Nuevo tratamiento contra el Parkinson: así es la primera terapia subcutánea que mejora la movilidad de los pacientes

La enfermedad del Parkinson afecta a más de 150.000 personas en España

Compartir
Compartir articulo
Mujer mayor con Párkinson (Shutterstock)
Mujer mayor con Párkinson (Shutterstock)

Ya está disponible en España el primer tratamiento subcutáneo de perfusión contra el Parkinson avanzado que hace frente a la dificultad motora de los pacientes, un síntoma propio de la enfermedad. Esta terapia es la única opción de tratamiento para la enfermedad de Parkinson avanzado que se basa en levodopa (el fármaco de primera línea para el tratamiento de los síntomas motores del Parkinson) no quirúrgica y que permite personalizar y ajustar la dosis del medicamento.

La farmacéutica que ha desarrollado el tratamiento es la biofarmacéutica AbbVie, que ya ha anunciado su comercialización en España bajo el nombre de DUODOPA®. La aprobación del tratamiento ha sido respaldada por el estudio pivotal de fase 3 M15-741, que ha consistido en un estudio abierto de 12 meses de duración que evaluó la seguridad, tolerabilidad y eficacia del tratamiento en personas con enfermedad de Parkinson avanzada cuyos síntomas motores no se controlaron adecuadamente con el tratamiento oral de levodopa. Los resultados mostraron que los efectos adversos de Duodopa fueron, en su mayoría, de gravedad leve/moderada.

Te puede interesar: Todo lo que (no) sabemos sobre la menstruación: “El dolor no es normal, una regla sana solo debería generar una pequeña molestia”

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo crónico y progresivo que se caracteriza por una serie de síntomas motores, como temblores, rigidez muscular, lentitud de movimientos y dificultad para mantener el equilibrio. Esto, unido a otros síntomas no motores como trastornos del sueño, depresión, ansiedad o fatiga, merman enormemente la calidad de vida de los enfermos y de sus familiares.

De izq. a dcha: Dr. Álvaro Sánchez-Ferro; Felipe Pastrana, director general de AbbVie España, y Dra. Rocío García-Ramos (AbbVie)
De izq. a dcha: Dr. Álvaro Sánchez-Ferro; Felipe Pastrana, director general de AbbVie España, y Dra. Rocío García-Ramos (AbbVie)

Como señala la Dra. Rocío García-Ramos, neuróloga del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, “con frecuencia se habla de los síntomas de la enfermedad en términos de tiempo de ON y OFF. El tiempo ON se produce cuando se controlan los síntomas y el tiempo OFF es cuando los síntomas regresan entre las dosis del medicamento.”

Te puede interesar: Sanidad aprueba la primera vacuna contra el virus respiratorio sincitial

Con el avance de la enfermedad se puede producir un aumento de las fluctuaciones motoras y de los síntomas como la dificultad para tragar o incrementarse los episodios de caídas. Así, la Dra. García-Ramos indica que “a medida que la enfermedad de Parkinson progresa, la gravedad de los síntomas aumenta y los pacientes tienden a experimentar una menor capacidad para realizar las actividades de la vida diaria”.

El Dr. Álvaro Sánchez-Ferro es coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la Sociedad Española de Neurología (SEN) y destaca que este tratamiento subcutáneo puede resultar un avance reseñable en la lucha contra la enfermedad, “ya que ofrece una nueva opción de tratamiento subcutáneo no quirúrgico basado en levodopa que puede ayudar a controlar los síntomas motores para aquellos que viven con enfermedad de Parkinson avanzada que a menudo experimentan desafíos a medida que avanza su enfermedad”.

Marc Gauthier, de 62 años, ha vuelto a caminar tras un diagnóstico de Parkinson hace ya tres décadas.

La incidencia del Parkinson en España

Según la Organización Mundial de la Salud, más de seis millones de personas en todo el mundo viven con esta enfermedad. En el caso de España, según el Informe del Observatorio del Parkinson, se estima que aproximadamente 150.000 personas sufren esta enfermedad, de las cuales un 38% está en fase avanzada.

Después del Alzheimer, es el trastorno neurodegenerativo más común en el país. La prevalencia del Parkinson en España también tiende a aumentar con la edad y, con una población cada vez más envejecida, las tasas de la enfermedad aumentan cada año.