Las elecciones gallegas se leerán en clave nacional: auge del BNG, reto para el PP y desenlace de Podemos y Sumar

Las elecciones a la Xunta de Galicia se leerán en clave autonómica y nacional: el liderazgo de Feijóo tras dejar Galicia y la ruptura entre Sumar y Podemos estarán en el punto de mira de los comicios gallegos

Compartir
Compartir articulo
El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, la líder de Sumar, Yolanda Díaz, junto con miembros del Gobierno (Eduardo Parra / Europa Press)
El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, la líder de Sumar, Yolanda Díaz, junto con miembros del Gobierno (Eduardo Parra / Europa Press)

El año 2024 también será electoral. Tras un 2023 con sucesivas campañas electorales y comicios municipales, autonómicos y generales, el año que está a punto de comenzar también vendrá cargado de urnas para los colegios electorales. En el horizonte están las elecciones europeas, las vascas y las gallegas, y son estas últimas las que dibujan un reto para todas las formaciones que se presentan, y tiñen la precampaña gallega de un tono nacional en medio de un panorama político convulso e inestable.

La radiografía gallega es la siguiente: el PP lleva al frente de la Xunta de Galicia desde 2009 con cuatro mayorías absolutas protagonizadas por Alberto Núñez Feijóo. El dirigente gallego emprendió su camino nacional al frente del PP en abril de 2022, tras la crisis del partido y la salida de Pablo Casado, dejando como sucesor en la Xunta a su ‘número dos’, Alfonso Rueda, que se enfrentará por primera vez a las elecciones gallegas como candidato.

Te puede interesar: Sumar cree que los diputados de Podemos deben devolver su acta

Si bien el PSOE tiene gran peso en Galicia, en estas elecciones se espera que el BNG siga por delante como líder de la oposición con Ana Pontón a la cabeza. La irrupción de Sumar en el tablero político no se plantea como demoledora para la izquierda asidua, aunque podría tener entrada en el Parlamento gallego con algún escaño. Además, aún queda por resolver la incógnita sobre si Podemos se presentará por separado, ya que en las anteriores elecciones formaba parte de una coalición de izquierdas junto con Esquerda Unida y Anova. También Vox juega en las quinielas, que ya ha confirmado que pugnará por su lugar en Galicia, pese a que nunca ha pisado el Parlamento gallego, al no haber reunido un mínimo de apoyos como para tener representación.

Retos, ensayos y oportunidades

Con estos mimbres, cada actor político ya visualiza la casilla de salida desde su particular posición. En el caso del PP, la aspiración es volver a alcanzar una mayoría absoluta para revalidar la Presidencia de Alfonso Rueda. Uno de los retos es dar más visibilidad al candidato, sin que ello trastoque la esencia del PP gallego, más discreto e institucional que en otros territorios. No les preocupa especialmente Vox, aseguran a Infobae España fuentes del PPdeG, aunque las últimas encuestas apuntan a una pequeña caída de escaños que, en cualquier caso, no les arrebata la mayoría absoluta, aunque todo está por ver.

Te puede interesar: Mónica García sobre la salida de Podemos: “Quiero poner en valor la paciencia de Yolanda Díaz”

Los logros de Alfonso Rueda influirán, sin lugar a dudas, en el liderazgo de Alberto Núñez Feijóo al frente del partido. El líder de la oposición no logró la suficiente fuerza en las elecciones del 23 de julio como para alcanzar La Moncloa, lo que se leyó como un gran fracaso por parte del candidato gallego. Si a Rueda se le escapa la mayoría absoluta, será inevitable que el impacto salpique a su antecesor, que abandonó la política gallega con el objetivo de llevar al PP hasta la Presidencia del Gobierno.

El Bloque Nacionalista Galego (BNG) es una fuerza consolidada en la autonomía gallega. Sus mejores resultados fueron los de las últimas elecciones, las de 2020, en las que sacó 19 escaños, superando al PSOE por cinco. Las últimas encuestas apuntan a que los nacionalistas gallegos de Ana Pontón siguen fuertes, y podrían igualar o incluso superar esos resultados, que les mantendrían en el liderazgo de la oposición. Sin embargo, el reto del BNG es llegar a la Xunta, donde ya estuvieron de 2005 a 2009 en coalición con los socialistas, una fórmula que podrían volver a plantearse si consiguen reunir los 38 diputados de la mayoría absoluta.

Ione Belarra: "Celebrar a bombo y platillo el día de la Constitución mientras se incumple el derecho a una vivienda digna, o que la riqueza de nuestro país tiene que estar subordinada al interés general, es un problema democrático".

En las últimas generales se corroboró su ascenso al lograr más votos que en 2019, aunque no se tradujeron en escaños. Néstor Rego entró al Congreso de los Diputados solo, pero determinante en todas las negociaciones parlamentarias, donde los partidos nacionalistas inician un recorrido de especial trascendencia en el panorama político del país.

Te puede interesar: El PP utilizará la ruptura de Podemos como arma arrojadiza contra el Gobierno: “Hay mucho rencor”

El candidato del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, es la apuesta del PSOE para poder gobernar en coalición con el BNG en Galicia. Besteiro tiene una larga trayectoria en la política gallega: fue concejal, presidente de la Diputación y secretario general del partido. Pedro Sánchez le nombró delegado del Gobierno en Galicia para limpiar su imagen política tras varias causas que se terminaron archivando, la última, la de la Operación Pulpo. A los meses, con la convocatoria electoral adelantada, pasó a ser diputado del PSOE por Lugo y, ahora, candidato socialista a la Xunta.

Pero, sin duda, los partidos que no se quitarán de encima el enredo nacional serán Sumar y Podemos. Las negociaciones están paralizadas desde su ruptura parlamentaria en el Congreso de los Diputados. Era de pura lógica que, de una forma u otra, el malestar entre ambas formaciones iba a trasladarse a otros territorios, entre ellos Galicia. Y, aunque el objetivo de ambas es “desplazar” al PP gallego, la división en la izquierda no hace más que beneficiar a la derecha. El antes y el después es más que esclarecedor en sus declaraciones públicas y privadas: mientras que este martes previo a la ruptura fuentes de Sumar definían como una “mala idea” que la formación morada fuese por separado en Galicia, tras la ruptura ya ven “más difícil” la coalición, tal y como apuntó este viernes Marta Lois.

Desde Podemos aseguran que siguen teniendo autonomía como para alcanzar un pacto con Sumar para las elecciones del próximo año, sin embargo, y según publica La Voz de Galicia, ya se plantean nombres para liderar el proyecto. Nada más y nada menos que Ángela Rodríguez Pam, la exsecretaria de Estado de Igualdad e íntima de Irene Montero.

Algunos sondeos otorgan a Sumar un diputado, pero todo ello antes de la crisis y sin contar con una posible irrupción o coalición con Podemos. En cualquier caso, las elecciones gallegas apuntan a ser las primeras en celebrarse en 2024, por lo que las expectativas las definen como la primera traducción de los enredos políticos de esta nueva legislatura.