Djokovic aclara de una vez por todas su postura sobre las vacunas contra el coronavirus: “No lo soy”

El número uno del mundo ha zanjado la polémica que le rodea desde 2022, cuando no pudo disputar el Abierto de Australia al no estar vacunado y tuvo que abandonar la sede del primer grande del calendario en el tenis

Compartir
Compartir articulo
Djokovic en la Copa Davis (REUTERS/Violeta Santos Moura)
Djokovic en la Copa Davis (REUTERS/Violeta Santos Moura)

Novak Djokovic ha vivido otra temporada para enmarcar en 2023. Los 36 años que refleja su carné de identidad no parecen pesar demasiado al serbio, que ha vuelto a ser el tenista a batir por enésimo curso y se ha quedado a punto de hacer pleno de Grand Slams. Wimbledon, con Carlos Alcaraz como verdugo, fue el único grande en el que no logró imponerse, resultando vencedor en Australia, Roland Garros y el US Open. En total, se hizo con siete títulos y terminó como número uno del mundo. Una posición en la que acumula 409 semanas, el que más en toda la historia del circuito masculino.

Nole parece preparado para seguir engordando su palmarés, que le hace merecedor de la condición de hombre con más grandes de todos los tiempos (24). Está en la cresta de la ola, como le ha ocurrido en buena parte de su periplo en la élite. En estos momentos, sólo Alcaraz y Jannik Sinner parecen capacitados para ponerle en aprietos, tal y como se viene demostrando recientemente. Habrá que ver si Rafa Nadal, en su regreso tras 11 meses fuera de las pistas, puede amenazar su legado como antaño.

Te puede interesar: Un rival de Alcaraz y Nadal señala las cualidades de ambos que debe tener el tenista perfecto

Djokovic a punto de golpear la bola (REUTERS/Violeta Santos Moura)
Djokovic a punto de golpear la bola (REUTERS/Violeta Santos Moura)

Lejos queda ya, en el imaginario colectivo, el arranque de 2022. Entonces, Djokovic estuvo en boca de todos, dentro y fuera del deporte, por su negativa a vacunarse contra el coronavirus, que obligó al Abierto de Australia a vetarle de la competición. La polémica llevó incluso a que el balcánico fuese deportado del país que acoge el primer major del calendario, generándose un revuelo considerable. Casi dos años después, el mejor de la ATP no ha dudado en aclarar, con mayor rotundidad que nunca, la visión que tiene sobre la pandemia.

Djokovic acaba con el debate sobre su posición con el covid-19

En una entrevista para el prestigioso programa televisivo estadounidense 60 Minutes, de la CBS, Djokovic ha sido muy claro al respecto. “La gente intentó tildarme de antivacunas cuando no lo soy. Tampoco estoy a favor de las vacunas, yo estoy a favor de la libertad de decidir”, asegura. En ese sentido, considera que su fortaleza mental, especialmente notoria en episodios como este, “no es un regalo”, sino “algo que se desarrolla con el trabajo”.

Te puede interesar: El jefe de Fernando Alonso desvela la receta para tenerle contento en Aston Martin

Durante su conversación con el periodista Jon Wertheim, Djokovic volvió, una vez más, sobre su relación con Nadal y Roger Federer. “Obviamente, no nos hemos llevado muy bien durante nuestras carreras fuera de la pista. No somos amigos porque somos rivales y es difícil ser cercanos siendo competidores. En ciertas cosas que se comparten sobre tu vida o cómo te sientes, pueden ser usados en tu contra. Pero hemos compartido escenario por muchos años y creo que el máximo respeto siempre está ahí, por lo menos por mi parte hacia ellos. Ojalá algún día seamos más cercanos, capaces de sentarnos, hablar y reflexionar. Sería increíble”, se sincera.

Federer, Nadal y Djokovic (Jack Sock Action Images via Reuters/Andrew Boyers/File Photo)
Federer, Nadal y Djokovic (Jack Sock Action Images via Reuters/Andrew Boyers/File Photo)

“Me encanta ganar. No hay duda de ello. Los récords me inspiran y me motivan. Para mí, es completamente normal. Ser honesto, ser auténtico y expresar lo que sientes. Sólo intento ser sincero conmigo mismo y con los demás y decir cuáles son mis metas y objetivos, así de sencillo”, expone también Djokovic.