La Guardia Civil ha intervenido cinco narcolanchas en los últimos días en aguas españolas

Las embarcaciones han sido interceptadas en Granada, Almería, Huelva y Cádiz. Los agentes han detenido a cinco personas y han custodiado también una furgoneta

Compartir
Compartir articulo
La Guardia Civil ha intervenido cinco narcolanchas en los últimos días. (Guardia Civil)

La Guardia Civil ha interceptado cinco narcolanchas en aguas españolas durante los últimos días. La operación ha tenido lugar solo una semana después del asesinato de dos agentes al ser embestidos por una embarcación en el puerto de Barbate (Cádiz). El viernes 9 de febrero, una narcolancha de 5.000 kilos de peso, 14 metros de eslora y cuatro motores de 300 CV de potencia arrolló una pequeña embarcación de la Guardia Civil de apenas 500 kilos, seis metros de eslora y un motor de 150 CV. El suceso ha llevado el contrabando y las desigualdades sociales de nuevo al foco del debate, sobre todo porque ha ocurrido en una de las zonas con la economía más debilitada del país.

El cuerpo de seguridad ha informado a través de una nota de prensa de la detención de cinco individuos en los últimos días, todos ellos en el marco del despliegue para luchar contra el narcotráfico. Además de las cinco embarcaciones, los agentes han interceptado cinco motores fueraborda, un vehículo y un remolque en distintos puntos de la costa andaluza. La Guardia Civil ha señalado que una de las cinco narcolanchas tenía más de 12 metros de eslora y cuatro motores, características de los vehículos que se utilizan habitualmente para el tráfico de drogas.

Te puede interesar: “Nos abandonó el Estado y el ‘narcobienestar’ ocupó ese espacio”: el narcotráfico como modo de vida en el Campo de Gibraltar

La primera de las narcolanchas, con una estructura semirrígida, ha sido interceptada en la costa este de la comunidad. La Guardia Civil también ha retenido otras dos embarcaciones como las que habitualmente utilizan las organizaciones criminales para llevar a cabo tareas logísticas para el aprovisionamiento de combustible y víveres. Estas naves están en contacto permanente con las embarcaciones de mayor potencia y tamaño, encargadas de transportar la droga. Las actuaciones se han desarrollado en Granada y Almería.

Imagen de archivo de una persecución policial en aguas de Ceuta. (Antonio Semperes / Europa Pres)
Imagen de archivo de una persecución policial en aguas de Ceuta. (Antonio Semperes / Europa Pres)

La cuarta embarcación, de estructura semirrígida y provista con cuatro motores, ha sido interceptada en la provincia de Huelva. Los agentes han localizado la quinta en la costa gaditana, también con las mismas características. La Guardia Civil también ha custodiado una furgoneta dedicada al transporte de combustible, que llevaba en su interior 1.725 litros de carburante. Los cuatro tripulantes de la embarcación y el conductor del vehículo han sido detenidos. Las actuaciones se enmarcan en las actuaciones diarias que desarrollan las unidades desplazadas en la zona para luchar contra las organizaciones dedicadas al narcotráfico, según han confirmado fuentes policiales.

Te puede interesar: Habla un guardia civil de la unidad contra el narco disuelta por Marlaska: “Estaban como locos por intereses políticos”

El narcotráfico y los jóvenes que buscan salir de la pobreza

El Campo de Gibraltar tiene una de las tasas de paro juvenil más altas del país, con un porcentaje que llega en algunas ciudades hasta el 70%. Las desigualdades sociales y la economía debilitada son el caldo de cultivo perfecto para que los contrabandistas se aprovechen de cientos de jóvenes que quieren salir de la pobreza. Los partidos locales, los sindicatos y los colectivos sociales llevan años pidiendo más inversiones y luchando por el reconocimiento de la singularidad de una zona marcada por su condición fronteriza. La pandemia ha agravado todavía más esta realidad, que incita a los jóvenes a probar suerte en el mundo del contrabando para conseguir “dinero fácil”. Las asociaciones antidroga piden “políticas educativas, formativas y laborales” para buscarle solución a un problema con más de cuatro décadas de historia.