Moshe Lederfien, el israelí de 63 años que corrió la maratón de Sevilla con una piña en la cabeza

El corredor tiene incluso una cuenta de Instagram bajo el nombre pineapple.marathon.runner, donde documenta sus participaciones en maratones alrededor del mundo equipado con su ya icónica piña

Compartir
Compartir articulo
Corredor en la maratón de Sevilla (Twitter)
Corredor en la maratón de Sevilla (Twitter)

El domingo pasado, durante la maratón de Sevilla, se produjo un hecho insólito que captó la atención de espectadores y competidores por igual. Moshe Lederfien, un corredor israelí de 70 años, completó la exigente prueba deportiva con una singular compañera: una piña situada en su cabeza. Mientras Deresa Geleta y Azmera Gebru se alzaban con las victorias en las categorías masculina y femenina, respectivamente, Lederfien se ganó una importante parte de los focos gracias a su peculiar método de correr, equilibrando la fruta tropical durante todo el recorrido. Este curioso detalle no tardó en convertirse en viral, especialmente tras ser compartido en redes sociales por usuarios sorprendidos por la escena.

Lejos de ser un hecho aislado, correr maratones con una piña en la cabeza se ha convertido en una constante para Lederfien. El corredor tiene incluso una cuenta de Instagram bajo el nombre pineapple.marathon.runner, donde documenta sus participaciones en maratones alrededor del mundo equipado con su ya icónica piña.

Te puede interesar: Adel Mechaal, el azote de Mo Katir a quien anularon una sanción casi idéntica y que se queda sin rivalidad con él

Entre las ciudades que han sido testigo de sus carreras se encuentran Nueva York, Viena, Berlín y Valencia. Lederfien ha logrado impresionantes marcas, destacando un tiempo de 1 hora y 57 minutos en media maratón y de 4 horas y 12 minutos en maratón, siempre manteniendo la fruta en su lugar. Recientemente, ha anunciado en sus redes sociales que está entrenando con una sandía, lo que anticipa futuras participaciones aún más peculiares.

El origen de este singular desafío se remonta a varios años atrás, cuando Lederfien enfrentaba serios problemas de salud. A los 53 años, padecía diabetes, tenía la presión arterial elevada y su peso alcanzaba los 130 kilos, problemas derivados de las secuelas psicológicas y físicas tras su participación en la Guerra de Yom Kipur. Fue entonces cuando comenzó su apasionante viaje hacia una vida más saludable, en el cual la fruta jugó un papel crucial. Hoy, entrena aproximadamente 30 kilómetros diarios y corre maratones con una piña o una sandía en la cabeza, no solo como un reto personal, sino como una poderosa declaración acerca de la importancia de las frutas en su recuperación y bienestar.

Te puede interesar: Lo nunca visto en el Campeonato de España de atletismo en pista cubierta: ¡madre contra hija!

Una vida más saludable a través de la fruta

La fruta es uno de los alimentos más importante para las personas y quiero llevar ese bien a todo el mundo. La conexión entre el hombre y la naturaleza, el cuerpo y la mente son inseparables. Así que la piña no se me cae de la cabeza: se mantiene e incluso a gran velocidad”, explicó Lederfien en una entrevista para Russia Running. En 2019, el israelí logró completar once maratones con la piña en su cabeza, demostrando no solo su extraordinaria capacidad de superación sino también transmitiendo un mensaje de salud y conexión con la naturaleza.

Así, en la maratón de Sevilla, tras superar este enésimo reto, Lederfien compartió en Instagram: “He tenido una buena carrera hoy en Sevilla. Nos vemos el año que viene”. Este extraordinario corredor continúa inspirando a personas de todo el mundo, no solo por su tenacidad y fuerza física, sino también por su inquebrantable compromiso con un estilo de vida saludable y su peculiar manera de destacarlo.