Carlos Sainz, subcampeón; Alonso queda 17º y Verstappen último: así termina el ‘Mundial de destructores’ de la Fórmula 1

El de Ferrari es el segundo piloto que más dinero le ha costado a su equipo en lo que a reparaciones se refiere, mientras que el de Aston Martin y Red Bull ocupan las últimas posiciones

Compartir
Compartir articulo
Lance Stroll abandona su monoplaza tras el accidente sufrido en Singapur (Getty).
Lance Stroll abandona su monoplaza tras el accidente sufrido en Singapur (Getty).

El domingo 26 de noviembre el semáforo se apagaba, los motores dejaban de rugir y la Fórmula 1 echaba el cierre y enviaba una temporada histórica a su libro de memorias en la que Red Bull y Max Verstappen han arrasado y batido todos los récords habidos y por haber. La escudería austríaca ha ganado 21 de las 22 carreras disputadas y el piloto neerlandés ha escuchado los acordes del himno de su país en 19 ocasiones. Los resultados se traducen en 575 puntos para él en el Mundial de pilotos y 860 en el de Constructores tras sumar los 285 de su compañero de equipo Checo Pérez.

Los resultados obtenidos reportaron a la escudería británica un botín superior a los 150 millones de euros, sin embargo, para los equipos tan importante es recibir dinero como no dejarlo escapar. Su viabilidad depende de ello. Cada gran premio supone un enorme gasto económico de traslados, neumáticos, maquinaría, mano de obra… A todos estos gastos fijos se le añade uno variable: los de reparación. Un intangible del que ningún jefe de equipo quiere oír hablar en el box y, que en la mayoría de las ocasiones, depende del piloto. La diferencia entre ver la bandera a cuadros o tener que bajarse del monoplaza antes de tiempo provoca un gran gasto financiero para las escuderías que se cuantifica en el Mundial de destructores.

Te puede interesar: Mike Krack: “Sería un error decir que entendimos todo sobre el AMR23″

Sainz, subcampeón del mundo

Se trata de un campeonato ficticio que consiste en una estimación de los gastos en reparaciones que ha tenido que acometer cada equipo en sus monoplazas. Su única regla es muy sencilla: gana el piloto y la escudería que menos dinero han invertido en reparar su coche. Y, como no podía ser de otra manera, dicho torneo también lo capitanea Verstappen como el piloto que menos dinero le ha costado a su equipo. Poco más de 315.000 euros. La cara opuesta de la moneda la refleja Logan Sargeant. Sus siete abandonos, el que más en toda la parrilla, le convierten en el piloto que más dinero -3,9 millones de euros- en reparaciones le ha costado a su equipo. De cerca le siguen Carlos Sainz y us 3,2 kilos que le convierten en subcampeón de este particular Mundial.

La segunda etapa en Fórmula 1 del asturiano comenzó marcada por malos resultados en Mclaren. Sin embargo, desde que llegó a Aston Martin su suerte ha cambiado

Lo curioso de su caso es que, 1,5 kilos, prácticamente la mitad del gasto total, corresponden a un sólo accidente, el que sufrió en Las Vegas. El sueño fue una pesadilla. Apenas habían transcurrido nueve minutos desde el inicio de la primera sesión de entrenamientos libres cuando todos los monoplazas, a excepción de uno, se vieron obligado a regresar al box. El que se mantenía sobre el asfalto correspondía al Ferrari de Carlos Sainz. Varias tapas de alcantarilla mal selladas saltaron con el paso de los coches y generaron daños importantes en el fondo plano del SF23. “Dañamos completamente el chasis, el motor y la batería. Nos costó una fortuna arreglarlo, es completamente inaceptable”, aseguró Vasseur, jefe del equipo italiano.

Te puede interesar: Aston Martin lanza un mensaje intimidante a todos los pilotos y desvela la cualidad que hace “impagable” a Alonso

Alonso ‘salva’ a Aston Martin

Muy cerca de Verstappen, abajo de la clasificación, se encuentra Fernando Alonso. El español es el cuarto piloto que menos ha dañado su vehículo, llegando únicamente a los 758.000 euros. Lo que traducido en términos globales significa una quinta parte del dinero gastado por Aston martin en reparaciones mecánicas. Su compañero Lance Stroll, con 2,55 millones de euros es el quinto piloto que más gasto ha llevado a su box.

La escudería británica iba bien en este particular campeonato, hasta que el canadiense se estrelló contra las protecciones durante la clasificación en Singapur, dejando el monoplaza siniestro y restando de golpe dos millones de euros para su reparación. De hecho, el accidente fue de tal calibre que ni los mecánicos pudieron reparar el coche a tiempo para la carrera y Stroll acordó con el equipo no correr. Williams tiene un problema colectivo es la escudería que más gasta en reparaciones con 6,48 millones de euros. En las antípodas se encuentra Mercedes superando mínimamente el millón de euros.

  1. Logan Sargeant, 3,9 millones de euros
  2. Carlos Sainz, 3,2
  3. Checo Pérez, 2,8
  4. Esteban Ocon, 2,6
  5. Lance Stroll, 2,55
  6. Alexander Albon, 2,3
  7. Kevin Magnussen, 2,1
  8. Pierre Gasly, 2
  9. Oscar Piastri, 1,8
  10. Charles Leclerc, 1,5
  11. Nico Hulkenberg, 1,1
  12. Nick de Vries/Ricciardo, 1,1
  13. Lando Norris, 1
  14. Yuki Tsunoda, 800.000
  15. Guanyo Zhou, 800.000
  16. Lewis hamilton, 790.000
  17. Fernando Alonso, 758.000
  18. Valterri Bottas, 600.000
  19. George Russell, 570.000
  20. Max Verstappen, 320.000