La DGT ya busca alternativas para las matrículas: se prevé que se acaben las combinaciones en menos de 20 años

Tráfico cree que se acabarán las combinaciones en 2053 y busca opciones alternativas

Compartir
Compartir articulo
Matricula. Imagen de archivo. (Shutterstock)
Matricula. Imagen de archivo. (Shutterstock)

Las últimas matrículas en España ya se encuentran en la combinación correspondiente a la letra M. Según las previsiones que maneja la Dirección General de Tráfico, se espera que para fin de año se alcance la combinación MLB, tras el registro de aproximadamente 200,000 vehículos nuevos.

Actualmente, las matrículas en España siguen el sistema establecido en el año 2000, que consta de una serie de cuatro números y tres letras e incluye una franja azul con el símbolo de la Unión Europea y la letra “E” que identifica al país. A pesar del gran número de combinaciones posibles, se prevé que hacia el año 2053 se agoten las combinaciones posibles, lo que requerirá la introducción de un nuevo formato. La DGT ya analiza alternativas para el diseño futuro de las matrículas, que podrían incorporar tecnología como códigos QR para facilitar la identificación por parte de las autoridades.

Te puede interesar: Un hombre intenta matar a su vecina de 74 años por una deuda de 10 euros en el barrio de Usera (Madrid)

La transición a la siguiente serie de matrículas refleja el continuo incremento en las matriculaciones de vehículos en España. Las estimaciones actuales sugieren que para el cierre de 2023 se habrán matriculado cerca de 950,000 vehículos en total. De mantenerse esta tendencia, el inicio de 2024 comenzaría con la serie MMB. Aunque el proceso de cambio es gradual, la anticipación de la DGT propone una preparación para un futuro de integración tecnológica.

La historia de las matrículas en España

Desde el primer vehículo matriculado en 1900, un Clément 2CV con matrícula PM-1, la historia de las matrículas en España ha experimentado transformaciones significativas. La principal novedad es la introducción del sistema alfanumérico nacional en septiembre del 2000, que reemplazó la identificación provincial por un formato unificado con la franja azul y la bandera comunitaria de la Unión Europea

Te puede interesar: La Unión Europea plantea imponer un chequeo médico para renovar el carnet de conducir

Los sistemas que han regulado las matrículas en España abarcan desde el sistema provincial numérico utilizado entre 1900 y 1971, pasando por el sistema provincial alfanumérico vigente de 1971 a 2000, hasta el actual sistema alfanumérico nacional.

El sistema de matriculación español ha sido objeto de diversas modificaciones, adaptándose a los estándares europeos y a los avances tecnológicos. Esta evolución refleja la constante actualización en las políticas de tráfico y la importancia de la identificación clara y sin alteraciones de los vehículos. Como medida disuasoria de infracciones, se han establecido sanciones económicas y de puntos en el permiso de conducir para asegurar el cumplimiento de las normas.

Matrícula con la E de España y la bandera de la Unión Europea. (Shutterstock)
Matrícula con la E de España y la bandera de la Unión Europea. (Shutterstock)

Letras prohibidas y sistema de colores

La Dirección General de Tráfico excluye determinadas letras en la configuración de las matrículas de vehículos desde el año 2000, con el objetivo de prevenir confusiones y malentendidos. Las letras retiradas incluyen la A, CH, E, I, LL, Ñ, O, Q y U, por diversos motivos como la similitud visual con otros caracteres o el deseo de evitar combinaciones de palabras inapropiadas. Asimismo, las matrículas en España se caracterizan por presentar diferentes colores según el tipo de vehículo y su uso específico.

Te puede interesar: El radar de tramo más largo de Madrid se instalará el año que viene

Las letras Ñ y Q fueron eliminadas para evitar su confusión con la N y la O, o el cero, respectivamente. Además, se decidió no incluir las letras dobles, que ya no son reconocidas por la Real Academia Española y se optó por excluir las cinco vocales para evitar la formación de palabras ofensivas o equívocas en las matrículas. El sistema de matriculación español define los fondos de las matrículas tradicionalmente en blanco con letras negras, añadiendo una franja azul que representa al símbolo de la Unión Europea y la E de España.

La DGT lanza la nueva campaña de concienciación para el verano este 28 de junio

Cada color en el fondo de las matrículas corresponde a un uso distinto: las matrículas azules se destinan a organismos internacionales, taxis y VTC; las verdes a vehículos consulares y a coches extranjeros en espera de una matrícula definitiva; las rojas se reservan para coches diplomáticos y ciertos casos temporales; y las amarillas están asignadas a motos y vehículos de técnicos adscritos al servicio diplomático.

Estas categorizaciones ayudan a la identificación rápida del tipo de vehículo y su función, facilitando así la labor de las autoridades y contribuyendo a un orden vial más eficiente.