Isa Pantoja relata cómo descubrió que era adoptada: “Mi madre me dijo que mis padres biológicos habían muerto en un accidente”

La joven ha narrado en ‘De viernes’ los episodios más importantes de su vida en Cantora y el motivo por el que decidió marcharse al cumplir 18 años

Compartir
Compartir articulo
Isa Pantoja, en 'De viernes'. (Mediaset España)
Isa Pantoja, en 'De viernes'. (Mediaset España)

Isa Pantoja se ha estado este viernes en Telecinco para relatar algunos aspectos desconocidos de su mediática vida y de su infancia en Cantora. La hija de Isabel Pantoja ha sido una de las protagonistas de De Viernes con una entrevista en la que, entre otros asuntos, ha relatado cómo se enteró de que era adoptada y qué explicación le dio la tonadillera.

Tal y como ha contado la joven, la primera vez que escuchó que era adoptada ni siquiera sabía qué significaba esa palabra. Fue una compañera de clase quien se lo dijo mientras estudiaba en el colegio británico en Marbella. Poco después, asegura que su madre tuvo una conversación con ella para explicarle su origen: “Me dijo que yo era una niña preciosa y que me preguntó si me quería ir con ella. Que yo, como era muy pequeña y no sabía hablar, no dije nada, pero la abracé y ya no nos separamos”, ha contado en el programa.

Te puede interesar: Sofía Cristo desvela el estado de su madre tras las declaraciones de su hermano, Ángel: “Está destrozada”

Al saber que era adoptada, la joven se interesó por sus padres biológicos, pero asegura que su madre le dijo que “murieron en un accidente de coche”. Isa se quedó entonces con esa información y le hizo ver a la cantante que la veía como una verdadera madre. “No quise preguntarle nada más. Para mí ella es mi madre y le debo tanto...”, afirma emocionada.

Sin embargo, la sorpresa para la hermana de Kiko Rivera sería mayúscula cuando, en 2014, su madre biológica apareciera en la portada de una revista española, iniciando así un breve recorrido mediático que no consiguió acercarla a su hija. Y es que, según cuenta ahora Isa, habría escuchado a su madre si hubiera contactado con ella de otra forma. “Si me hubiera querido conocer o hubiera intentado ponerse en contacto conmigo cuando cumplí 18 años, la habría escuchado, pero la forma de hacerlo me demostró que no tenía sentido”, asevera.

Te puede interesar: La soledad de Isa Pantoja el día de su boda, el enésimo desplante familiar que confirma su destierro

Por aquel entonces, Isabel Pantoja se encontraba cumpliendo condena por blanqueo de capitales en la prisión de Alcalá de Guadaíra. “Me llamó muy preocupada por lo que iba a contar. Yo le dije que no se preocupase, que para mí ella era la única madre que conozco y la única familia que conozco”, desvela ahora la joven.

Infancia feliz

Pese a que sus últimos años en Cantora fueron tan tormentosos que acabó abandonando la finca estando embarazada al cumplir 18 años, Isa Pantoja relata una infancia feliz a la que volvería sin dudar: “Recuerdo estar con mi madre, con mi hermano... Era muy feliz, mis cumpleaños eran preciosos, mi madre siempre intentaba darme todo. Quería mucho a mi madre, a Dulce, que ha estado presente desde que era muy pequeña, y a mi hermano”.

“Recuerdo que era muy protector conmigo, cuando venía a recogerme al colegio a mí me encantaba porque era como ‘mi hermano mayor viene a recogerme...’. Mi madre me decía: ¿quién es la persona a la que más quieres en el mundo? Y yo decía: a mi hermano”, dice sobre el DJ, con quien ahora no tiene ningún tipo de contacto.

Distinta fue su adolescencia. Según su testimonio, la tensión con su familia llegó cuando decidió empezar su primera relación sentimental. Así, la preocupación de su madre se convirtió en “una sobreprotección” por la que no podía llevar la misma vida que las jóvenes de su edad.

Todo empeoró cuando Isa se quedó embarazada siendo aún menor de edad. “Mi madre no estaba en esos meses. Solo estaba Dulce. No tengo un buen recuerdo del embarazo”, sentencia la esposa de Asraf Beno, que no puede contener la emoción al hablar de la que fue su niñera: “Me ha criado desde pequeña. Sentimentalmente, me ha apoyado en todo”.