también el embrague al realizar una frenada de emergencia para evitar que el motor se apague y mantener el control total sobre el vehículo.

Otro aspecto crucial a tener en cuenta al realizar una frenada de emergencia es mantener la atención en el entorno circundante y buscar activamente posibles vías de escape. Siempre que sea posible, el conductor debe tratar de dirigir el vehículo hacia un área segura y despejada para evitar una colisión inminente. Esto puede implicar girar el volante rápidamente en la dirección adecuada o realizar maniobras evasivas para evitar obstáculos en la carretera.