Los efectos secundarios del diazepam, un relajante muscular

Al igual que todos los fármacos, puede provocar una serie de efectos secundarios, más o menos graves si no se toma adecuadamente

Compartir
Compartir articulo
Tableta de pastillas (Imagen Ilustrativa Infobae)
Tableta de pastillas (Imagen Ilustrativa Infobae)

El diazepam es un fármaco perteneciente a la familia de las benzodiazepinas, utilizado ampliamente en la práctica médica desde su introducción en la década de 1960. Posee propiedades ansiolíticas, sedantes, hipnóticas, anticonvulsivantes, amnésicas y relajantes musculares, lo que lo hace útil en el tratamiento de diversos trastornos como la ansiedad, el insomnio, los espasmos musculares y como coadyuvante en el manejo de condiciones como la abstinencia alcohólica.

El mecanismo de acción del diazepam implica la potenciación del efecto del neurotransmisor ácido gamma-aminobutírico (GABA), el principal neurotransmisor inhibitorio en el sistema nervioso central. Este procedimiento resulta en una mayor inhibición neuronal, lo que conduce a los efectos terapéuticos del medicamento.

Te puede interesar: Guía para mantener los músculos fuertes después de los 40

Este medicamento se administra generalmente por vía oral, aunque también puede ser administrado por vías intravenosa e intramuscular en situaciones que requieren una acción más rápida. Tiene un inicio de acción relativamente rápido y una larga vida media, lo que puede derivar en acumulación con el uso prolongado, especialmente en poblaciones de riesgo como los ancianos.

Si bien el diazepam es un medicamento eficaz para sus indicaciones aprobadas, su uso puede acompañarse de efectos secundarios, como ocurre con todos los medicamentos. Algunos de los más frecuentes incluyen:

  • Sedación y somnolencia, que pueden afectar la capacidad de realizar tareas que requieran atención, como conducir o manejar maquinaria.
  • Mareos y aturdimiento, especialmente al levantarse rápidamente de una posición sentada o acostada.
  • Debilidad muscular, lo que puede ser particularmente restrictivo para personas que realizan actividades físicas.
  • Boca seca, que puede ser incómoda y puede llevar a problemas de higiene dental.
  • Cambios en el apetito, que pueden incluir tanto aumento como disminución.
Fórmula del diazepam (Imagen de archivo de Infobae)
Fórmula del diazepam (Imagen de archivo de Infobae)

Además, existen otros efectos secundarios menos frecuentes pero potencialmente más serios, tales como:

  • Trastornos respiratorios, como la depresión respiratoria, una condición seria que puede ocurrir con dosis altas o en combinación con otros depresores del SNC.
  • Alteraciones cognitivas, tales como confusión, problemas con la coordinación, y déficits de memoria.
  • Reacciones emocionales y cambios de humor, como la exacerbación de la depresión o la aparición de pensamientos suicidas.
  • Dependencia y síndrome de abstinencia, que puede manifestarse con la interrupción del consumo después de un uso prolongado o con dosis altas.
  • Tolerancia a los efectos del medicamento, que puede reducir su eficacia con el tiempo.
Los errores con medicamentos para el TDAH entre niños se han cuadruplicado en 20 años

Es particularmente importante la atención a la dependencia y al potencial de abuso del diazepam, ya que puede llevar a un ciclo de uso crónico y dificultades en el cese del mismo. Por ello, los protocolos de tratamiento suelen recomendar un uso a corto plazo o un descenso gradual de la dosificación.

El diazepam es una medicación sujeta a prescripción médica y debe utilizarse bajo estricta supervisión médica. Se debe evitar el consumo de alcohol y la combinación con otros medicamentos depresores del SNC mientras se esté tomando este fármaco. Además, no se recomienda su uso durante el embarazo y la lactancia debido al riesgo de efectos sobre el feto o el recién nacido.