Los problemas vuelven al CIE de Madrid: 50 migrantes denuncian agresiones policiales con “patadas en la cabeza”

El Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) del barrio madrileño de Aluche había permanecido cerrado casi un año por obras de mantenimiento y se reabrió hace dos meses. Los internos que han firmado un escrito aseguran que recibieron porrazos e insultos por parte de varios agentes de policía y que no es la primera vez que sucede

Compartir
Compartir articulo
Vallado del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche, en Madrid. (Alberto Ortega - Europa Press)
Vallado del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche, en Madrid. (Alberto Ortega - Europa Press)

Tan solo han pasado algo más de dos meses desde que el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) del barrio madrileño de Aluche volviera a abrir sus puertas, tras haber estado un año cerrado por obras de mantenimiento, y de nuevo surgen las denuncias por parte de los internos ante la “vulneración de sus derechos y el trato vejatorio” que reciben en el recinto. En esta ocasión, 50 migrantes han firmado una queja para denunciar ante el juzgado las presuntas agresiones cometidas por varios policías.

El pasado 15 de febrero varios internos comunicaron a la plataforma ‘CIES no’ a través de WhatsApp y un escrito que habían sido agredidos por agentes de la Policía Nacional el día anterior, entre las 23:00 y las 00:00. “Nos informaron de que habían aparecido varios policías visiblemente embriagados y que habían agredido brutalmente a varios internos con porras, puñetazos y patadas en la cabeza, pero más allá de lo físico, de lo que más se quejaban era del trato vejatorio, porque eso produce un malestar psíquico y miedo, pues no saben si se volverá a repetir”, dice a Infobae España María Peñalosa, portavoz de ‘Cies no Madrid’ e integrante de la ONG Mundo en Movimiento. Tras recibir esa información, la organización lo puso en conocimiento del Juzgado de control, que es el encargado de que se cumpla la normativa en los CIE, y del Defensor del Pueblo.

Te puede interesar: Condenan a Mercadona por no dejar a una empleada cambiar el turno para cuidar de sus hijos: la empresa contrató un detective para vigilar al marido

En el escrito, al que ha accedido este periódico, los internos indican que los agentes les “insultaron y les trataron como animales” y aseguran que uno de los heridos que “sangraba mucho” desapareció. ”No tenemos ni idea de dónde puede estar esta persona, ya que algunos internos se pusieron en contacto con su familia y su familia dice que no lo encuentra en ningún hospital”, señalan los firmantes, que también han asegurado tener fotografías para probarlo.

Una situación que se repite

Se trata de una situación que no es nueva, pues ya han ocurrido casos similares de supuestas agresiones policiales en otras muchas ocasiones, tal y como recuerdan desde ‘CIES no’. “Tampoco es la primera vez que escuchamos que los agentes del turno de noche llegan embriagados y se ponen agresivos en las celdas, que es donde no hay cámaras”.

Te puede interesar: La historia tras los migrantes menores que denunciaron agresiones: “Los abusos en centros de la Fundación Siglo XXI son habituales”

Los CIE, que se crearon para controlar los flujos migratorios y agilizar las devoluciones, son edificios públicos no penitenciarios pero de gestión policial —dependientes del Ministerio del Interior— donde permanecen internadas personas que se encuentran en situación irregular en España por no tener los papeles en regla. El tiempo máximo que los migrantes pueden permanecer en estos centros son 60 días, un periodo de tiempo en el que normalmente los internos son deportados a sus países de origen.

En ese sentido, cuando otras veces ha habido denuncias de supuestas agresiones policías, explica Peñalosa, a los internos se les ha liberado rápidamente “para que no aporten su testimonio”.

Los 50 migrantes que han firmado el escrito también indican que los agentes de policía suelen realizar “cacheos en las habitaciones sin la presencia de los internos” y han expresado su miedo a sufrir posibles represalias. “Lo único que pedimos es ser tratados como seres humanos”, concluyen.