220 personas son víctimas de una estafa que vendía un festival inexistente en República Dominicana

Los afectados ya se han movilizado y han creado un grupo de víctimas de esta estafa, compuesto por personas de diversas partes de España y de otros países

Compartir
Compartir articulo
Avión de Latam Airlines. Imagen de archivo.
Avión de Latam Airlines. Imagen de archivo.

La Policía Nacional ha detenido en Palma a un individuo acusado de desarrollar labores como intermediario en una estafa que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han cifrado en aproximadamente 200.000 euros, afectando a 220 personas. Las víctimas habían adquirido un paquete turístico falso entre el 10 y 17 de octubre para un festival musical en República Dominicana inexistente. La autoridad policial ha emitido además una orden internacional para detener y bloquear las cuentas del líder de la red delictiva, que actualmente se encuentra huido fuera de España.

La investigación, liderada por el Grupo de Delincuencia Económica y Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional, se inició tras recibir 50 denuncias, aunque se prevé que el número de víctimas incremente en las próximas semanas. Los estafados, que pagaron 1.500 euros en promedio por el paquete que incluía vuelo, alojamiento y concierto, comenzaron a sospechar después de que se les comunicara la cancelación del evento. Al indagar más, descubrieron que ni en el hotel ni en la aerolínea existían reservas a sus nombres.

Te puede interesar: Pedro Sánchez fía la aceptación de la amnistía a sus “efectos balsámicos” tras devolver al independentismo al tablero constitucional

Los afectados ya se han movilizado y han creado un grupo de víctimas de esta estafa, compuesto por personas de diversas partes de España y de otros países. Las víctimas se han organizado con el objetivo de canalizar los esfuerzos con un único fin: recuperar su dinero. La manera de pago fue principalmente a través de transferencias bancarias, y la preocupación creció al sentirse ignorados por la organización tras el anuncio del aplazamiento del evento el pasado 6 de octubre.

La Policía Nacional continúa con las diligencias para determinar el alcance total del fraude y la identidad de todas las personas implicadas. Por ahora, la identidad del detenido no ha sido revelada y la búsqueda del cabecilla de la trama sigue en curso.

Foto de un festival. Imagen de archivo. (AP Foto/Matilde Campodonico)
Foto de un festival. Imagen de archivo. (AP Foto/Matilde Campodonico)

Estafa del “hijo en apuros”

Nuevo caso de la conocida estafa del “hijo en apuros”. La Policía Nacional ha detenido en Madrid a un joven de 20 años acusado de hacerse pasar por el hijo de una mujer de 59 años para robarle más de 8.000 euros. El estafador le envió varios SMS desde un número de teléfono nacional en los que aseguraba ser su hijo, que solía viajar y en ese momento estaba fuera del país. Supuestamente, le hablaba desde el móvil de un conocido porque había perdido el suyo “con todas las fotos y los contactos”, según informan a Infobae España fuentes policiales.

En la denuncia de la víctima, que presentó el pasado día 2 de octubre en la comisaría de la Policía Nacional del distrito Centro de la capital, relataba que recibió varios SMS en los que su supuesto hijo le pedía “urgentemente” que le ayudase a poder comprar un nuevo teléfono móvil tras haberlo perdido. Es habitual que los autores de este tipo de estafas insistan en la rapidez y la urgencia para obtener el dinero, ya que evitan que los familiares les descubran a tiempo.

La OCU alerta del “timo de la doble llamada”: los estafadores te engañan para cambiar de tarifa.

Durante la conversación por SMS, el estafador dijo a la víctima que no podía acceder con sus datos a la aplicación móvil del banco, por lo que pedía a la mujer las credenciales de su cuenta para hacerse una transferencia a la suya. Pese a que la denunciante le preguntó si tenía seguro que cubriera la pérdida del teléfono móvil, el autor del timo perseveró en que necesitaba el dinero de forma urgente para comprar un nuevo terminal. Finalmente, la mujer accedió a enviarle los datos de acceso a su cuenta bancaria. El estafador entró a la misma rápidamente y se apoderó de más de 8.000 euros de la víctima, que se transfirió en dos envíos a una cuenta que había abierto por Internet pocos días antes.