‘Noche de paz’: vuelve John Woo, el director que revolucionó el cine de acción desde Hong Kong

Recupera la esencia de su espíritu en una película de venganza protagonizada por Joel Kinnaman

Compartir
Compartir articulo
John Woo y el actor Joel Kinnaman, protagonista de su última película, 'Noche de paz'
John Woo y el actor Joel Kinnaman, protagonista de su última película, 'Noche de paz'

En 1986, John Woo firmaría la película fundacional que constituiría un género en sí mismo al que se llamó Heroic Blooshed. A Better Tomorrow (en castellano, Un mañana mejor) tenía la virtud de recoger toda la tradición cinematográfica del cine de Hong Kong, pero filtrada a través de un poderoso estilo que era capaz de hermanar los fundamentos aurorales con los del ‘blockbuster’ industrial.

Así nació un nuevo género que aunaba la acción, los esquemas del cine negro y el policíaco insuflando un nuevo sentido a todos los parámetros hasta ahora conocidos, aportando influencias esenciales que le daban a la mezcla un sabor de lo más sorprendente al incluir, por ejemplo, elementos del western heredados de Sam Peckinpah y del polar francés versión Jean-Pierre Melville sobre todo en lo relacionado con el diseño de los personajes y el tono existencial.

Un padre atormentado (Joel Kinnaman) ve morir a su hijo pequeño al quedar atrapado en el fuego cruzado de una banda en Nochebuena. Ahora, la misión de su vida será conseguir venganza.

Te puede interesar: La quinta temporada de ‘Fargo’ recupera el espíritu de la película original: humor negro, absurdo cotidiano, tramas imposibles y un Jon Hamm como villano

En el aspecto visual, Woo aportó un toque de elegancia a la hora de coreografiar unos tiroteos que escapaban a los límites de la realidad para convertirse en bellos malabarismos balísticos que rozaban el plano de la fantasía abstracta.

El actor fetiche de John Woo en Hong Kong en una imagen icónica de 'A Better Tomorrow'
El actor fetiche de John Woo en Hong Kong en una imagen icónica de 'A Better Tomorrow'

Woo experimentó con la cinética de la imagen, y aceleró y ralentizó el movimiento provocando estiramientos temporales que servían para realzar cada una de las situaciones que tenían lugar en el seno de secuencias escenográficamente muy complejas.

Te puede interesar: Las 10 mejores películas que se estrenan en diciembre en salas y plataformas: de Wonka a Bayona

Rasgos de estilo: tiros, palomas y espectáculo

La acción adquiría una magnitud épica, casi al borde del delirio, del éxtasis visual. La pirotecnia estilística se componía de ornamentadas danzas de balas y pólvora a medio camino de la poesía y el espectáculo circense que adquieren razón de ser dentro de su propio carácter excesivo.

Además, John Woo, perfiló las características de un tipo de héroe específico, esculpiéndolas sobre los rasgos del rostro cool de Chow Yun Fat (su actor fetiche), que logró dotar a sus personajes de alma, de una dimensión humana hasta ahora inédita en este tipo de películas, y les aportó sentimientos y valores, dignidad y honor.

'The Killer', de John Woo, una película que fue fuente de inspiración para Quentin Tarantino
'The Killer', de John Woo, una película que fue fuente de inspiración para Quentin Tarantino

A Better Tomorrow tan solo fue la punta del iceberg. El estilo Woo fue perfeccionándose, depurándose hasta alcanzar una maestría absoluta en The Killer (El asesino) (1989), concebida como un homenaje manifiesto al film de Jean-Pierre Melville, El silencio de un hombre (1967), y llegando a su punto climático más desaforado en Hard Boiled (Hervidero).

Te puede interesar: Diez años del accidente que terminó con la vida de Paul Walker, el actor de ‘Fast and furius’

Fueron años de esplendor dentro de la industria de Hong Kong, que de repente se situó como una de las cinematografías de referencia dentro del panorama internacional, y uno de los focos principales en cuanto a la irradiación de tendencias dentro del género de acción. Esto supuso la proliferación de una buena nómina de directores que se limitaban a repetir las bases sobre las que John Woo habían asentado su estética.

De Hong Kong a Hollywood

En ese punto, fue cuando John Woo fue captado por Hollywood para repetir sus esquemas dentro de la industria norteamericana, comenzando con Blanco humano (1993), junto a Jean-Claude Van Damme y continuando con Broken Arrow (Alarma nuclear), protagonizada por John Travolta y Christian Slater.

La fórmula parecía funcionar en la perfección, y Woo ya se encontraba cómodo dentro de este star-system cuando perpetraría su gran obra maestra fuera del territorio asiático, Cara a cara, de nuevo con Travolta y con Nicolas Cage, que se convirtió en un éxito de taquilla.

Misión: Imposible 2 (en inglés, Mission: Impossible 2 o M:I-2) es una película dirigida por John Woo y protagonizada por Tom Cruise.
Misión: Imposible 2 (en inglés, Mission: Impossible 2 o M:I-2) es una película dirigida por John Woo y protagonizada por Tom Cruise.

Y ahí, en ese punto álgido, fue cuando Tom Cruise, siempre a la búsqueda de directores que le proporcionaran una visión diferente a sus películas, lo fichó para Mission: Impossible II. Y llegó el descalabro. Siempre ha sido considerada la peor de la franquicia, pero también la más reivindicable por su tono absolutamente delirante.

Te puede interesar: ‘Ocho apellidos marroquís’: la falsa y engañosa secuela de ‘Ocho apellidos vascos’ que no tiene nada que ver con la saga

A partir de ese momento, Woo compaginó algunas producciones en Hollywood con el regreso a su país de origen, donde ha permanecido hasta el momento. Ahora, regresa con una nueva película, mientras prepara el remake internacional de The Killer.

Se trata de Noche de paz, está protagonizada por Joel Kinnaman (al que conocimos en la serie The Killing) y la colombiana Catalina Sandino Moreno. En ella, un padre atormentado es testigo de la muerte de su hijo y comenzará un camino de venganza que lo conducirá por una senda de violencia y de locura. Un esquema que le sirve al director para volver a su terreno favorito, el del desenfreno, los tiroteos en la que demuestra que continúa manteniendo la depuración de su estilo, elegante y repleto de ideas originales.