Estas son las ayudas que puedes solicitar si quieres comprar un vehículo y tienes discapacidad

Las administraciones públicas contemplan una serie de subvenciones para facilitar el acceso de los jóvenes al permiso de conducción

Compartir
Compartir articulo
Imagen de archivo de un concesionario. (Coches.net)
Imagen de archivo de un concesionario. (Coches.net)

Los españoles cada vez tardan más en sacarse el carnet de conducir. La media ha ido aumentando con el paso del tiempo hasta alcanzar los 23 años, cinco más que hace dos décadas. Las dificultades para disponer de vehículo propio y los precios de las autoescuelas, cada vez más elevados, agudizan esta tendencia. La crisis económica, la inflación y la precariedad laboral forman un cóctel que deja a los jóvenes sin demasiadas opciones para obtener el permiso de conducción. Las clases teóricas suponen un fuerte desembolso, que se dispara cuando llega la hora de las prácticas —sobre todo, cuando no conseguimos aprobar el examen a la primera de cambio—.

Los precios de los vehículos se han disparado y la situación del mercado no beneficia en absoluto el acceso de ciertos colectivos al permiso de conducción. Los coches de concesionario son bastante más caros ahora que hace unos años. En 2022, el precio medio de un automóvil en nuestro país alcanzó los 23.443 euros, lo que supone un incremento del 37% con respecto a 2017, cuando cada unidad costaba una media de 17.099 euros, según datos de la Agencia Tributaria. El mercado español cerró el año con 949.359 matriculaciones, bastante lejos de las cifras previas a la pandemia.

Te puede interesar: El objeto que hay que llevar a partir de ahora en el maletero por la nueva normativa de la DGT

Las administraciones públicas, conocedoras de la situación, contemplan una serie de subvenciones para facilitar el acceso de ciertos colectivos al permiso de conducción y también a su primer vehículo. Las personas con discapacidad, especialmente si es motora, tienen que superar toda una carrera de obstáculos para poder disponer de un coche propio. El problema se agudiza cuando el automóvil es la única llave para gozar de cierta independencia y libertad, con todo lo que supone. La falta de accesibilidad que todavía existe en muchos medios de transporte público y la necesidad de desplazarse con cierta periodicidad para citas médicas y/o terapias hacen que los vehículos sean prácticamente indispensables para las personas con discapacidad y sus familias. ¿Cuál es la fórmula más barata para comprar un coche?

La DGT invertirá 975.000 euros en 15 radares móviles capaces de multar hasta en seis carriles.

Las bonificaciones para comprar coches adaptados

Las personas con discapacidad, muchas veces, tienen que afrontar una serie de sobrecostes para poder tener un automóvil propio. Las administraciones públicas contemplan varios paquetes de ayudas y deducciones fiscales que pueden aliviar de forma considerable este desembolso. Las subvenciones están disponibles para cualquier persona, independientemente de su grado de discapacidad. Los vehículos tributan normalmente al 21%, pero las personas con discapacidad pueden disfrutar de un IVA superreducido y llevar el impuesto hasta el 4%. Los compradores, no obstante, tienen que acreditar una discapacidad igual o superior al 33% y/o ser usuarios de la tarjeta de estacionamiento para las personas con movilidad reducida.

Te puede interesar: Las sanciones de la UE a las que se podría enfrentar Puigdemont si se demuestra su relación con Rusia

Además, los beneficiarios tampoco podrán haber disfrutado de la misma deducción durante los cuatro últimos años —excepto en casos de siniestro—. El vehículo adquirido tampoco podrá venderse o transferirse, al menos, durante un tiempo determinado. Las personas con discapacidad también pueden disfrutar de esta rebaja al comprar un vehículo de segunda mano, aunque tendrá que adquirirlo en una empresa acreditada. Esta deducción fiscal puede solicitarse en la sede electrónica de la Agencia Tributaria mediante el formulario 04. Las personas con discapacidad también están exentas de pagar el impuesto de vehículos de tracción mecánica (IVTM), conocido comúnmente como impuesto de circulación y gestionado por las administraciones locales. Además, tampoco tienen por qué pagar el impuesto de matriculación y pueden reclamar una serie de subvenciones para adaptar los vehículos, sobre todo cuando el conductor es una persona con movilidad reducida.