El clásico femenino supera en espectadores al Barcelona-Atlético masculino

El aforo entre azulgranas y rojiblancos no superó las 34.568 personas, mientras que en el partido femenino fue de 38.707 espectadores

Compartir
Compartir articulo
El partido entre el FC Barcelona y Atlético de Madrid (REUTERS/Albert Gea)
El partido entre el FC Barcelona y Atlético de Madrid (REUTERS/Albert Gea)

El FC Barcelona está cada vez más solo cuando juega de local. Desde hace tiempo, las gradas del Estadi Olímpic Lluís, el campo en el que juega el Barça debido a las obras del Camp Nou, están cada vez más vacías. Que el número de espectadores se reduzca cuando el quipo azulgrana se enfrenta a equipos que se encuentran en la parte baja de la tabla es extraño, pero que el campo esté vacío cuando se enfrenta al Atlético de Madrid, uno de los mejores partido del año, parecía algo inconcebible hasta ahora.

El campo cuenta con una capacidad de 49.472 espectadores, sin embargo, durante el parte de este fin de semana ante el club rojiblanco, el aforo no superó las 34.568 personas, según los datos aportados por el propio club. Unos datos, cuanto menos, sorprendentes, sobre todo porque se trata del partido con menos aficionados presentes en las gradas en lo que va de temporada.

Te puede interesar: Bellingham se lleva el Golden Boy y bate el récord histórico de Mbappé: “Es el ‘Rey Midas’ del fútbol”

Tal es la situación, que hasta el clásico femenino, el Barcelona - Real Madrid contó con más espectadores. En total, fueron 38.707 espectadores lo que acudieron a apoyar al equipo azulgrana femenino, es decir, una diferencia de 4.139 personas. Algo que, hasta ahora, no había ocurrido, que dos partidos de similar envergadura, sea el femenino el que cuente con mayor asistencia por encima del masculino.

Si bien es cierto, que el equipo femenino cada vez cuenta con más seguidores entre las filas de los culés. El nivel y la calidad de sus jugadores ha despertado el interés de un mayor número de ciudadanos. A ello se suma la gesta del Mundial, tras el cual se han sumado más espectadores a los partidos femeninos. Esto ha llevado al club a tener sentimiento encontrados. Por un lado, celebran que el equipo femenino siga creciendo en número de seguidores, mientras que por otro no pueden evitar sentir cierta preocupación ante la caída de espectadores para ver los jugadores masculinos.

Te puede interesar: El deporte femenino está en alza: superará los mil millones de euros en ingresos en 2024

Tanto es así que hasta Joan Laporta, el presidente azulgrana, hizo un llamamiento a los aficionados para que acudieran al estadio para animar y empujar al equipo frente al Atlético de Madrid. “Necesitamos el empuje de los ‘culers’. Los Barça-Atlético son partidos con mucha intensidad, partidos eléctricos. Ellos vienen fuertes, los dos equipos llegamos bien y nos tenemos que llevar los tres puntos”, afirmó. A lo que añadió entonces que necesitaban, “como siempre y en este partido más que nunca, el apoyo de la afición”. “Tenéis una cita con los jugadores, que están deseando de ofrecer un gran ejercicio futbolístico y la victoria”, concluyó. Pero, ¿por qué están dejando de ir los aficionados al campo del Barcelona?

Algunos motivos por los que el campo del Barcelona está cada vez más vacío

La poca asistencia al Estadi Olímpic Lluís puede deberse a varios motivos. Por un lado, el campo se encuentra muy alejado de la ciudad y, además, el acceso para los coches queda reducido a aquellos que cuenten con plazas de aparcamiento y, aun así, estas se encuentran distanciadas del campo. Por este motivo, el Ayuntamiento de Barcelona recomienda utilizar el transporte público los días de partido, como los autobuses lanzadera disponibles o los urbanos. La entrada al estadio todavía es asumible, sin embargo, la salida supone todo un problema. Ya que miles de personas se agolpan esperando subirse a los pocos autobuses que hay disponibles.

Otro de los motivos, según explicó Xavi Hernández, entrenador azulgrana, es por el frío. “Supongo que el horario y el frío también cuentan”, consideró. Y es que, el Estadi Olímpic Lluís se encuentra totalmente aislado, sin edificios a su alrededor, por lo que el frío que experimentan los aficionados que están en las gradas es mucho mayor.