‘Los delincuentes’, la película argentina seleccionada para los Oscar que desafía al espectador: “El cine aún no está muerto, pero las series lo están superando”

Hablamos con Rodrigo Moreno, el director de la película que acaba de llegar a cines y que narra la historia de dos cajeros quie se proponen robar el banco en el que trabajan

Compartir
Compartir articulo
Imagen de 'Los delincuentes'
Imagen de 'Los delincuentes'

Una de las mejores películas del año se ha estrenado este fin de semana y nadie la ha visto. No, no estamos exagerando. Es cierto que no se ha estrenado en apenas salas: en Madrid únicamente en los Yelmo y fuera de la capital apenas se encuentra en Valladolid o Valencia. Únicamente tres cines para una de las propuestas más atrevidas del año, una película sobre acabar con el trabajo, sobre la libertad, sobre el cine y muchas más cosas, que no en vano ha sido preseleccionada como la representante de Argentina para los próximos Premios Oscar. Pero, ¿cómo es posible que haya pasado desapercibida y por qué merece tanto la pena?

Para desentrañar este gran misterio, llamado nada menos que Los delincuentes, quién mejor que su director y guionista, la cabeza pensante detrás de semejante puzle, Rodrigo Moreno. Considerado uno de los integrantes del llamado Nuevo Cine Argentino, que componen cineastas tan variopintos como Lucrecia Martel o Lisandro Alonso, Moreno ha destacado en su última ola, en la que han llamado la atención directores como Laura Citarella –quien este mismo año estrenó Trenque Lauquen– o Mariano Llinás, autor de Historias extraordinarias o La flor, películas imprescindibles para entender la revolución estética y formal que se viene haciendo en el cine argentino de la última década.

Te puede interesar: La película sobre la infancia trans que ha enamorado a los académicos en los Goya

Agrupados muchos de ellos bajo el sello de El Pampero Cine, la película de Moreno no se integra en esta productora –se trata de una coproducción entre Argentina, Brasil, Chile y Luxemburgo en la que han participado distintos estudios independientes como Wanka Cine o Rizoma Films–, pero comparte ese espíritu libre y ese interés por remover los cimientos del cine. “Diría que somos afines, de hecho Llinás y yo somos buenos amigos, pero mis películas y especialmente Los delincuentes se diferencian de las de Pampero por cierto sentido de la narración, por la forma de tratar el tiempo”, explica Moreno al atender a Infobae España con motivo del estreno de su película.

"Los delincuentes" redefine el género de atracos en Buenos Aires a través de un intrigante drama protagonizado por Daniel Elías y Esteban Bigliardi. (Créditos: MUBI)
"Los delincuentes" redefine el género de atracos en Buenos Aires a través de un intrigante drama protagonizado por Daniel Elías y Esteban Bigliardi. (Créditos: MUBI)

Morán y Román, dos cruces de distinta moneda

La idea original de Los delincuentes, de hecho, remite a una película clásica del cine argentino, Apenas un delincuente (Hugo Fregonese, 1949), en la que un humilde banquero encuentra un fallo en la legislación argentina y decide aprovecharlo robando el dinero de su propio banco, escondiéndolo y aceptando la pena para recoger su dinero una vez salga de la cárcel. “Con el tiempo deseché la idea, pero más tarde volví a ella para darle una vuelta, manteniendo solo la idea de un personaje que busca robar dinero de su trabajo, esconderlo y entregarse a la policía. Yo no quería contar la historia de alguien que buscaba el dinero, me parecía muy poco atractivo, quería la de alguien que buscara la libertad”, desvela el director.

Y así nació la historia de Morán (Daniel Elías) y Román (Esteban Bigliardi), dos oficinistas del mismo banco con vidas muy parecidas y destinos radicalmente distintos. Porque, aunque ambos idearán el robo de su propio banco, la forma que tengan de afrontar el siguiente paso no podrá ser más distinta. Mientras que uno prefiere guardar silencio durante la investigación interna y negar su culpabilidad para mantener su trabajo, el otro acepta entregarse y cumplir la pena, con la satisfacción de saber que no tendrá que volver a su monótona vida. La libertad física o la libertad real, la condena de la cárcel o la condena del trabajo. Sobre esta dicotomía discurre la película, una idea increíblemente original que va acompañada de un ritmo muy particular y quizá no accesible para todos los públicos.

Morán (Daniel Elías) en la cárcel. Imagen de 'Los delincuentes'
Morán (Daniel Elías) en la cárcel. Imagen de 'Los delincuentes'

“Soy consciente del metraje de la película y de la atención que demanda, que no será para todos. Pero aun así, creo que muchas veces vemos varios capítulos de una serie y nos lleva varias horas del día o de la noche, y no pasa nada. Los delincuentes propone otra forma de emplear esas tres horas, vivir una experiencia distinta, no sé si más original, pero desde luego más libre que el cine que se viene haciendo a nivel comercial”, explica Moreno. Porque si bien es cierto que Los delincuentes puede echar para atrás por su gran metraje –y aun así está lejos de las cuatro horas de Trenque Lauquen o las 13 horas de La flor–, es difícil encontrar hoy día una experiencia tan cercana al paso del tiempo real y a la vez tan mágica como la de la película.

Te puede interesar: ‘Teresa’, la película de Paula Ortiz basada en un texto de Juan Mayorga que aborda la figura de la religiosa como un arma subversiva

Durante un momento de la película, cuando Morán ha salido de la cárcel y comienza a rehacer su vida, este expresa que se ha hecho “videasta”, que no cineasta, pues el “cine ya está muerto”, una pequeña broma de la que luego se desdice. El propio Moreno parece hablar a través de su personaje en esa secuencia, tal y como confirma. “El cine aún no está muerto, pero es una evidencia que las series lo están superando”, reconoce, aunque sin un ápice de pesadumbre, pues cree del todo en su propuesta y en la solución: “Al final la respuesta estaba en volver al cine”.

Un director capaz de hacer una obra tan vanguardista tampoco tiene miedo al ascenso al poder de Javier Milei, del que dice que “se está atemperando”. “Aún hay que esperar a que forme gobierno, ver qué sucede con las cámaras… Es absurdo adelantarse a los acontecimientos, aunque yo le pediría que siguiera apostando por nosotros, por el cine argentino, que está demostrando ser una de las cinematografías más potentes de todo el mundo”, señala Moreno. Razón no le falta, pues la película ha triunfado en casi todos los festivales por los que ha pasado y no en vano ha sido elegido como representante por Argentina para los Oscar. “Es una pena que no hayamos podido repetir con los Goya”, señala, a los que se presenta Puan, pero se ve con confianza y ánimos para afrontar lo que queda. “Contamos con la distribución de MUBI y el apoyo que está empezando a tener la película en Estados Unidos, estamos ilusionados y todo puede pasar”.