Evaristo Sanguinetti, el guardaespaldas de Alcaraz en Argentina que ya lo fue de Rafa Nadal y Maradona

La experiencia de Sanguinetti y su conocimiento sobre las exigencias y presiones que enfrentan los atletas de alto rendimiento lo convierten en un bastión de apoyo y serenidad para ellos

Compartir
Compartir articulo
El tenista español Carlos Alcaraz, en una fotografía de archivo. EFE/EPA/Joel Carrett
El tenista español Carlos Alcaraz, en una fotografía de archivo. EFE/EPA/Joel Carrett

En el mundo del deporte, donde la pasión y la emoción alcanzan cotas inimaginables, figuras como Evaristo Sanguinetti emergen no solo como protectores de la seguridad física de los deportistas, sino también como custodios de su tranquilidad mental y su bienestar. Este es el caso de Carlos Alcaraz, la joven promesa del tenis mundial, quien tras su llegada a Buenos Aires para participar en el Open de Argentina, se encuentra bajo la vigilancia de Sanguinetti, un nombre que resuena con fuerza en los círculos de seguridad de deportistas de élite.

Sanguinetti, con una carrera que abarca la protección de figuras icónicas como Rafael Nadal y Diego Armando Maradona, simboliza más que un simple guardaespaldas. Su experiencia y conocimiento sobre las exigencias y presiones que enfrentan los atletas de alto rendimiento lo convierten en un bastión de apoyo y serenidad para ellos, aspectos cruciales para su desempeño en la competencia.

Te puede interesar: La predicción de un mito del tenis sobre Alcaraz: “Pasará a otro nivel por culpa de Sinner”

La relación entre Alcaraz y Sanguinetti no es simplemente la de un deportista y su personal de seguridad, sino que denota una confianza mutua forjada en la convicción de que la integridad del tenista está en las mejores manos. Residir en el hotel Sheraton, en la misma habitación predilecta de Luis Miguel, y contar con Sanguinetti para su seguridad, posicionan a Alcaraz en un entorno donde el confort y la protección están garantizados, permitiéndole focalizar su energía y atención en el torneo.

El papel de Sanguinetti trasciende incluso el ámbito personal de Alcaraz, extendiéndose a su familia y equipo técnico. La tranquilidad de saber que se encuentran seguros permite a Juan Carlos Ferrero, su entrenador, y Alberto Lledó, su preparador físico, concentrarse plenamente en la preparación y estrategia de juego del tenista. Este es un componente crucial, especialmente teniendo en cuenta la intensa gira que enfrenta Alcaraz, la cual no solo incluye el Argentina Open, sino también torneos consecutivos en Río de Janeiro, Las Vegas, Indian Wells y Miami.

Te puede interesar: Alcaraz se prepara para defender el título en Buenos Aires

Regreso a Buenos Aires para defender el titulo

El regreso de Alcaraz a Buenos Aires, tras su memorable debut y victoria en el torneo del año pasado, ha sido un acontecimiento esperado tanto por los aficionados al tenis como por el propio deportista. La ciudad, con sus galerías de arte y cafeterías en el barrio de Retiro, brinda a Alcaraz un escenario fuera de las canchas donde puede relajarse y disfrutar, siempre con la discreta pero firme presencia de Sanguinetti garantizando su seguridad.

La historia de Sanguinetti, al servicio de leyendas del deporte, resalta la importancia de la seguridad personal en el ámbito de la alta competencia. Proteger a atletas no solo significa resguardarlos de posibles amenazas físicas, sino también apoyar el mantenimiento de su enfoque, serenidad y bienestar emocional. Evaristo Sanguinetti, con su destreza y experiencia, no solo cumple con este rol a la perfección, sino que además reafirma el profundo respeto y admiración que inspira Carlos Alcaraz en Argentina y en el mundo del tenis en general.