Muere a los 83 años la princesa Ira von Fürstenberg, unos de los últimos iconos de la jet set marbellí

La aristócrata estuvo casada con el noble español Alfonso de Hohenlohe-Langenburg

Compartir
Compartir articulo
Ira von Furstenberg, en una fotografía de archivo. (Europa Press)
Ira von Furstenberg, en una fotografía de archivo. (Europa Press)

Ira von Fürstenberg, reconocida figura de la jet set internacional durante las décadas de los 60 y 70, ha muerto este lunes a los 83 años en Roma, su ciudad natal. Von Fürstenberg, quien dejó una huella imborrable no solo como princesa y actriz sino también como diseñadora de joyas, mantenía una estrecha relación con Marbella y España, países que jugaron un papel crucial en su vida personal y profesional, siendo uno de los últimos iconos de la jet set marbellí.

Nacida en el seno de la nobleza, era hija del príncipe alemán Tassilo Fürstenberg y de Clara Agnelli, hermana de Gianni Agnelli, eminente figura de la Fiat. Su vida amorosa comenzó con un controvertido matrimonio a los 15 años con el noble español Alfonso de Hohenlohe-Langenburg, fundador del Marbella Club, celebrado en Venecia en 1955 tras recibir una dispensa papal debido a su corta edad. Dicha unión se consolidó con una opulenta boda seguida de una recepción de 16 días, considerada un acontecimiento social a nivel mundial. El matrimonio tuvo su residencia en México, donde Alfonso manejaba la planta de Volkswagen, dando frutos a dos hijos: Christoph y Hubertus.

Te puede interesar: Quién es Victoria de Hohenlohe, la aristócrata española con más títulos del mundo

Sin embargo, el enlace terminó de forma tumultuosa tras una acusación de adulterio por parte de Hohenlohe. Posteriormente, Ira contrajo matrimonio con el millonario brasileño Francisco Matarazzo Pignatari en 1961, el cual duró solo tres años. A pesar de estos escándalos, después de anular su primer matrimonio en 1969 y obtener el divorcio de Pignatari, Von Fürstenberg optó por no volver a casarse.

Von Fürstenberg se codeó con personalidades de renombre como la actriz Audrey Hepburn, y los artistas Salvador Dali y Andy Warhol, corroborando su influencia en el ámbito cultural. Virginia Carolina Theresa Pancrazia Galdabini, su nombre completo, también se introdujo en el mundo del cine de la mano del productor Dino de Laurentiis, participando en una treintena de películas bajo la dirección de figuras como Alberto Lattuada, Mario Bava y Jean Negulesco.

El cine, su gran pasión

El cine fue una de sus grandes devociones. Así lo afirmó Pascal Vicedomini, director artístico de Capri Hollywood, que asegura que el cine fue “su gran pasión y su gran arrepentimiento”. Vicedomini le otorgó el premio a la carrera ‘Lifetime Achievement Award’ durante el Festival de Cine de Capri el pasado mes de octubre.

Su carrera también abarcó el mundo de la moda y las antigüedades, siendo presidenta de Germaine Monteil y la línea de perfumes de Valentino, así como propietaria de una tienda de antigüedades en Ginebra y diseñadora de joyas. En 1992 lanzó su propia marca de moda, abarcando ropa, accesorios y muebles para el hogar. Además, trabajó como modelo para Emilio Pucci entre otras marcas, consolidando su estatus de ícono de la moda.

Von Fürstenberg vivió en diversas partes del mundo, incluyendo Brasil, París, Ginebra, Londres y Roma, y justo antes de la pandemia adquirió una casa en Madrid. Era famosa por sus veranos en Marbella, donde frecuentaba las fiestas de la jet set, dejando una marca imborrable en la cultura y sociedad de la época.