Miguel Ángel Tobías, creador de ‘Españoles en el mundo’: “Tuve que dejar el programa porque una directiva de TVE amenazó con arruinarme”

El famoso productor acaba de emprender un nuevo proyecto de crecimiento espiritual y charla con ‘Infobae España’ para recordar su trayectoria en televisión

Compartir
Compartir articulo
Miguel Ángel Tobías.
Miguel Ángel Tobías.

Tras una larga y fructífera trayectoria en televisión, el famoso productor y director Miguel Ángel Tobías ha emprendido un ilusionante proyecto profesional lejos de las cámaras. El creador de Españoles en el mundo ha condensado toda su experiencia vital y sus tres décadas de crecimiento espiritual para crear Renacer, un evento con el que pretende ofrecer a los asistentes la oportunidad de reencontrarse con ellos mismos, redescubrir su esencia, reconciliarse con su yo interior y replantear su vida para experimentar un auténtico renacimiento personal.

En sus años de carrera, Tobías ha plasmado sus viajes por el mundo para contar historias a través de productos audiovisuales como Españoles en el mundo, Me llamo Gennet o el más reciente, El camino interior. Esta experiencia en cine y televisión la ha compaginado con su compromiso con la promoción de los valores humanitarios y sociales, una vocación que le viene dada desde su infancia, donde fue testigo de la infinita generosidad de su abuelo. Así lo narra el propio protagonista a Infobae España en esta conversación en la que, además, cuenta por primera vez lo que ocurrió con el exitoso formato Españoles en el mundo y por qué se vio obligado a apartarse del programa que él mismo creó.

Miguel Ángel Tobías, en una de sus conferencias.
Miguel Ángel Tobías, en una de sus conferencias.

¿De dónde viene tu vocación por las causas sociales?

Mi vocación por las causas sociales viene de lo que he visto en casa desde mi infancia. Éramos una familia de clase humilde, pero mis abuelos tenían ganado, olivos... Eran unos tiempos de escasez, pero quien tenía animales y productos de la tierra era un rey, porque no había que tener dinero para comprar alimentos, los tenías ahí, eran tuyos. Mi abuelo vendía en casa los productos que sacaban del ganado y de los olivos. Le fiaba a personas que no le podían pagar aún sabiendo que nunca le iban a pagar. Él murió con 96 años completamente lúcido y muchas veces, hablando con mi madre, me recuerda que ya con 90 años le dijo “hija, a veces pienso que podíamos haber hecho más de lo que hicimos por la gente que lo necesitaba más que nosotros”.

Te puede interesar: El nuevo proyecto de Silvia Intxaurrondo en RTVE: un espacio transmedia centrado en la geopolítica

¿Qué encuentra el público en ‘Renacer’?

Es un proyecto que he decidido poner en marcha y estoy organizando una gira por España y Latinoamérica. Nace porque de repente varios miles de espectadores de la serie ‘El camino interior’ me pedían a través de las redes sociales que organizara algo presencial para escucharme. Cuando son 10 personas, no les haces mucho caso, pero cuando ya llegué a contar 1.300, emprendí la iniciativa de ‘Renacer’. Es un diálogo de cuatro horas que permite a los espectadores morir y renacer de forma metafórica. La vida nos permite morir y renacer tantas veces como seamos capaces de darnos cuenta de que estamos donde no queremos y que estamos dispuestos a hacer lo necesario para caminar hacia donde queremos estar. En la segunda parte del evento hablo de todas aquellas herramientas que nos permiten no volver a caer en los errores de nuestra vida anterior, que es la vida que llevaban hasta ese momento.

¿Por qué decidiste emprender este proyecto?

Esto no surge de un día para otro. Yo llevo en un camino de desarrollo interior y de crecimiento espiritual desde los 23 años. Esto me ha llevado por todo el mundo y es una parte de la que nunca he hablado, pero siento que ya toca. He tenido la oportunidad de trabajar en España, India, Latinoamérica... con distintos maestros de varias corrientes de pensamientos y espirituales, bebiendo de muchas fuentes que me han permitido estar donde estoy y hacer con mi vida lo que siento que tengo que hacer.

El productor y director televisivo Miguel Ángel Tobías.
El productor y director televisivo Miguel Ángel Tobías.

Hablemos de tu trayectoria en televisión. ¿Cómo surgió la idea de hacer ‘Españoles en el mundo’?

Como casi siempre suele pasar en la vida, las grandes ideas que uno tiene no son de uno. El formato lo creé yo, pero digo que la idea no es mía porque se armó en mi cabeza a raíz de un viaje a Perú. Estuve allí cinco días y en ese tiempo tres españoles que no se conocían de nada, en momentos diferentes, me pararon por la calle porque me conocían de algunos programas que había presentado antes. El primero me dijo “a ver cuándo haces un programa que hable de los emigrantes, que somos los verdaderos embajadores de España en el mundo”. Le di una palmadita en la espalda y seguí a lo mío. Dos días después, me para otra persona y me dice lo mismo. Otros dos días después, me para una tercera persona y me dice lo mismo. Tienes que ser muy torpe para no ver que las señales no pueden ser más claras. En el avión de vuelta a España escribí la idea, luego la desarrollé y me costó un año y medio convencer a TVE porque los directivos me decían que no lo veían. ¡Pues menos mal que no lo veían! Ahora es el formato más replicado en todo el planeta.

¿Qué pasó con el formato?

Ocurrió lo que suele ocurrir en las televisiones públicas. Yo puse en marcha el programa ‘Españoles en el mundo’. En las elecciones generales de 2004, el PP pierde el gobierno y entra el PSOE. Un día me llama la directora de La 2 de TVE, me mete en su despacho y me dice “vamos a cancelar tu contrato”. Le dije que no lo podían cancelar porque estaba firmadísimo, pero esta mujer me dice literalmente “tienes razón, pero hay una cláusula que dice que si los programas no cumplen con los requisitos de calidad exigidos por la cadena, el productor estará obligado a volver a grabar ese capítulo”. Así que esta mujer, que me llegaba unos 20 centímetros por encima del ombligo, me dijo “si no firmas la renuncia, te arruino. Te tengo repitiendo los programas hasta que te arruine”. Esto no me lo han contado, lo he vivido.

Te puede interesar: El ‘sprint’ de TVE a golpe de evento para evitar caer por debajo del doble dígito en noviembre

¿No tuviste otro remedio?

No me quedó más remedio que renunciar a seguir haciendo ‘Españoles en el mundo’. Tuvieron la mínima decencia de pagarme los siete programas que quedaban grabados y rescindir el contrato. El formato fue líder de audiencia desde el primer capítulo, tanto que el tercer capítulo lo tuvieron que pasar a La 1 porque en La 2 hacía más audiencia que el Telediario de La 1.

Después de que se emitieran los capítulos grabados, los meten en un cajón, deja de emitirse el programa durante ocho meses y en ese tiempo el presidente de Telemadrid me pide que les ayude a poner en marcha ‘Madrileños por el mundo’. Le dije que me comprase el formato para producirlo yo, pero me respondió que lo querían producir internamente y con poco presupuesto, así que accedí a ayudarles. Me reuní con Paloma Ferre y le fui diciendo cómo tenía que hacer el programa. Te cuento esto porque esa persona tuvo la indignidad de aceptar que le dieran la medalla del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid por haber creado ‘Madrileños por el mundo’.

Miguel Ángel Tobías.
Miguel Ángel Tobías.

¿Qué ocurrió después?

De repente, TVE volvió a poner en marcha ‘Españoles en el mundo’ sin presentador y con un formato muy abaratado con respecto a lo que yo había creado. Modificaron el nombre simplemente cambiando a ‘Españoles por el mundo’. Entonces Telemadrid denuncia a TVE por plagio, porque dice que el formato está copiando a ‘Madrileños por el mundo’. Me llamó Eva Cebrián, que era directora de programas de TVE, para decirme que les habían demandado y avisarme de que irían a juicio y que iban a mencionarme para explicar que el formato original es anterior al de Telemadrid. Telemadrid acabó perdiendo el juicio y se demostró que ‘Españoles en el mundo’ fue creado por mí, pero nunca he ido a juicio porque mis abogados me lo desaconsejaron.

Entonces le dan ‘Españoles por el mundo’ al productor Sánchez Gallo, un sinvergüenza que acepta quedarse con un programa que él no ha creado y se pone a producirlo durante años, a ganar dinero con un programa que no es suyo. Este señor nunca se ha atrevido a cruzarse conmigo, en los eventos en los que hemos coincidido siempre me ha esquivado, supongo que por vergüenza y por miedo.

¿Por qué no habías contado esto hasta ahora?

En estos años, nunca me habían preguntado esto, lo estoy contando por primera vez. Ahora estoy en un punto de mi vida en el que me siento con todo el poder y la libertad de decir lo que sé. Por mucho tiempo que pase, la verdad y la justicia siempre son la misma.