La FIFA justifica en tres motivos la sanción a Rubiales: beso, levantamiento y tocamiento

El expresidente de la RFEF recibió un cese de tres años con toda actividad que tenga que ver con el fútbol. Puede recurrir al Comité de Apelación para rebajar su pena

Compartir
Compartir articulo
El expresidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, llega a la Corte Nacional, en Madrid, España, el viernes 15 de septiembre de 2023. (AP Foto/Manu Fernandez, Archivo)
El expresidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, llega a la Corte Nacional, en Madrid, España, el viernes 15 de septiembre de 2023. (AP Foto/Manu Fernandez, Archivo)

La FIFA fue la primera en dar el paso en la sanción a Luis Rubiales. Tras lo sucedido en la final del Mundial femenino con Jenni Hermoso, el 26 de agosto, el órgano rector del fútbol mundial decidió suspender cautelarmente 90 días al entonces presidente. Tras ser cesado, el Comité Disciplinario de la FIFA decretó tres años de inhabilitación que impide tomar partido de cualquier actividad relacionada con el fútbol. El 6 de diciembre, Día de la Constitución, Javier Iván Palacio, hombre FIFA, expuso los motivos que condujeron a dicha sanción. Luis Rubiales puede recurrir al Comité de Apelación para rebajar la pena.

Los artículos 6 y 13 del reglamento, a los que se acogió la entidad, dicen lo siguiente: “Toda persona que atente contra la dignidad o la integridad de un país, una persona o un colectivo de personas empleando palabras o acciones despectivas, discriminatorias o vejatorias (por el medio que sea) por motivos de raza, color de piel, origen étnico, nacional o social, género, discapacidad, orientación sexual, lengua, religión, posicionamiento político, poder adquisitivo, lugar de nacimiento o por cualquier otro estatus o razón será sancionada con una suspensión que durará al menos diez partidos o un periodo determinado, o con cualquier otra medida disciplinaria adecuada”.

Te puede interesar: Rubiales, acusado de besar “con fuerza” a una jugadora inglesa después de la Final del Mundial en la que besó a Jenni Hermoso

El expresidente de la RFEF, Luis Rubiales, acude a declarar a la Audiencia Nacional como imputado por el beso en la boca que propinó a la jugadora de la selección Jenni Hermoso

Un beso no consentido, un levantamiento y un tocamiento

La FIFA ha querido revelar los motivos exactos que llevaron a la institución a tomar esa decisión. Tras el visionado de lo ocurrido el día de la final, así como el vídeo grabado por Rubiales en Dubai o el comportamiento en la Asamblea posterior, han justificado dicha sanción. La FIFA no solo considera lamentable el beso a Jenni, sino también el levantamiento a Athenea, el otro beso a Olga Carmona y el tocamiento de genitales en el palco.

Sobre el beso no consentido, la FIFA considera que “es algo inaceptable”. “Besó a una jugadora del sexo contrario. Es el presidente y debe actuar y comportarse con un cierto nivel de responsabilidad. Rubiales no respetó el código de comportamiento. Uno es el presidente y la otra es la jugadora. La jerarquía y la superioridad quedó de manifiesto. Hay una presión en todo lo hecho. En el beso y después del beso”.

El momento de la celebración, en el que Rubiales se tocó los genitales en un gesto, según el expresidente, hacia Jorge Vilda, la entidad lo define como un gesto “del siglo pasado, con tendencia misógina”. “España es un ejemplo de igualdad de género y que ese gesto no se puede consentir en una zona VIP con presencia de personalidad (estaban presentes la reina Letizia y la princesa Leonor). Este gesto no se corresponde con la realidad de España. No convence las explicaciones dadas a un gesto sexista”, justificó la FIFA.

Te puede interesar: Álex Márquez revela el veto de Yamaha que le impidió fichar por la escudería: “Ningún miembro de la familia”

Conclusiones

Así, Javier Iván, el encargado de revelar este comunicado, afirma que “su comportamiento es inaceptable e inexcusable y menos aún en el ecosistema actual y en el mejor momento del fútbol femenino”. “Utilizó la Asamblea de la Federación para defenderse y distorsionar la realidad para justificar el beso, algo que nunca puede hacer un presidente. Nunca reparó en el daño moral que podía ocasionar a las jugadoras con su manera de actuar”, apuntó para añadir que “el daño causado al mundo del fútbol, pero sobre todo a la moral de las futbolistas arruinó la experiencia de la Copa Mundial a muchos, empezando por la jugadora y sus compañeras de equipo, que acababan de convertirse en campeonas del mundo por primera vez en su historia. Por lo tanto, el Comité estaba firmemente convencido de que el demandado, con su comportamiento, desprestigió el deporte del fútbol y/o a la FIFA a nivel mundial”.

Más acusaciones

En uno de los puntos del informe, la FIFA recoge una carta de la Federación inglesa (Football Association o, por sus siglas, FA en inglés) cuyo contenido desvela cómo vivió Debbie Hewitt, presidenta de la FA, y el presidente de la Federación de Nueva Zelanda la final del Mundial entre España e Inglaterra.

Ambos directivos compartieron su experiencia en una carta enviada a la FIFA. “Rubiales ‘ahuecó y acarició’ el rostro de la jugadora inglesa Laura Coombs, lo que la presidenta de la Federación vio como extraño, y luego aparentemente besó con fuerza a la jugadora inglesa Lucy Bronze en su cara”, explican cuando las jugadoras inglesas subieron al escenario para recoger las medallas de subcampeonas. “No disfruté del beso a Hermoso. Yo estaba un poco sorprendida por lo que había visto. La agresión y la fuerza parecían inapropiadas y fuera de lugar”, recoge el informe al que han tenido acceso Marca y Relevo y ha podido saber Infobae España.