Quién paga la hipoteca de un fallecido si varios herederos se reparten la herencia

Al aceptar la herencia, los herederos no solo adquieren los bienes y derechos del fallecido, sino que también heredan sus obligaciones y deudas, incluyendo la hipoteca sobre cualquier propiedad inmueble

Compartir
Compartir articulo
Quién paga la hipoteca de un fallecido si varios herederos se reparten la herencia (Freepik)
Quién paga la hipoteca de un fallecido si varios herederos se reparten la herencia (Freepik)

La pérdida de un ser querido no solo impacta emocionalmente a sus allegados sino que, además, presenta retos administrativos y legales no menos desafiantes. Entre estos últimos, la gestión de la herencia y en particular, la responsabilidad sobre las hipotecas del fallecido, se erige como uno de los asuntos más complejos. La pregunta fundamental que surge es: ¿Quién se encarga de pagar la hipoteca de un fallecido cuando existen varios herederos?

Para comprender mejor el proceso, es conveniente recordar que una hipoteca representa una deuda contraída por el difunto con una institución bancaria. A cambio del préstamo recibido para la adquisición de un inmueble, se establece un acuerdo de pago con intereses a liquidarse en un plazo determinado. Al aceptar la herencia, los herederos no solo adquieren los bienes y derechos del fallecido, sino que también heredan sus obligaciones y deudas, incluyendo la hipoteca sobre cualquier propiedad inmueble.

Te puede interesar: Esta es la pensión máxima que puede cobrar un jubilado al mes en España

Ante este panorama, se presentan cuatro principales alternativas de acción:

  • La aceptación pura y simple de la herencia, que implica asumir la hipoteca vigente. Esta opción requiere que los herederos procedan con la subrogación deudora, o lo que es lo mismo, el cambio de titularidad de la deuda hipotecaria a su nombre, comprometiéndose así a continuar con el pago de las cuotas pendientes.
  • El rechazo de la herencia, una decisión radical que evita la asunción de la hipoteca, pero también impide cualquier beneficio de los bienes heredados, dado que la herencia es indivisible en cuanto a activos y pasivos.
  • La aceptación a beneficio de inventario, que consiste en un análisis previo de los activos y pasivos de la herencia para decidir si conviene o no aceptarla. En este caso, se pueden usar los activos heredados para saldar la deuda hipotecaria, conservando el inmueble en cuestión o liquidándolo para cubrir la responsabilidad financiera sin afectar el patrimonio personal del heredero.
  • La venta del inmueble, una vía especialmente factible cuando la herencia se divide entre varios sucesores. Esta alternativa implica realizar una tasación de la propiedad, venderla y usar el monto obtenido para liquidar la hipoteca. Aunque puede ser un proceso tedioso por los trámites y gastos asociados, finalmente, permite la distribución del remanente, si existiera, entre los herederos.

Te puede interesar: El complemento de la pensión con el que se cobran 929,6 euros y que reciben más de 300.000 españoles

Estas alternativas esbozan un camino a seguir, pero la situación se complejiza cuando la herencia es compartida por varios herederos. En tales circunstancias, el acuerdo y la cooperación mutua son esenciales para determinar cómo se manejará la hipoteca del fallecido. Cada heredero asume una parte proporcional de la deuda según su porcentaje en la herencia, lo que puede variar significativamente en función del testamento del difunto o las leyes de sucesión aplicables.

La división de la hipoteca

La división de la hipoteca entre los herederos requiere un entendimiento claro de sus respectivas responsabilidades y derechos. Opciones como compensar económicamente a aquel heredero dispuesto a asumir la totalidad de la hipoteca o proceder con la venta del inmueble para saldar la deuda son viables, siempre y cuando exista un consenso. Estas decisiones deben ser mediadas cuidadosamente para evitar conflictos y garantizar una solución justa para todas las partes.

Para navegar exitosamente por estas aguas tumultuosas, la asistencia de un abogado especializado en herencias y sucesiones resulta invaluable. Este profesional puede ofrecer una guía clara sobre los derechos y obligaciones de los herederos, así como sobre las implicaciones legales y financieras de cada una de las opciones disponibles.

En conclusión, tras el fallecimiento de un deudor hipotecario, sus herederos enfrentan el desafío de decidir cómo manejar la deuda de la hipoteca. Las soluciones disponibles requieren una evaluación detallada de las circunstancias particulares de la herencia y una gestión prudente que promueva el acuerdo entre todos los herederos. La complejidad del proceso subraya la importancia de acudir a expertos en la materia que aseguren la toma de decisiones informada y equitativa, velando por el interés de todas las partes implicadas.

Las diferencias entre testamento notarial abierto y cerrado cuando se recibe una herencia