Vuelve la fiebre por las letras del Tesoro: la demanda a tres meses quintuplica la oferta y su interés bate récords de 12 años

La rentabilidad de las letras a tres meses se dispara hasta el 3,740%, lo que las convierte en una alternativa más lucrativa que los depósitos

Compartir
Compartir articulo
Fachada del Banco de España.
Óscar J.Barroso - Europa Press
Fachada del Banco de España. Óscar J.Barroso - Europa Press

El apetito de los ahorradores por las letras del Tesoro no se sacia, como ha quedado patente en la última subasta celebrada este martes en que la demanda de títulos se ha disparado y ha permitido al Tesoro colocar 2.036,27 millones de euros en letras a tres y nueve meses, en la banda media de sus objetivos.

El reclamo que atrae a los ahorradores a invertir en letras es su creciente rentabilidad. A plazos de tres meses el interés marginal ha subido en la última subasta hasta el 3,740%, por encima del 3,538% otorgado en la anterior, y el más alto desde noviembre de 2011. A ese plazo el organismo dependiente del Ministerio de Economía ha captado 440,87 millones de euros, mientras que la demanda ha sido cinco veces superior, al situarse en los 2.210 millones.

Te puede interesar: Adiós a los intermediarios: comprar una vivienda en cooperativa es un 20% más barato que adquirirla a una promotora

También a letras de nueve meses el interés marginal ofrecido ha subido respecto a la pasada subasta al alcanzar el 3,504%, por encima del 3,492% del de enero. El Tesoro captó 1.595,4 millones de euros, con unas peticiones de 4.050 millones por parte de los inversores, casi tres veces más de lo otorgado.

A plazos de seis y doce meses el interés marginal también remonta. Así, a doce meses, el Tesoro adjudicó la semana pasada 4.050 millones de euros por las que dio un interés marginal del 3,359%, superior al de enero, que alcanzó el 3,314%. Mientras que a seis meses colocó 985 millones de euros, con unos retornos del 3,688%, superiores al 3,635% del mes pasado.

Esta rentabilidad hace que las letras sean un “buen producto de inversión, sobre todo las de corto plazo son muy competitivas”, reconoce Antonio Gallardo, experto financiero de Banqmi.

Y más si su rentabilidad se compara con la que están dando los depósitos, que ronda de media el 2,4% después de que los bancos bajaran sus intereses para proteger sus márgenes con vistas a la bajada de tipos de interés que el Banco Central Europeo (BCE) prevé iniciar el próximo verano.

Más letras y menos depósitos: los ahorradores disparan su inversión en deuda pública atraídos por su rentabilidad.

Depósitos vs letras

El perfil del ahorrador que invierte en letras y depósitos es el mismo, por lo que compiten entre sí para atraer capital. Se trata de pequeños ahorradores con una elevada aversión al riesgo que buscan sacar partido de su dinero invirtiendo en productos seguros.

En esta contienda ganan los depósitos en patrimonio invertido, aunque las letras conquistan terreno a pasos agigantados. Según los últimos datos del Banco de España, los hogares y las instituciones privadas sin fines de lucro al servicio de los hogares han incrementado su inversión en letras desde los 950 millones de euros en noviembre de 2022 hasta alcanzar los 23.977 millones en el mismo mes de 2023. Esto significa que han pasado de tener una cuota de participación en ellas del 1,3% en noviembre de 2022 a más del 30% en 2023, convirtiéndose por cuarta vez en la historia en los mayores tenedores de letras del Tesoro Español.

Te puede interesar: ¿Inquilino o propietario?: hipotecas más baratas y alquileres caros hacen que comprar una vivienda sea la mejor opción en 2024

Los depósitos siguen siendo el producto de ahorro preferido por los españoles y en él acumulan más dinero: 998.600 millones de euros a cierre de 2023. No obstante, el año pasado sufrieron una caída de patrimonio del 0,57% respecto al cierre de 2022, según datos del Banco de España. En el último año, los depósitos en cuentas a la vista de los hogares españoles cayeron en 64.800 millones de euros, hasta los 855.300 millones, mientras que los depósitos a plazo aumentaron su saldo en 59.200 millones de euros, hasta alcanzar los 123.900 millones de euros.

En este escenario, los analistas recomiendan no descartar ninguno de los dos productos, sino seguir una estrategia en la que se diversifique el ahorro en letras y depósitos, optando en ambos casos por los plazos más rentables. A corto plazo aconsejan las letras del Tesoro mientras que a largo plazo la alternativa más rentable, a su juicio, son los depósitos.